Open top menu
La Crisis de la Eurozona, Conflictos Capitalistas y Luchas de Clases

La Crisis de la Eurozona, Conflictos Capitalistas y Luchas de Clases

crisis-luchaEl Buró Europeo del Comité por una Internacional de Trabajadores (CIT), reunido del 13 al 15 de Abril del 2010, debatió sobre el potencial explosivo existente en el continente, dada la actual inestabilidad económica, social y política, así como sobre las tareas a las que los socialistas y la clase trabajadora deben enfrentarse. A continuación, publicamos una resolución surgida de este exitoso encuentro en el que participaron representantes de Austria, Bélgica, Chipre, República Checa, Inglaterra y Gales, Francia, Alemania, Grecia, Islandia, Irlanda (del Norte y del Sur), Italia, Polonia, Portugal, Rusia, Escocia, Suecia, así como de otros países no europeos –Pakistán e Israel.

1. Desde el encuentro del CEI en Diciembre del 2009 el análisis general de la situación mundial y de la evolución de la economía mundial llevado a cabo por el CIT ha sido confirmado. Se han elaborado otros materiales que se ocupaban de la situación general de la economía mundial y no es necesario reproducir en detalle esos análisis en esta breve declaración. La evolución de la economía global y de la situación política constituyen el trasfondo de la crisis que afrontan las clases dirigentes europeas, la peor crisis sufrida por la eurozona desde que la moneda única fue introducida. La economía mundial ha experimentado una modestísima “recuperación” que sigue siendo extremadamente tenue y frágil. Los paquetes de estímulo masivos aplicados en los Estados Unidos, China y las economías europeas han tenido cierto efecto, transformando un colapso total de la economía en una “depresión”. Sin embargo, los paquetes de estímulo han sido limitados y no han resuelto la crisis subyacente.

2. La “recuperación” no ha conducido a un crecimiento sustancial de la “economía real” y amenaza con dar paso a una “doble caída” en la economía mundial. Los recientes análisis publicados por los economistas muestran un incremento de la “cantidad” de producción en EEUU y Europa, pero no representan un crecimiento real de la capacidad de producción y no nos devuelven a los niveles registrados en el pasado, antes de la irrupción de la crisis. La Organización Mundial del Comercio predice que el comercio mundial crecerá este año un 9,5%. Pero incluso si se alcanza este crecimiento, éste no compensaría el descenso sufrido en 2009, que fue del 12,2%. La “recuperación” fruto de los paquetes de estímulo se ha basado en medidas de apoyo al consumo, como los introducidos en el sector del automóvil o la reducción del IVA en Gran Bretaña. Éstas son medidas temporales ocasionales que no suponen un retorno al crecimiento económico real y una recuperación. Las inversiones continúan paralizadas o disminuyen. En Febrero la tasa de desempleo en la eurozona era oficialmente del 10%. La mayor parte del crecimiento en este momento surge de la reposición de bienes antiguos en el mercado con la creación de “burbujas” añadidas, fruto de la creciente liquidez inyectada por el Estado al sistema y especialmente al sector financiero. China y Alemania han sido capaces de incrementar recientemente sus exportaciones pero la cuestión decisiva que debe enfrentar el capitalismo mundial es la “escasez de demanda” y la ausencia de nuevos mercados. En el caso de Alemania el crecimiento en sus exportaciones se ha producido a expensas de sus rivales, sin que se haya dado una expansión real del mercado doméstico. Ahora, el FMI ha revisado a la baja las previsiones de crecimiento para Alemania del 1,5% al 1,2%, señalando la debilidad del sector financiero y del comercio global como sus mayores problemas.

3. Los pocos detalles positivos que aún existen para el capitalismo, tales como China, Brasil y, en menor medida, la India, podrían todavía ser tardíamente golpeados por la crisis y ser abocados a la recesión. China, que está experimentado una “burbuja inmobiliaria”, podría sufrir una contracción económica que provocaría una explosión social que el régimen está desesperado por evitar. Incluso si la economía real logra regresar a un periodo de crecimiento absoluto, algo inevitable en un determinado momento, es importante subrayar que esto no sería suficiente para resolver las terribles consecuencias sociales y penurias provocadas por la crisis y que amenazan a la gran masa de la población mundial, así como tampoco para detener las consecuencias políticas resultantes.

4. La coyuntura hasta ahora es por tanto no de una “recuperación” en sentido real, sino más bien de una “minimización de la destrucción de empleos”, una coyuntura en la que un desempleo masivo permanece estable incluso allí donde se produce un “crecimiento” limitado y en la que las clases gobernantes buscan recortar de nuevo las condiciones de vida y los salarios. En los últimos treinta años el capitalismo ha sido testigo de un periodo “depresivo” subyacente, como hemos puesto de manifiesto en los documentos previamente producidos por el CIT. Esta realidad ha sido parcialmente enmascarada por una explosión del consumo alimentada por créditos baratos y por burbujas especulativas que han ido acumulándose. Éstas han explotado ahora en gran medida.

5. Cada crisis del capitalismo contiene en su interior un periodo de crecimiento y recuperación parcial que dará paso en un determinando momento a una nueva crisis, recesión o parálisis. Una cadena de crisis es lo que hemos visto producirse hasta ahora y lo que se está desarrollando todavía. El estallido de la crisis hace tres años supuso un enorme revés ideológico contra el capitalismo Esto obligó a las clases gobernantes a responder con medidas de emergencia propias de un “capitalismo de Estado”, con el Estado forzado a intervenir en el “libre mercado” para apuntalarlo y salvarlo. Esto es algo totalmente diferente del “compromiso de post-guerra” y el desarrollo de una “economía mixta” que siguieron a la Segunda Guerra Mundial. Esto significó que la burguesía aceptó durante un periodo histórico una participación minoritaria pero importante del Estado en la economía, incluyendo la propiedad estatal de algunos sectores, que fue acompañada por la introducción de significativas y radicales reformas sociales. Por el contrario, la intervención y las nacionalizaciones actuales son medidas a corto plazo –intentos apresurados de evitar un colapso inmediato- seguidas de propuestas bastante rápidas de privatización y combinadas con brutales contrarreformas y ataques sobre las condiciones de vida.

La crisis en la eurozona

6. El desarrollo más significativo de la crisis europea hasta ahora durante el año 2010 ha sido el drama que estalló en Grecia a causa de la crisis por la deuda. Esto ha tenido repercusiones internacionales y amenazó con una crisis aún mayor en la eurozona y en los países de la UE. La crisis ha traído a escena profundos antagonismos nacionales entre Alemania y Grecia y también Francia y otras potencias europeas.

7. Esto ha puesto de manifiesto la relativa debilidad del Euro y ha llevado a poner en cuestión su supervivencia en el futuro. La inseguridad que esto ha producido representa un serio retroceso para las clases gobernantes de Europa. Alemania, con el fin de defender sus propios intereses nacionales, rechazó el mero rescate de Grecia. La “línea dura” adoptada por Merkel refleja el miedo del imperialismo alemán de que un rescate de Grecia cree un precedente que pueda ser utilizado para rescatar también a otros países, a medida que una crisis inminente estalla en España, Portugal y el resto de los países. Mostrando un nuevo autoritarismo alemán, Merkel amenazó a los países que se vean sumidos en la crisis con echarlos fuera de la eurozona. Esto, a su vez, refleja la profundidad de la crisis frente a la que se encuentran las clases gobernantes europeas. Por otro lado, permitir que Grecia simplemente se hunda conlleva el riesgo de provocar no sólo una importante crisis política, sino también una nueva tormenta financiera.

8. La reacción del resto de potencias europeas, especialmente Francia, y el conflicto que se ha producido entre ellas, hizo que la crisis griega se volviera una crisis europea, produciéndose una gran presión para que Alemania modificara su postura. La decisión de incluir al FMI en la operación de rescate de Grecia representa un revés para el prestigio de las burguesías de la eurozona y el Banco Central Europeo, BCE. Una de las ideas iniciales detrás de la creación del BCE fue el establecer un contrapeso al imperialismo de los EEUU y el FMI. Estos recientes sucesos, sin embargo, suponen un gran alejamiento de aquellos días dorados del capitalismo europeo en los que el euro fue lanzado con grandes expectativas de crecimiento económico, un euro fuerte y un camino llano hacia una integración europea cada vez mayor. Algunos afirmaron entonces que este proceso llevaría a la superación de los antagonismos nacionales en Europa y al final de los Estados nacionales burgueses en la UE.

9. Nos opusimos en su momento a estos sueños imposibles expuestos hasta aquí, cuando el CIT anticipó un profundo aumento de los antagonismos nacionales durante la crisis. Esta ha revelado los impedimentos para una integración europea real y el fracaso para superar los límites del Estado-nación y de los intereses nacionales de las clases gobernantes de cada país. El grado de integración del capitalismo europeo alcanzó probablemente sus límites en este periodo, habiéndose estancado ahora el proceso e incluso abocado a dar marcha atrás.

10. La crisis del Euro no significa que simplemente será abandonado por las clases gobernantes. Más bien, con el avance de la crisis, algunos países pueden romper filas y abandonar la camisa de fuerza que éste impone a los gobiernos nacionales. El grado de antagonismos nacionales provocado por la insistencia alemana en defender sus propios intereses quedó reflejado por las referencias al rol imperialista alemán en Grecia durante la Segunda Guerra Mundial. De ello se hizo eco Sarkozy que, de acuerdo a Le Monde, que citó un comentario hecho por el mandatario a un amigo, afirmó que “esto no ha cambiado”, en referencia al imperialismo alemán. Este conflicto entre los intereses franceses y alemanes representa claramente un alejamiento con respecto al periodo previo, en que Francia y Alemania tendieron a actuar como aliados, al menos en el contexto de la UE. Al mismo tiempo, deja al imperialismo francés en una situación precaria. Francia querría evitar tener que aliarse con el imperialismo británico o estadounidense. El capitalismo alemán ha sido capaz de sacar provecho de esta situación. De hecho, el imperialismo alemán ha podido hacer prevalecer la imposición de su postura frente a las resistencias de Francia. Alemania, debido al crecimiento de sus exportaciones, es el motor del crecimiento europeo. Pero enfrentada a esta crisis, está tratando de poner al resto de Europa “en racionamiento”, exigiendo especialmente a las economías europeas más débiles la imposición de drásticos programas de austeridad.

11. La clase dominante de Alemania ha llevado adelante una feroz campaña nacionalista contra el pueblo griego. Al mismo tiempo, la clase dominante griega ha pretendido agitar el nacionalismo griego. Esto indica, como hemos argumentado, que los sentimientos nacionalistas puedan desarrollarse y ser alentados por las clases dominantes de Europa, a medida que se desarrolla la crisis. Es importante contrarrestar esto y librar una lucha por la unidad de los trabajadores. Las secciones europeas deberían emprender una campaña para reforzar la idea de la necesidad de una lucha unida de todos los trabajadores europeos contra los recortes y ataques. Si bien en esta etapa, tal vez sea prematuro plantear la demanda de una huelga de 24 horas en toda Europa, la idea de una protesta a escala europea contra los recortes y ataques a los niveles de vida es algo que se debe asumir con energía.

12. La crisis también ha sido devastadora para Europa Central y Oriental. Las grandes esperanzas que tenían las masas como trasfondo de la restauración capitalista no se han materializado. El devastador hundimiento de las economías de países como Lituania, Letonia y Estonia están a la par con la gran depresión experimentada durante la década de 1930. Hungría está solo un poco mejor. Aunque Polonia parece ser la excepción, la acumulación de una deuda pública creciente, que amenaza sobrepasar el 55% del PIB el próximo año y es probable que alcance el 60% poco después, obligará a los recortes del gasto social y ataques a la clase obrera. A esto hay que añadir la catástrofe que se está desarrollando en Rusia. El desempleo es probablemente en la actualidad superior al de 1994 cuando la producción se desplomó tras el colapso de la URSS. El régimen comienza a dividirse y una erupción social es ahora una posibilidad seria en un período relativamente corto de tiempo.

13. La aparición de los antagonismos nacionales en Europa a medida que se desarrolla la crisis también puede manifestarse en un resurgimiento de la cuestión nacional y las tensiones en algunos países como España y Bélgica. En Irlanda del Norte la imposibilidad de resolver la cuestión nacional bajo el capitalismo se refleja en un crecimiento del conflicto sectario en las comunidades a pesar de la continuación del proceso de paz en las cúpulas. La crisis ha golpeado a España muy duramente, por lo que una oleada de lucha de la clase obrera se ha desarrollado rápidamente. Al mismo tiempo, también ha habido un crecimiento de los sentimientos regionales y en particular de los sentimientos nacionales, sobre todo en el País Vasco, Cataluña, y otras áreas. El 40% de los gastos del Estado se administra en las diferentes regiones y provincias. Esto también puede convertirse en un punto crucial de coordinación de los conflictos con el gobierno nacional. El CIT tiene que defender los derechos nacionales de los diferentes pueblos de España, mientras que al mismo tiempo luchan por una confederación socialista y una clase trabajadora unida en todo el estado español.

El desprecio por los trabajadores griegos – los ‘PIGS’ (cerdos) “y STUPIID”

14. La amenaza de una cesación de pagos (default) de parte de Grecia en un sentido aporta algunos elementos de América Latina en la década de 1980 a Europa – en particular en las demandas planteadas por la sección del CIT en Grecia. No al pago de la deuda! Significativa e importante como es esta crisis con Grecia, es una anticipación de la crisis aún mayor a la espera de entrar en erupción en Portugal y sobre todo España. Con casi el 20% de desempleo y hasta el 40% de paro juvenil en España se plantea una revuelta social por lo menos tan fuerte como en Grecia. Los efectos y la profundidad de la crisis internacional y en Europa no han sido uniformes. En general hasta el momento ha sido evitada una depresión. Sin embargo, España, Portugal e Irlanda, junto con Grecia han sido devastadas por la profundidad de la crisis y muestran algunos elementos de una depresión comparable a la década de 1930. La economía de la República de Irlanda aún se está contrayendo. Estos países, bajo el acrónimo despectivo de ‘PIGS’, ¡ahora se han ampliado, a ‘STUPIID’ -España, Turquía, Reino Unido (Gran Bretaña), Portugal, Irlanda, Islandia y Dubai!

Consecuencias Políticas y Sociales

15. Para el CIT y sus secciones las consecuencias políticas y sociales y sus efectos sobre la lucha de clases son las cuestiones decisivas procedentes de esta crisis. Las preguntas de las perspectivas y las tareas nunca han estado más entrelazadas. El impacto de la crisis en la lucha de clases, en general, todavía no se ha dejado sentir plenamente. Sin embargo, ya han estallado importantes movimientos de masas en algunos países europeos – sobre todo en Grecia, España y Portugal. En otros países las luchas de la clase obrera habrían ido mucho más lejos ya, si no fuera por el papel cobarde de los dirigentes sindicales en general, que han reflejado los intereses y las presiones de los empleadores en lugar de luchar para defender a la clase obrera. Pero a esto también hay que añadir la cuestión crucial del nivel actualmente limitado de la conciencia política de la clase obrera, heredada del período anterior, en conjunto con la ausencia de una poderosa alternativa política socialista combativa. El fracaso de los líderes oficiales de los trabajadores en ofrecer una verdadera alternativa socialista ha obstaculizado el desarrollo de la conciencia política de los trabajadores y los jóvenes. Estos puntos débiles significan que la crisis será de carácter prolongado y complejo. Sin embargo, a pesar de esto, masivas explosiones sociales ya han tenido lugar en algunos países y se desarrollarán en toda Europa. Los movimientos que han tenido lugar hasta ahora son sólo un anticipo de lo que está por venir. Las luchas políticas y en las diferentes industrias que se desarrollarán pueden permitir que las secciones del CIT en Europa experimenten saltos rápidos del número de miembros e influencia si intervenimos bien con las consignas, tácticas y explicación general de la propaganda socialista. Esto no será un proceso lineal, ni será automático o de forma inmediata. El ritmo de la lucha y el desarrollo de la conciencia política varían de un país a otro.

16. Cabe añadir a esta crisis económica y política, la crisis en el medio ambiente y el calentamiento global. La declaración que se acordó en el Comité Ejecutivo Internacional todavía conserva toda su validez. Las consecuencias del calentamiento global deben tenerse en cuenta en nuestras perspectivas económicas y políticas. También es cada vez más un problema que afecta a la clase trabajadora y sus consecuencias se hacen sentir, sobre todo, sobre los trabajadores y los pobres. Incluso en Europa, este ha sido el caso. Los movimientos en España, que han tenido lugar por los suministros de agua en Andalucía son un ejemplo de esto. Un sector de la burguesía ha planteado la posibilidad de que las nuevas “eco-industrias” ofrezcan una solución a la crisis. Sin embargo, es muy poco probable que esto permita un camino rápido a corto plazo para la recuperación económica o de nuevos mercados a los burgueses para vender sus productos.

Las luchas industriales y los sindicatos

17. A pesar de las contradicciones en la conciencia política que existen entre grandes sectores de la clase obrera y la juventud sería un error para nosotros subestimar la amargura y la ira subyacente que ya está presente. Esto no es, en general, lo que se refleja en los sindicatos oficiales o sus estructuras.

18. Ya ha habido importantes movimientos industriales de los trabajadores en muchos países en respuesta a la crisis y los ataques contra la clase obrera. En su mayor parte han sido de carácter defensivo. La primera mitad de 2009 en Irlanda vio huelgas importantes y protestas de los trabajadores. Las huelgas del sector público y tres huelgas generales masivas en Grecia ilustran gráficamente cómo la clase trabajadora se ha visto obligada a luchar ante los ataques tan salvajes. Las huelgas del sector público en Portugal y la amenaza de una huelga general ilustran la desesperación de la situación que enfrentan los trabajadores. Las manifestaciones masivas en España y la abrumadora demanda de los trabajadores para convocar una huelga general han aterrorizado a la clase dominante no sólo en España sino también en Europa en su conjunto. Aunque Turquía no es plenamente parte de Europa, geográficamente hablando, se ha convertido cada vez más social y políticamente en una parte de un debate sobre Europa. La tremenda huelga que ha tenido lugar en TEKEL representa un cambio crucial en la situación.

19. La clase trabajadora de España, con una economía más grande y más potente que los griegos, pueden ser lanzada al centro de la crisis en Europa en el próximo período de tiempo. El temor a una explosión de manera significativa obligó al gobierno a retirar algunas de sus propuestas para ampliar la edad de jubilación que provocó indignación entre las masas. Hubo elementos de una situación pre-revolucionaria presentes durante el apogeo del movimiento en Grecia. El fracaso de los dirigentes oficiales de los trabajadores para ofrecer una alternativa junto con el nivel más limitado de la conciencia política y de organización desde abajo eran los principales obstáculos que existían. Sin embargo, las masas son más radicales y están más a la izquierda de la dirección. Erupciones sociales como ya hemos visto en Grecia pueden explotar en una serie de países europeos y podrían ir aún más lejos que Grecia. Esto es especialmente cierto en el sur de Europa. Los eventos en Grecia han puesto de manifiesto los elementos de una situación pre-revolucionaria que se pueden desarrollar en esta nueva era en una serie de países europeos en los próximos meses y años. Este período será más complejo y prolongado, precisamente debido a la ausencia de las organizaciones de masas de los trabajadores.

20. Ahora en Gran Bretaña, a continuación de las luchas laborales del año pasado en Lindsey, Linamar, Vestas, y entre los trabajadores de correos, en el 2010 se ha visto una serie de huelgas nacionales de los trabajadores en BA (British Airway), trabajadores del gobierno y, posiblemente, los trabajadores ferroviarios, que indican una situación nueva. Francia también vio la convocatoria de una huelga nacional el 23 de marzo. En Bélgica, han tenido lugar algunas huelgas, iniciadas desde abajo.

21. Estos movimientos, y otros, han tenido lugar a pesar de los dirigentes sindicales que han sido aterrorizados por la crisis y han tratado de desempeñar el papel de “árbitros” en lugar de defensores de la clase obrera. En Francia, Alemania, Italia, Irlanda, España y Suecia, en lugar de luchar contra el gobierno, han tratado de restablecer un “diálogo social” y “contratos sociales” y evitaron llamar a serias acciones nacionales. Ellos han argumentado a favor de la reducción de los salarios para evitar el desempleo y han actuado como “árbitros” entre la patronal y sus gobiernos y la clase obrera. Cuando los dirigentes sindicales han llamado a acciones de protesta, ha sido por lo general como un medio para “dejar salir presión” en lugar del objetivo de llevar a cabo una lucha seria. La buena voluntad de lucha de los trabajadores se reflejó en Irlanda con el voto del 83% a favor de tomar acciones en el CPSU, el sindicato de empleados del gobierno. Entre los trabajadores de British Airways se vio una votación alta similar en favor de la acción.

La huelga general

22. En Italia, a pesar de una creciente ola de oposición a Berlusconi, reflejada de nuevo en las masivas manifestaciones en Roma y Milán, la CGIL, sólo estaba dispuesta a convocar una huelga general de cuatro horas. Como hemos comentado anteriormente, la cuestión de la huelga general esta ahora objetivamente presente a través de Europa. Necesitamos garantizar que esta cuestión esté incluida en nuestra propaganda y, cuando sea relevante, avanzada como una de nuestras principales consignas. En países como Grecia, donde ha habido una serie de huelgas generales convocadas, pero no han continuado con un programa claro de acción y una alternativa política, tenemos que ir más allá con la convocatoria de una huelga general de 24 o 48 horas. Si eso no obliga al gobierno a retirarse, una más decidida y prolongada acción – incluyendo una huelga indefinida – podría plantearse.

23. La cuestión de una huelga general es ahora un importante problema que enfrenta la clase obrera y el CIT en la mayoría de los países de Europa. La cuestión de una huelga general, en una u otra forma está objetivamente presente en la mayoría de países europeos. Forma parte de nuestro programa. En diferentes momentos, dependiendo de la situación concreta, necesitamos lanzarla como una de nuestras principales consignas y propaganda. Sin embargo, es más complejo hoy que en el pasado debido al carácter de los líderes sindicales y al nivel más limitado de la conciencia política de la clase obrera. Las huelgas generales o huelgas generales parciales, que han tenido lugar en los últimos tiempos, han asumido el papel de acciones de protesta – más comparables a las huelgas generales de protesta que tuvieron lugar en algunos países europeos antes de la Primera Guerra Mundial. Una huelga general indefinida en última instancia, planteará la cuestión del poder. Sin embargo, en este momento la conciencia política de la clase obrera va a la zaga de las tareas que se plantean en el presente. Aún más acción, tal vez con un período más prolongado de tiempo que 24 o 48 horas, junto con la elección de comités de acción, es también una cuestión que debemos asumir en su caso. Los compañeros griegos han hecho esto y lo han ligado a la cuestión de la lucha de la clase obrera por SYRIZA (Coalición de izquierda radical) y el KKE (Partido Comunista), para hacer frente a la crisis y luchar por la democracia obrera y el socialismo.

24. Las propuestas específicas y concretas que hacemos cuando intervenimos en las luchas industriales – en relación a cómo organizar y qué medidas tomar – son especialmente importantes en este período, debido a la falta de experiencia en la lucha de una nueva generación de trabajadores. Oportunas propuestas de acción e iniciativas pueden mejorar enormemente nuestra autoridad y posición y distinguirnos de algunos grupos oportunistas o ultraizquierdistas.

25. El equilibrio entre nuestra intervención en las estructuras sindicales oficiales y el proponer, donde sea apropiado, la formación de comités de acción no oficiales elegidos democráticamente fuera de las estructuras oficiales, es especialmente importante. Esto ha sido reforzado durante la presente crisis. El descenso en el número de trabajadores sindicalizados en toda Europa, especialmente de trabajadores jóvenes, y el papel de la burocracia sindical, vuelven esto particularmente importante. El número creciente de trabajadores más jóvenes que tienen trabajos temporales, sin contratos permanentes o fijos, es también una cuestión que debemos abordar.

26. Los importantes movimientos industriales que han tenido lugar todavía representan la primera reacción al impacto de la crisis. También ha habido distintas fases en el desarrollo de la conciencia política y las perspectivas de los trabajadores. Inicialmente, una cierta radicalización tuvo lugar entre muchos. Después de un arrebato de ira y conciencia anti-banqueros y anti-ricos en algunos países – entre ellos Grecia durante un periodo e Irlanda – también se ha producido una cierta confusión por la profundidad de la crisis. “¿Qué podemos hacer sino aceptar el apretarse el cinturón?” En otros se ha producido una esperanza contra toda esperanza, que la crisis y sus consecuencias serán a de corto plazo. Esto fue seguido por una cierta expectativa de que los paquetes de estímulo resolverían el problema y luego “la vida volvería a la normalidad”.

27. En Irlanda, el papel cobarde de los dirigentes sindicales ha agravado el problema de la conciencia política y la confianza entre la clase obrera. Después de más de veinte años de crecimiento económico, la clase obrera se ha enfrentado a un tsunami económico. Una amarga y reacia aceptación, de que los recortes son “inevitables” – que “no hay alternativa” frente a tal colapso económico – y la ausencia de una alternativa de masas, ha impedido hasta ahora el desarrollo un movimiento desde abajo. Nosotros, por supuesto tratamos de contrarrestar esto, pero nuestra voz es todavía demasiado pequeña para cambiar la mentalidad de las masas. Sin embargo, esto puede cambiar rápidamente y dar paso a una explosión social masiva.

28. Es importante que comprendamos tales estados de ánimo, como su desarrollo y nos dirijamos hacia ellos en nuestra propaganda, análisis y perspectivas. Al mismo tiempo, es importante que reconozcamos que los estados de ánimo de reacia aceptación son temporales y pueden cambiar muy radicalmente y rápidamente. A veces, ese cambio en el estado de ánimo puede ser desencadenado por un ataque relativamente pequeño tras una serie de medidas más duras.

La ausencia de una fuerte alternativa socialista y sus consecuencias

29. La ausencia de una claramente definida y poderosa alternativa socialista y conciencia, es el principal obstáculo que existe para una movilización de las masas por un cambio socialista en la situación actual. La burguesía puede considerarse afortunada que en este periodo no han tenido que encontrarse incluso con una poderosa fuerza reformista de izquierda o centrista con raíces entre la clase obrera, como existía en el pasado. La ausencia de una alternativa socialista de masas se refleja en una mayor tasa de abstención en las elecciones en muchos países europeos.

30. Ni un solo gobierno en Europa debe ser considerado como estable en la actualidad. La inestabilidad de la situación se refleja incluso en el gobierno de Merkel con enfrentamientos abiertos que tienen lugar entre los ministros del gobierno CDU, CSU y FDP. En Italia, el resurgimiento de la oposición a Berlusconi y la caída en sus niveles de aprobación, es una medida más de ello. Aunque la prevista caída de la centro-derecha en las elecciones regionales no se ha producido. La clase dominante italiana esta claramente preocupada por Berlusconi. La existencia de una poderosa fuerza de izquierda en la mayoría de los países habría simplemente barrido a los gobiernos existentes o a los partidos en el poder. Ante esta situación, la aparición del “mal menor” ha marcado la situación en muchos países de Europa. Como ya observamos en el documento acordado en el Comité Ejecutivo Internacional (CEI), esto fue reflejado por un periodo en Grecia con la reelección del PASOK. Las últimas elecciones regionales en Francia también han puesto de manifiesto esto con el crecimiento electoral proporcional en la votación del Partido Socialista. En Irlanda esto se refleja en el crecimiento del Partido Laborista irlandés en las encuestas. Incluso en Gran Bretaña, después de trece años del nuevo laborismo en el poder, el miedo de lo que un nuevo gobierno conservador significaría, ha llevado a que Brown podría conseguir un mejor resultado de lo que parecía probable hace unos meses. Esto podría incluso resultar en un Gobierno Laborista de minoría, posiblemente con una “coalición” no oficial con los liberales en una cierta etapa. Un gobierno conservador de minoría también sigue siendo una posibilidad, pero tal es la convulsionada situación social, que tal gobierno podría ser extremadamente breve.

31. El aumento proporcional en apoyo electoral para los antiguos partidos tradicionales de la clase trabajadora en algunos países sin embargo, no son sobre las mismas bases que en el pasado. Ellos tienen raíces sociales mucho más débiles y las expectativas sobre ellos son mucho menores. Los partidos que proporcionalmente han crecido electoralmente no han experimentado un repunte de la militancia activa de entre la clase obrera. Uno de los rasgos más llamativos de este período es la volatilidad que existe. Pueden haber cambios extremadamente rápidos en el estado de ánimo, con un crecimiento en el apoyo electoral de un partido político, para luego evaporarse y convertirse en una amarga oposición.

32. Más gráficamente esto se reflejó en Islandia tras la elección de la Alianza Socialdemócrata – Izquierda – Verde. A los pocos meses, las esperanzas y las ilusiones que existían en este gobierno – la primera vez que un gobierno socialdemócrata ha estado en el poder en Islandia – se han visto defraudadas. La propuesta del gobierno para aceptar los términos de pago exigidos por el gobierno británico encontró una feroz oposición. Incluso el Presidente se vio obligado a reflejar este estado de ánimo y se negó a firmar el acuerdo que fue aprobado por el parlamento. Esto abrió el camino para un referéndum en el que el 93% rechazó el acuerdo.

Nuevos partidos de izquierda / alianzas

33. Sigue siendo el caso que por lo general las nuevas alianzas de izquierda / partidos, cuando existen, no han logrado llenar el vacío y el futuro de ellos es precario y poco claro. Frente a una crisis histórica del capitalismo en general, se han movido más a la derecha y un mayor colapso ideológico ha tenido lugar. Esta es sin duda una de las razones principales por las que estos nuevos partidos o alianzas no se han desarrollado en los últimos tiempos. Tanto en Francia como en Grecia, el NPA (Nuevo Partido anticapitalista) y SYRIZA, han caído en los sondeos de opinión así como la crisis se ha desarrollado. Los recientes resultados electorales del NPA (2,5%) y el Partido Socialista holandés han marcado un contraste con nuestra gran victoria electoral en Irlanda con la elección de Joe Higgins en las elecciones europeas.

34. En Alemania, Die Linke (Partido La Izquierda), a pesar de tomar un marcado cambio hacia la izquierda en palabras de su reciente “Proyecto de Programa” se ha mantenido estático en las encuestas en torno al once por ciento. Sin embargo, según recientes encuestas de opinión, puede tener éxito en entrar en el mayor parlamento regional de Alemania, Westfalia Renana del Norte, por primera vez. Esto se verá como un éxito. En esta etapa los nuevos partidos de izquierda / alianzas no han atraído un gran número de trabajadores a sus filas. Esto parcialmente refleja su incapacidad para ofrecer una clara y consistente alternativa socialista a la crisis y también la incapacidad de los dirigentes de combinar el trabajo electoral con la intervención en las luchas de los trabajadores y los jóvenes que han tenido lugar. En parte, también refleja un general sentimiento “anti-partido” de muchos trabajadores y jóvenes que aún no ven por qué deberían involucrarse en la actividad y la pertenencia a un partido político.

35. Esto cambiará en cierta etapa así como los trabajadores, a través de una combinación de su propia experiencia en la lucha, la continuación de la crisis y ayudados por la intervención de los socialistas, especialmente el CIT; llegarán a la conclusión de que no tienen otra alternativa que construir su propia voz política. Esto no es un proceso sencillo o lineal. Puede todavía requerir una serie de luchas antes de que una fuerza poderosa de izquierda se construya en cualquier país europeo, con una importante participación activa de los trabajadores. No está claro si las fuerzas existentes seguirán desarrollándose de esta manera o si nuevas organizaciones surgirán. Sin embargo, todavía es importante que sigamos participando en las organizaciones que existen y tratar de determinar como se desarrollan, como lo estamos haciendo en SYRIZA en Grecia. La aparición de varias agrupaciones de izquierda en SYRIZA representa un importante paso adelante y puede determinar cómo SYRIZA y un partido socialista de izquierda de masas de la clase trabajadora griega se desarrolla. Tenemos que estar preparados para muchos giros y cambios en estos acontecimientos y estar preparados para adaptar con rapidez nuestras tácticas en consecuencia.

36. Sería un error subestimar el impacto que podemos tener en tales desarrollos, como ya hemos visto en SYRIZA y P-SOL. La plataforma que la sección de Inglaterra y Gales está construyendo junto con RMT (Sindicato de Transporte Ferroviario y Marítimo) y TUSC (Coalición Socialista Sindical) es extremadamente importante. Ha tenido en parte resultado debido a la eficaz intervención que ha hecho la sección en las luchas industriales.

37. La formación de los nuevos partidos no es un fin en sí mismo sino una palanca para salvaguardar y mejorar los derechos y condiciones de la clase obrera. Incluso una vez que ellos son formados como partidos poderosos con participación de importantes sectores de la clase trabajadora y la juventud, como la experiencia del PRC en Italia demuestra; si fuertes fuerzas marxistas no existen para ayudar a determinar su desarrollo, entonces los elementos reformistas o centristas que en ellos existen, a través de un programa, tácticas y métodos equivocados, pueden socavarlo o destruirlo. Cuando se permite que esto suceda, la decepción que sigue puede hacer aún más complicada la construcción de una nueva fuerza. Esto se muestra claramente en Italia, donde el voto de la “Federación de izquierda” – un bloque del PRC, PDCI (Comunistas Italianos) y otras fuerzas de izquierda en las recientes elecciones regionales – obtuvieron un promedio de apenas un 3%. El fracaso del PRC, combinado con la ineficacia del Partido Demócrata, ha abierto el camino para el surgimiento de fenómenos como el “movimiento pueblo púrpura”. Del mismo modo, confusos y amorfos fenómenos pueden surgir en otros países si poderosos partidos obreros de la izquierda socialista no se construyen.

38. Mientras la formación de nuevos y amplio partidos obreros es una tarea importante para la clase trabajadora y nosotros mismos, la falta de esas formaciones no es una barrera para nosotros, para continuar el fortalecimiento de nuestros propios partidos y secciones. Mientras que una capa más grande de la clase obrera sería arrastrada hacia nuevos partidos, una capa importante de trabajadores y jóvenes también pueden ser directamente atraídos a las filas de nuestras secciones si trabajamos correctamente.

39. Una de las cuestiones que ha surgido en Die Linke, SYRIZA, PRC, PSOL y el NPA es la cuestión de las coaliciones y alianzas con los antiguos partidos socialdemócratas. Este es un tema importante para la clase obrera y nuestras secciones. Tenemos que comprometernos en este debate donde surja, argumentando una posición de principio, pero hábilmente explicar nuestra posición teniendo en cuenta las ilusiones que existen en tales coaliciones. En el pasado, esta cuestión era más comprensible para los activistas de izquierda de lo que es hoy; y esto es un reflejo más de cómo la conciencia ha retrocedido durante la década de 1990, tras el colapso de los antiguos estados estalinistas.

La extrema derecha y el racismo

40. La ausencia de una alternativa de izquierda se ha traducido en el crecimiento de la extrema derecha en algunos países. Esta es una cuestión crucial para la clase obrera y el CIT. El renovado crecimiento del FPOE (ultraderechista Partido liberal) en Austria, la posibilidad de un fuerte voto del BNP (Partido Nacional Británico) en Gran Bretaña en las próximas elecciones, el último resurgimiento electoral de Le Pen en las elecciones locales en Francia (ganó un promedio del 17% en las regiones donde se encontraban) y los avances de la extrema derecha en Holanda y Hungría, junto con el crecimiento de la Liga del Norte en las elecciones italianas, ilustra el peligro que existe. Una de las características de la extrema derecha en algunos países ha sido el uso de propaganda populista “anti-capitalista” o “anti-ricos”. Esto tiene que ser contestado por el movimiento obrero, el crecimiento de la extrema derecha refleja el vacío que existe y el impacto de la crisis se refleja de una manera reaccionaria negativa en el crecimiento del racismo, el sentimiento anti-islámico contra los inmigrantes, entre algunos capas. Las fuerzas de extrema derecha y de derecha han utilizado con frecuencia la retórica populista de derecha como forma de ganar apoyo electoral. Tenemos que estar a la vanguardia de la actividad anti-racista, especialmente en nuestro trabajo con los jóvenes. También tenemos que desarrollar nuestro programa y las demandas sobre esta cuestión para oponernos al racismo y luchar por la unidad de clase, de tal manera que podamos entablar un diálogo con todos los sectores y capas de la clase trabajadora.

Juventud radicalizada

41. También tenemos que garantizar que, al abordar las diferentes secciones de la clase obrera se tiene en cuenta el estado de ánimo en desarrollo, entre una capa significativa de los jóvenes en muchos países europeos. Con los ataques a la educación y el rápido crecimiento del desempleo (21% de los trabajadores jóvenes son desempleados que quieren trabajar en toda la eurozona, según la OCDE), una situación explosiva se está desarrollando. Los movimientos en la educación en Alemania, Austria y España son una anticipación de las luchas que se pueden desarrollar en la mayoría de los países europeos o sobre una base paneuropea. Los ataques derivados del acuerdo de Bolonia están teniendo consecuencias devastadoras sobre la educación y pueden provocar protestas aún mayores que las que hemos visto hasta ahora. Es importante que se plantee la necesidad de estas y otras movilizaciones de la juventud para girar hacia la clase obrera y plantear la necesidad de una lucha unida de los trabajadores, estudiantes y jóvenes en general. La juventud actúa como la caballería ligera y son una anticipación de los movimientos más poderosos de la clase obrera que a menudo le siguen. Sin embargo, ellos son muy importantes para nosotros. Una capa significativa de los jóvenes, están totalmente opuestos a los partidos existentes y, en algunos países, al establishment y al sistema en su conjunto. Muchos están en una lucha constante con la policía y la máquina del Estado. Algunos están cada vez más alienados de la sociedad.

42. Una capa ha sido atraída hacia organizaciones e ideas anarquistas. Debemos asegurarnos de que encontramos un camino a lo mejor de estos jóvenes y que reflejamos la ira y amargura que sienten hacia el sistema. Mientras no sucumbamos al ultra-izquierdismo, también es importante que nuestro planteamiento político respecto a la juventud no sea demasiado tímido. El grado de alienación de algunos jóvenes se refleja ya en Grecia con la aparición de algunos grupos terroristas. Esta reacción negativa, con todas sus consecuencias, también pueden desarrollarse en otros países – incluso en el norte de Europa.

43. La nueva y favorable situación en Europa nos brinda oportunidades para las intervenciones y el crecimiento en nuestros miembros e influencia. Se abre la perspectiva para nosotros, de fortalecer nuestras fuerzas de las que los partidos marxistas más importantes pueden ser construidos en y alrededor del CIT.

Secretariado Internacional, Comité por una Internacional de Trabajadores.

 

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

A %d blogueros les gusta esto: