Inicio internacional India: El sistema sanitario se hunde bajo el mal gobierno de Modi

India: El sistema sanitario se hunde bajo el mal gobierno de Modi

182
0
Compartir

Una catástrofe sanitaria sin paliativos se está apoderando de la India. El número diario de personas infectadas por el virus Covid-19 ha superado los 350.000 durante una semana, el más alto de cualquier país desde que comenzó la pandemia. Los servicios sanitarios se han visto desbordados. Los cadáveres yacen fuera de los hospitales. Los pacientes mueren por falta de suministros de oxígeno, lo que obliga a los familiares a rastrear el mercado negro para obtener botellas de oxígeno a precios exorbitantes. Mientras tanto, el gobierno hindú-nacionalista del Partido Popular Indio (BJP), dirigido por Narendra Modi, no está abordando la escasez de suministros médicos interviniendo en la fabricación capitalista. En lugar de ello, ha permitido que se celebren mítines electorales masivos y reuniones religiosas, sin que se haya producido un distanciamiento social, con lo que se ha extendido la pandemia.

Yuvraj, Nueva Alternativa Socialista

Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT en India)

 

El sistema de salud de la India no ha conseguido ampliar su capacidad para hacer frente a la actual oleada. En lugar de ello, simplemente se está derrumbando bajo la enorme presión. Es habitual que las familias de los pacientes se vean obligadas a buscar camas desesperadamente. Algunas familias han viajado hasta 500 kilómetros con los pacientes en una búsqueda desesperada de camas. Los medicamentos, el oxígeno y todo tipo de suministros se están agotando.

Los médicos, las enfermeras y el personal sanitario se tambalean bajo esta aguda presión. Para empeorar las cosas, se han producido incendios en los hospitales.

El fracaso del sistema sanitario es, en resumen, el fracaso del sistema capitalista y de las élites políticas gobernantes al servicio de su agenda.

La aplicación imprudente del neoliberalismo en las últimas tres décadas ha llevado a la privatización del sistema sanitario. Y una política consciente de desfinanciamiento del sistema sanitario público lo ha recortado al máximo. El control de los recursos, bajo propiedad privada, ha hecho que sólo se utilicen cuando se garantizan las ganancias.

Al principio de la pandemia, los hospitales privados se mantuvieron al margen. Más tarde se unieron al sector público poniendo sus recursos a disposición, pero sólo a precios que simplemente estaban fuera del alcance incluso de la clase media.

El aumento imparable de casos de covid-19 ha obligado a instalar crematorios improvisados en las ciudades, como este de Nueva Delhi.

La interacción de las fuerzas del mercado sirve a las necesidades del capital, pero sólo a costa de la sociedad. Tomemos el ejemplo de los suministros médicos críticos. India tiene una capacidad relativamente grande para producir la mayoría de estos suministros. Es la tercera industria farmacéutica del mundo por volumen. Pero, a pesar de esta enorme capacidad de producción, hay una gran escasez de medicamentos, con el consiguiente aumento de los precios.

La industria farmacéutica de India está orientada principalmente a la exportación y ha estado fabricando sobre todo para sus clientes globales, es decir, los gigantes farmacéuticos mundiales. El Estado capitalista no interfiere en gran medida con los intereses del capital privado. En consecuencia, esta base de fabricación no pudo utilizarse para producir los medicamentos u otros suministros necesarios para hacer frente a la crisis de Covid.

Tomemos el caso de la vacuna Oxford-AstraZeneca, por ejemplo. Aprovechando la fuerza de fabricación farmacéutica de la India, se seleccionó al Instituto Serum de la India para fabricar la vacuna. Ahora Serum fabrica millones de dosis y las suministra a todo el mundo.

El año pasado, el primer ministro Narendra Modi visitó su planta e intentó presentarla como un esfuerzo nacionalista. Pero todas sus pretensiones se han quedado en nada. El precio de la vacuna en la India es ahora el más alto del mundo, ya que cuesta 600 rupias (unos 8 dólares) por dosis. Y eso que la empresa podría obtener beneficios incluso a un precio de 2 dólares, según declaró el propio propietario de Serum.

El BJP, el partido en el poder, personifica ahora todo lo aborrecible que se pueda imaginar de la política capitalista. Mientras que el gobierno predica implacablemente a la gente para que mantenga el distanciamiento social, el BJP ha hecho alarde descaradamente incluso de los protocolos básicos cuando se trata de reuniones de masas, para su propio beneficio político.

Uno de los estados gobernados por el BJP acogió el Kumbha Mela, una gran reunión religiosa en la que se congregaron literalmente miles de devotos. Estas multitudes, principalmente del norte de la India, son potenciales votantes para la agenda nacionalista hindú del BJP. Ni que decir tiene que el Kumbha Mela se convirtió en un evento de super difusión del Covid, contagiando a cientos de miles de personas. Los multitudinarios mítines electorales en Bengala Occidental (estado del este), organizados por el BJP y que incluyen al primer ministro, también han contribuido a propagar la enfermedad.

El Estado y los partidos políticos establecidos han estado preocupados por promover su propia agenda o por servir a los intereses de sus amos, es decir, la clase capitalista, mientras miles de personas perecen.

Esta es la cara fea del capitalismo y de ahí la necesidad de derrocarlo y sustituirlo por el socialismo, un sistema basado en la propiedad pública de la industria a gran escala, con una planificación democrática de la producción orientada a satisfacer las necesidades de la sociedad.

Para más información y análisis visita nuestra página https://socialismorevolucionario.cl/

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.