Open top menu
Estados Unidos: Desaceleración de la economía

Estados Unidos: Desaceleración de la economía

crisis estados unidos
Crecen los temores de una doble inmersión

 

http://www.socialistworld.net/
Comité por una Internacional de Trabajadores, CIT
Greg Beiter, Seattle, Estados Unidos.
En las últimas semanas ha habido un notable cambio en el tono en las páginas de diarios y revistas de negocios. Su confianza en la llamada “recuperación” se ha desvanecido, y ha sido reemplazada por la ansiedad.

¿Por qué el cambio sombrío? “Las noticias económicas – sobre el crecimiento, los consumidores, la vivienda y la manufactura eran bastante malas antes de el informe de empleo de julio [anunciando que 131.000 puestos de trabajo se habían perdido]…. El informe no deja dudas de que una desaceleración está en marcha “, (New York Times 8/9/10).

Añadido a esto fue una reducción del 27% en las ventas de viviendas en julio. La Reserva Federal también hizo eco de las dificultades de la economía a mediados de agosto al anunciar que volvería a intervenir en la economía mediante la compra de bonos del Tesoro de EE.UU., con la esperanza de restaurar la decaída confianza de los inversores.

Doble Inmersión

Estas últimas cifras y eventos elevan la amenaza de una vuelta a la recesión. Durante la Gran Recesión y el derrumbe financiero en Wall Street, el capitalismo estadounidense estuvo muy cerca de hundirse en el abismo. El plan de estímulo y los rescates de Wall Street pusieron un piso a la crisis y permitieron a la economía estabilizarse temporalmente.

Actualmente, gran parte del dinero del estímulo ha funcionado a su manera a través de la economía. La ayuda a los estados, a los desempleados y los pobres ha comenzado a secarse. La retirada de estas medidas de apoyo es similar a sacar a un paciente grave fuera del soporte de vida.

Ahora, un espectro aún más alarmante se avizora en el horizonte: la deflación. Con la demanda siendo gravemente menoscabada por la recesión – las personas que trabajan han recortado el gasto debido a los despidos o disminución de los cheques – la economía se queda con más bienes y servicios que aquellos que los consumidores pueden comprar. Las empresas tienen entonces que recortar los precios para atraer a la gente a comprar.

La deflación puede convertirse entonces en una espiral de la que es extremadamente difícil escapar para la Reserva Federal o el Congreso: como las empresas reducen los precios, esto provoca una reducción en sus márgenes de beneficio. Para mantener los beneficios, entonces, tienen que reducir aún más los salarios y despedir trabajadores. Esta amenaza de deflación se agrava aún más por los recortes a los servicios públicos y el empleo del sector público, lo que significa menos dinero para la gente trabajadora para comprar cosas.

Que recuperación?

La llamada “recuperación” nunca represento mucho para la gente trabajadora, de todos modos. Tanto el sector público como el sector privado han seguido reduciendo los puestos de trabajo, cualquier creación de empleo ha sido escasa, normalmente a través de trabajo temporal. Licencias, reducción de jornadas, y ahora los recortes en los salarios y los beneficios han golpeado a muchos trabajadores que todavía tienen trabajo.

A pesar de un retorno al crecimiento del PIB durante todo un año, 15 millones de trabajadores todavía están oficialmente como desempleados, 8,5 millones trabajan a tiempo parcial, pero necesitan trabajo a tiempo completo, y 3,9 millones han dejado de buscar. Esta es la asombrosa cifra de 27 millones de desempleados! (The New York Times 8/9/10),

Las grandes empresas, en cambio, no han sido en absoluto afectadas. Las empresas han logrado grandes beneficios en productividad y ganancias. Los jefes se han aprovechado de la recesión, a través del despido de los trabajadores y el aumento gradual de la explotación de los trabajadores existentes, obligándolos a realizar el trabajo de dos, tres o más trabajadores.

Y en lugar de utilizar su enorme crecimiento en los beneficios para crear puestos de trabajo, las corporaciones están atesorando el dinero: “$ 1,84 trillones de dólares en efectivo y activos líquidos al final del primer trimestre” de 2010, según Bloomberg Business Week (7/26/10). Los más ricos del mundo han acumulado aún más: sus valores de $ 1 millón de dólares o más, colectivamente, han atesorado 10 trillones de dólares debajo del colchón, negándose a invertirlo (Robert Frank, blogs.wsj.com).

Incluso antes de la Gran Recesión, durante más de 35 años las personas comunes y corrientes han visto estancados y disminuidos sus ingresos, mientras que los ricos se han reído todo el camino hasta el banco. Los ingresos anuales del 90% más pobre de la población sólo han aumentado un exiguo 10% desde 1973. En el mismo período, los ingresos del 1% más rico se triplicaron. En 1973, la paga de un Director Ejecutivo era 26 veces el ingreso medio. Hoy en día es superior a 300 veces. (Financial Times, 7/31/10).

Incluso durante el último período de expansión económica desde 2002 – 2007, el ingreso medio de los hogares en EE.UU. se redujo en $ 2.000 dólares (Financial Times, 7/31/10). Los trabajadores estadounidenses fueron capaces de enmascarar parcialmente este declive y apuntalar el auge a través de un acceso sin precedentes al crédito barato: los préstamos para la universidad y coches, aprovechando la garantía hipotecaria, las tarjetas de crédito, etc. Pero la fiesta de la deuda del dinero fácil se ha convertido en una resaca tortuosa, así como las montañas de deudas pesan en las finanzas personales.

El capitalismo de casino

Paralelamente a estas cuatro décadas de ataques a los trabajadores ha habido un crecimiento masivo del sector financiero. En la naturaleza enferma del capitalismo, la disminución de los niveles de vida de los trabajadores significa menos dinero gastado en bienes y servicios tangibles, que se ha traducido en menores tasas de ganancias de la América Corporativa y una reducción del sector industrial.

Muchos inversores multimillonarios han desplazado trillones hacia las finanzas – especulando en los casinos de Wall Street, donde podrían obtener mayores ganancias: los activos combinados de los bancos convencionales y las empresas de inversión se dispararon de 500 billones de dólares en 1970 a $ 30 trillones en 2008 (New York Times, 8/1/10). Ahora, en la parte superior de la lista de las carreras más repugnantemente sobrepagadas no estan los presidentes de empresas, sino los directores de fondos de alto riesgo (hedge fund): los 25 más altos hicieron un salario promedio de $ 1 billón de dólares cada uno, sólo el 2009!

La Gran Recesión ha acelerado aún más la desigualdad, tirando más rápidamente de la alfombra por debajo de la gente trabajadora, especialmente cuando se acumulan millones de ejecuciones hipotecarias en el pick de los despidos y recortes salariales. Mark Freeman, un trabajador de almacén de Minneapolis, describió vívidamente cómo decenas de millones que antes luchaban por mantener sus cabezas por encima del agua, ahora penden de un hilo: “Es como si continuamente se sacaran baldes de agua de un barco que se hunde y luego ellos te quitaran el balde”(Financial Times, 31/7/10)

La economía no va a lograr un crecimiento lo suficientemente alto como para absorber a los desempleados en el corto plazo. Los salarios y el empleo seguirán teniendo implacables ataques. La esperanza de aumento en los salarios y de la próxima generación siempre haciéndolo mejor que la anterior esta rota; rematando, así, el sueño americano.

La dura contradicción del capitalismo es que mientras 27 millones necesitan trabajos, cientos de billones de dólares se necesitan sólo para mantener la infraestructura de Estados Unidos en condiciones de funcionamiento. Decenas de miles de puentes necesitan reparación. Un 75 por ciento de las escuelas públicas de EE.UU. tienen deficiencias estructurales. Necesitamos hospitales, carreteras, transporte público, y las energías renovables. En lugar del rescate de los bancos, o de llenar los bolsillos de los inversores super-ricos con dinero fácil, el gobierno debe invertir en que estos 27 millones vuelvan a trabajar a través de un programa público y masivo de empleos. El movimiento sindical, las organizaciones medioambientales y de derechos civiles necesitan unirse y organizar manifestaciones masivas y campañas, para obligar a Obama y al Congreso a crear puestos de trabajo reales, pagados por impuestos a los ricos y a las ganancias corporativas, y parar las guerras en Irak y Afganistán.

El capitalismo ha demostrado, en la última crisis y hasta en los tiempos de “boom” de los años 90 y principios del 2000, que no puede proporcionar un futuro decente para los trabajadores. Trillones de dólares se han acumulado o especulado en Wall Street, mientras que sufrimos el desempleo y el recorte de los ingresos. Es hora de construir un movimiento para reemplazar el capitalismo con un sistema económico que ponga a la gente trabajadora en primer lugar, no al final. Es hora, más que nunca, de desarrollar la lucha por el socialismo!

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

A %d blogueros les gusta esto: