Open top menu
Franja de Gaza – ¡Terminar el derramamiento de sangre!

Franja de Gaza – ¡Terminar el derramamiento de sangre!

3738h350

120 Palestinos en la Franja de Gaza muertos en el espacio de una semana

Editorial de The Socialist, periódico semanal del Partido Socialista (Inglaterra y País de Gales, CIT), 13 de Marzo 2008.

Cuando terminaba febrero y comenzaba marzo, 120 Palestinos en la Franja de Gaza fueron muertos en el espacio de una semana, un cuarto de ellos bebés y niños y otro cuarto adultos civiles desarmados. Esto como producto de un horroroso ataque militar israelí – una invasión por tierra en las afueras de la Franja de Gaza y misiles aéreos.

Lo que gatilló este último derramamiento de sangre fue el asesinato israelí de cinco lideres combatientes de Hamas, que fue seguido por más de 40 cohetes Qassam lanzados por Palestinos sobre la ciudad israelí de Sderot, uno de cual mató a un hombre israelí.

El subsiguiente ataque israelí sobre la Franja de Gaza fue descrito con frialdad por políticos israelíes como una operación ‘limitada’, menor que la invasión a toda escala que estaba siendo considerada.

El conflicto entonces continuó con ocho estudiantes religiosos judíos muertos en Jerusalén tiroteados por un Palestino de Jerusalén Este, en el ataque más mortal en Israel por más de un año, y el primero en Jerusalén en cuatro años. La familia del atacante dijo que él reaccionó a los acontecimientos en Gaza.

Las condiciones para los Palestinos en ambas partes de los territorios ocupados son ahora las peores en los 40 años de toda la ocupación. En ‘ la prisión al aire libre ‘ de la Franja de Gaza, ellas son catastróficas, con la mayoría de la gente en el paro y sufriendo de la desnutrición y la escasez de cosas de primera necesidad.

A lo más, las potencias imperialistas occidentales tienden a describir la matanza por el ejército israelí como el uso de ‘ fuerza excesiva y desproporcionada ‘, mientras que la violencia palestina es descrita por muchos de ellos como terrorismo.

El termino ‘desproporcionado ‘ es una subestimación repugnante. Los cohetes palestinos han matado a 14 israelíes desde que fue lanzado el primero en 2001. Pero el año pasado solamente, las fuerzas israelíes mataron a 379 palestinos. El cociente de palestinos a las muertes israelíes en el conflicto era el año pasado 40:1. Este año, más de 200 palestinos han sido muertos en las primeras diez semanas solamente.

Resistencia de masas vital

Como Seumas Milne indicó en The Guardia, no hay ningún cohete palestinos siendo lanzado desde Cisjordania, sin embargo, hubo 480 ataques israelíes militares allí en los tres meses pasados con 26 Palestinos muertos.

Los socialistas son necesariamente críticos de partidos de la derecha y de aquellos que actúan contra los intereses de los trabajadores, incluyendo a Hamas y Fatah y sus milicias. Pero ‘The Socialist’ siempre ha defendido el derecho de los Palestinos a la resistencia armada contra la ocupación brutal.

Sin embargo, esta resistencia sumamente necesaria, juntos con campañas ofensivas contra la ocupación, debería ser organizada y controlada democráticamente, implicando el número más amplio posible de la gente. Y debería ser de un carácter de masas, antes que ser realizado por las varias milicias, pequeñas, secretas, en competencia.

También tiene que ser reconocido que los ataques sobre civiles israelíes en Israel son contraproducentes. Enfurecidas por las matanzas y la represión, las milicias palestinas quieren imitar a Hezbollah en Líbano e infligir daño al régimen israelí.

Pero así como provoca más represión sobre los Palestinos, el aumento de su sufrimiento y hace la lucha más difícil, el fuego de cohetes aparta a los trabajadores israelíes de simpatizar con la grave situación de los Palestinos y los acerca a los objetivos de guerra y otras posiciones de la clase capitalista israelí.

La escalada reciente de lanzamiento de cohetes ha reforzado la extrema derecha israelí y ha aumentado el número de los israelíes que favorecen la retribución violenta.

Peligro de escalada

La situación podría escalar más lejos en cualquier momento, y el peligro de una guerra más amplia que se extienda a los estados circundantes está siempre presente. Los colonos judíos de la derecha han amenazado con ataques de venganza, especialmente porque cinco de los ocho hombres muertos en Jerusalén eran de establecimientos judíos religiosos.

La matanza en la Franja de Gaza inflamó a los Palestinos en Cisjordania y dentro de Israel; Estallaron manifestaciones con algunos participantes que recurrieron al lanzamiento de piedras y Cócteles Molotov. También ocurrieron manifestaciones en otros países de la región, incluyendo Siria, Jordania, Líbano y Egipto.

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, declaró que: ” todo está sobre la mesa – operaciones terrestres, ataques aire y operaciones especiales “. El vice ministro de defensa, Matan Vilnai, amenazó ‘con un holocausto’ sobre los Palestinos.

Pero el gobierno israelí está atrapado en un dilema mayor entre presiones contradictorias. Algunos políticos, en especial de la derecha y la extrema derecha, abogan por una invasión completa de la Franja de Gaza, mientras los otros advierten los peligros de esto, y el 64 % de la población – según una encuesta reciente – favorece negociaciones del gobierno con Hamas (el partido que encabeza la Autoridad Palestina en la Franja de Gaza).

Una opción de una invasión abierta, que significaría las muertes de soldados israelíes así como de un gran número de Palestinos, o la humillación de la negociación con Hamas, es vista como una opción entre ” la plaga y el cólera “, en las palabras de un importante periodista israelí. Olmert teme que si el ejército israelí entra, no se escapará fácilmente otra vez. Cuando entró en Líbano en 1982, estuvo allí durante 18 años.

El régimen de los EE.UU. de Bush – que financia masivamente el ejercito israelí – está opuesto vehementemente a cualquier negociaciones con Hamas, que llama una organización ‘terrorista’, parte del anti EE.UU, ‘ el eje de mal ‘ junto a Hezbollah y el régimen iraní. Esto es a pesar del hecho que Hamas ha dicho que le gustaría negociar una tregua de largo plazo.

Lejos de debilitar a los líderes de Hamas como el régimen israelí quiere, el empleo de la fuerza militar israelí los refuerza, ya que los Palestinos la ven como el ataque de los opresores de la población. Hamas también mejoró su posición, que antes había bajado, cuando abrió temporalmente la frontera de la Franja de Gaza y Egipto en enero, permitiendo a los Gazanos cruzar a Egipto para comprar mercancías.

En vez de dañar a Hamas, los ataques sobre la Franja de Gaza han debilitado al presente interlocutor para conversaciones escogido por Israel, el presidente palestino Mahmood Abbas, cuya zona de influencia cada vez más escasa ahora está limitada a Cisjordania. Enfrentado a la indignación de los Palestinos, Abbas suspendió brevemente negociaciones con Israel, sólo para luego estar de acuerdo con reasumirlas sin ninguna condición previa, ni siquiera que el ataque israelí sobre la Franja de Gaza debería detenerse.

Y el empleo del ejercito israelí podría no parar el fuego de cohetes palestinos sobre ciudades israelíes, si no más bien aumentarlo. Como novedad, algunos grandes cohetes han impactado en Ashkelon, una ciudad israelí de más de 100,000 personas, 20 kilómetros al norte de la Franja de Gaza.

El régimen israelí no tiene ninguna estrategia coherente actualmente. Hace poco, Olmert declaró que Israel tendrá que aceptar un estado palestino para evitar la perspectiva de que los Palestinos que se hagan una mayoría de la población dentro del área controlada por Israel. Pero como el escritor del “Financial Times” Philip Stephens comentó: ” El análisis es una cosa. La voluntad para cambiar el curso es otra. El Sr. Olmert de todos modos carece de la autoridad política. Su coalición podría derrumbarse en cualquier momento “.

Olmert seguramente es débil y detestado, cayendo al 3 % en los sondeos en una etapa. Pero él permanece en el poder porque no hay ningún reemplazo obvio; todos los representantes del capitalismo israelí están sumamente desacreditados.

División de clases en Israel

No es sorprendente que los comentaristas de los medios de comunicación digan que ‘ el proceso de paz, que comenzó en Annapolis en noviembre pasado, está en la crisis. Pero este nunca fue un proceso remotamente viable de paz, considerando la postura actual de la clase dirigente israelí. Incluso un editorial del “Financial Times” (6.3.08) se sintió llevado a decir: ” Israel, posiblemente, nunca ha perseguido un establecimiento realista de paz “.

En la semana pasada solo, el liderazgo israelí ha aprobado la construcción de otras 400 casas en un asentamiento judío en Jerusalén Este y 750 en un asentamiento de la Cisjordania cerca de Jerusalén, ambos en áreas palestinas ocupadas por Israel desde 1967. Ahora, dando combustible al continuo pesimismo de los comentaristas, mientras EE.UU exigen una vuelta a conversaciones, aún ni piden un alto al fuego por Israel en la Franja de Gaza.

En Israel la división de clases se amplia rápidamente, con los ricos haciendose más ricos y un tercio de niños que ahora viven en la pobreza. Hay una cólera enorme hacia el gobierno, sobre cuestiones económicas y sobre la seguridad que se deteriora. Los judíos israelíes nunca estarán sin los ciclos constantes de violencia mientras ellos sean conducidos por los políticos capitalistas que con regularidad tienen interés en recurrir al conflicto nacional. Al contrario, la perspectiva de peor derramamiento de sangre se hace mayor.

La clase obrera israelí, sin embargo, más bien que ser un futuro obstáculo a un estado genuino palestino (como algunas organizaciones de izquierda a nivel internacional creen), puede transformarse en una fuerza poderosa y decisiva contra la clase dirigente israelí, que debe ser derrotada para solucionar tanto las propias aspiraciones de los trabajadores israelíes como aquellas de los Palestinos.

Los palestinos comunes han mostrado repetidamente su voluntad de luchar, no solamente contra la ocupación, si no también contra sus propios ‘líderes’ completamente inadecuados, como las huelgas de los trabajadores en Cisjordania han mostrado. Ellos no quieren que su ‘gobierno’ sea dividido entre Fatah y Hamas; hubo llamadas a ‘ la unidad nacional ‘ en muchos entierros y las encuestas muestran que en este momento es visto como la cuestión más importante.
Es necesario urgentemente, el desarrollo de nuevos partidos de trabajadores de masas basados en programas socialistas, tanto en los territorios como en Israel. Sólo sobre una base socialista puede ser lograda allí una subida del nivel de vida para la gente ordinaria a ambos lados de la división, y la democracia necesaria, los vínculos y el interés común para asegurar a una Palestina socialista junto a un Israel socialista, y un final al derramamiento de sangre para siempre.

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

A %d blogueros les gusta esto: