Inicio ciencia La COVID ha llegado para quedarse: los países deben decidir cómo adaptarse

La COVID ha llegado para quedarse: los países deben decidir cómo adaptarse

52
0
Compartir

La variante de Omicron ha puesto al descubierto la necesidad de convivir con una enfermedad que plantea una serie de retos siempre cambiantes.

Nature, editorial, 10-1-2022 https://www.nature.com/

Viento Sur, 12-1-2022   https://vientosur.info/

Desde el punto de vista de la pandemia, el año 2022 parecía dispuesto a comenzar con una fuerte dosis de déjà vu, con el aumento de casos de COVID-19 en muchos países en el período previo al nuevo año. Mientras tanto, una nueva variante del coronavirus parecía estar a punto de desbordar los sistemas de atención sanitaria, entre los temores de que las vacunas -desde las primeras inoculaciones hasta las de refuerzo, según el país- no pudieran distribuirse con la suficiente rapidez para frenar el inminente tsunami de infecciones.

La buena noticia de que las oleadas de la variante Omicron están asociadas a una enfermedad menos grave en los adultos que las variantes precedentes del SARS-CoV-2 sugiere que algunos de los peores escenarios de la pandemia no se harán realidad. Pero la vida se ha vuelto a ver alterada. Las ausencias generalizadas debidas a las infecciones por coronavirus han dejado a los hospitales de muchos países sin personal suficiente, han obligado a los escolares a volver a aprender a distancia y han limitado la movilidad mundial. E incluso si un porcentaje relativamente pequeño de los infectados requiere hospitalización, las elevadas tasas de infección en grandes poblaciones significan que muchas personas seguirán enfrentándose a enfermedades potencialmente mortales y a discapacidades a largo plazo. Esto es especialmente cierto para los no vacunados, un grupo que incluye una gran proporción de la población mundial, especialmente los niños.

Para los que esperaban que 2021 fuera el año que dejara la pandemia en el pasado, fue un duro recordatorio de que todavía está muy presente. En lugar de hacer planes para volver a la vida normal que conocíamos antes de la pandemia, 2022 es el año en que el mundo debe aceptar el hecho de que el SRAS-CoV-2 ha llegado para quedarse.

Los países deben decidir cómo van a vivir con el COVID-19, y vivir con el COVID-19 no significa ignorarlo. Cada región debe encontrar la manera de equilibrar las muertes, la discapacidad y los trastornos causados por el virus con los costes financieros y sociales de las medidas utilizadas para intentar controlar el virus, como la obligación de llevar máscaras y el cierre de empresas. Este equilibrio variará de un lugar a otro, y con el tiempo, a medida que se disponga de más terapias y vacunas, y que surjan nuevas variantes.

La aparición de la variante Omicron el pasado mes de noviembre puso de manifiesto los continuos retos de la vida con el SRAS-CoV-2. Algunos países ya se enfrentaban a repuntes de la variante Delta, altamente transmisible, pero las vacunas y la infección previa conferían niveles relativamente altos de protección contra la Delta, especialmente contra la enfermedad grave. Muchos investigadores -y bastantes políticos- esperaban que las futuras oleadas fueran menos perturbadoras, gracias a la acumulación de inmunidad en las poblaciones que mantendría controlada la circulación viral y protegería a la mayoría de las personas de las manifestaciones graves de la enfermedad que agotan los recursos sanitarios.

Se preveía que las mutaciones del genoma vírico irían mermando poco a poco esta inmunidad, sobre todo su capacidad para detener la transmisión del virus. Pero Omicron asestó un golpe más rápido y más grave a la inmunidad de lo previsto. Ahora está claro que las reinfecciones de SARS-CoV-2 son más comunes, y que algunas de las vacunas COVID-19 más utilizadas han flaqueado frente a la variante. Las vacunas existentes, desarrolladas contra una variante anterior, requieren ahora un refuerzo para proporcionar niveles sustanciales de protección contra la infección.

Pero no todas las noticias son malas. Las vacunas, especialmente cuando se refuerzan, parecen seguir proporcionando una protección sustancial contra la enfermedad grave y la muerte. Los primeros datos de los estudios en animales sugieren que Omicron podría generar una patología diferente en comparación con las variantes anteriores, provocando una mayor infección del tracto respiratorio superior y una menor infección en los pulmones. Los datos de varios países sugieren que la variante está asociada a una enfermedad menos grave, aunque hay que seguir estudiando si esto se debe a la propia variante o a la inmunidad preexistente generalizada.

Los países han trazado una variedad de cursos a través de la última oleada. Muchos de los que disponen de recursos han acelerado la distribución de refuerzos de vacunas, pero muchos otros no pueden permitirse este lujo. Algunos países han restablecido los cierres, mientras que otros se mantienen a la espera de ver hasta qué punto el aumento de las tasas de infección afecta a los hospitales.

Con unas tasas de infección que se disparan en todo el mundo y con muchos países que siguen sin poder acceder a un suministro adecuado de vacunas, seguirán apareciendo más variantes de SARS-CoV-2 preocupantes. Y, como ha ilustrado Omicron, la capacidad de predecir el curso que tomarán esas variantes se hace más difícil, ya que las complejidades de la evolución viral y la inmunidad preexistente complican los modelos que se han utilizado anteriormente para anticipar el curso de la pandemia. Ahora los modelizadores tienen que tener en cuenta los efectos de las vacunas, las infecciones previas, la disminución de la inmunidad a lo largo del tiempo, las vacunas de refuerzo y las variantes víricas, y, a medida que avance el año, también tendrán que considerar el impacto de los nuevos tratamientos antivirales.

Pero lo que está claro es que la esperanza de que las vacunas y la infección previa pudieran generar una inmunidad de rebaño frente al COVID-19 -una posibilidad poco probable desde el principio- prácticamente ha desaparecido. La opinión generalizada es que el SARS-CoV-2 se convertirá en endémico en lugar de extinguirse, y que las vacunas proporcionarán protección contra la enfermedad grave y la muerte, pero no erradicarán el virus.

Como han demostrado Omicron y otras variantes, esto no hace sino aumentar la urgencia con la que deben distribuirse las vacunas a los países que actualmente carecen de suministros. Se están realizando esfuerzos para reforzar la producción de vacunas en países como Sudáfrica, que históricamente no han sido centros de fabricación de vacunas. Estos y otros esfuerzos para impulsar el acceso mundial a las vacunas siguen siendo en el mejor interés de todos los países: es especialmente probable que surjan variantes devastadoras y que se produzcan brotes en regiones con bajas tasas de vacunación, y su propagación se agravará aún más cuando también sean bajos los niveles de pruebas y vigilancia genómica.

Afortunadamente, el año 2022 está preparado para aumentar nuestras defensas contra la pandemia. Las nuevas vacunas -como las basadas en proteínas, que podrían costar menos y tener requisitos de almacenamiento menos estrictos que las vacunas de ARNm actualmente- estarán más disponibles. En diciembre, la Organización Mundial de la Salud aprobó la tan esperada vacuna proteica fabricada por Novavax en Gaithersburg, Maryland, para su uso en emergencias. Los ensayos clínicos en curso determinarán si las próximas vacunas candidatas dirigidas a variantes específicas del coronavirus, o que puedan inhalarse o tomarse por vía oral en lugar de inyectarse, también serán útiles. Hay varias candidatas nasales en fase de pruebas clínicas, como una de CanSino en Tianjin (China) y otra desarrollada por AstraZeneca en Cambridge (Reino Unido).

Mientras tanto, los nuevos medicamentos antivirales, formulados en comprimidos que pueden administrarse fácilmente en las primeras fases de la infección para reducir la posibilidad de que se produzca una enfermedad grave y la muerte, ofrecen otro enfoque contra el COVID-19. En los últimos meses, algunos países han autorizado el uso de dos de estos fármacos: molnupiravir, fabricado por Merck en Kenilworth (Nueva Jersey) y Ridgeback Biotherapeutics en Miami (Florida), y Paxlovid, fabricado por Pfizer, con sede en Nueva York. En el próximo año se esperan datos de los ensayos clínicos pivotales de otros candidatos.

Todos ellos ampliarán la capacidad mundial para gestionar los brotes de SRAS-CoV-2. Son motivos de esperanza y optimismo, pero con una fuerte dosis de realismo: el virus seguirá circulando y cambiando, y los gobiernos deben seguir confiando en la orientación y el asesoramiento de los científicos. No siempre podremos predecir la trayectoria del virus, y debemos estar preparados para adaptarnos con él.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.