Inicio economía El litio y las claves de la economía chilena para el 2022

El litio y las claves de la economía chilena para el 2022

84
0
Compartir

Sputnik

Alexis Polo González

Imagen: CC BY-SA 2.0 / Coordenação-Geral de Observação da Terra / Salar de Atacama, Chile

En la etapa final de su mandato y en medio de una discusión constituyente, el Ejecutivo de Sebastián Piñera ha tomado decisiones económicas que podrían repercutir en Chile hasta el 2050, como es la licitación del litio. Sputnik conversó con el economista chileno Marco Kremerman para dar luces acerca de las claves económicas del país sudamericano.

El proceso de licitación pública del litio fue lanzado en octubre de 2021.

«El Gobierno de Chile invita a todos los interesados a participar en un proceso de convocatoria pública nacional e internacional para buscar socios estratégicos que inicien las actividades de exploración, explotación y comercialización de nuevos yacimientos de litio en el país», se puede leer en la convocatoria publicada en la web del Ministerio de Minería.

En total son 400.000 toneladas de litio de los salares del norte del país las que empresas privadas podrán explotar hasta nada menos que el 2050. En el detalle de la convocatoria del Gobierno se señala que «se licitarán Contratos Especiales de Operación para poder explorar, explotar y comercializar litio por el equivalente a cinco cuotas de 80.000 toneladas de litio metálico cada una».

Este anuncio ha sido cuestionado por parlamentarios de oposición, así como por el presidente electo, Gabriel Boric, y por la Convención Constitucional. Estos últimos aún no han iniciado la discusión de normas en el pleno. Sin embargo, varios constituyentes se han mostrado favorables por la nacionalización de los recursos naturales.

Sputnik conversó con el destacado economista chileno Marco Kremerman acerca de esta licitación y las claves económicas para Chile durante el 2022. Kremerman es licenciado en Ciencias Económicas y Administrativas de la Universidad Católica de Chile y máster en Políticas del Trabajo y Relaciones Laborales de Alma Mater Studiorum-Universitá Di Bolognia (Italia)/ Universidad Central de Chile.

Kremerman señaló a Sputnik que lo más aconsejable es «postergar esta licitación del litio, puesto que se trata de una discusión mayor que desde hace décadas Chile no ha podido dar y que tiene que ver con su soberanía de sus recursos naturales renovables y no renovables.

El pasado 17 de diciembre se cerró el periodo de recepción de ofertas para las empresas nacionales o extranjeras participantes en la licitación. El 30 de diciembre el Ministerio de Minería comunicó que cinco oferentes presentaron seis ofertas. Los resultados deberían ser publicados el 14 de enero, según informó el Ministerio de Minería.

«Se debe decidir quién va a realizar esa explotación, esa producción y por qué, cuáles son los impuestos, el royalty que se van a cobrar, si se hacen alianzas públicas o privadas con quiénes se van a hacer», advirtió Kremerman.

«Son decisiones que en general en Chile se han dejado en mano de los Gobiernos de turno, en manos del mercado y ha habido pocas decisiones estratégicas de mediano y largo plazo, considerando que todos los frutos de estos bienes comunes pueden generar impactos positivos en término de los impuestos y los recursos que pueden generar para distintos territorios, como en términos de la diversificación de una matriz productiva«, agregó sobre la licitación.

El economista explicó a Sputnik que el Producto Interno Bruto (PIB) tendencial, que es la capacidad de generar crecimiento, se sitúa para los próximos años por debajo del 2%. Es decir, según Kremerman, está bastante acotada la manera de hacer las cosas en la economía chilena.

Al mismo tiempo, según explica Kremerman, el modelo de acumulación chilena ya no permite crecer como se crecía en los años 90 o a comienzos de los 2000 y, por tanto, parece más necesario que nunca tener una discusión a fondo y no estar condicionado a lo que el Gobierno antes de salir deje amarrado en licitaciones.

«Se pueden repetir los mismos patrones en licitaciones que ya vimos en el pasado o en relación con cómo se ha ido conformando la industria del cobre en donde el 70% de las explotaciones son privadas», comentó.

La carga tributaria

Otro aspecto importante dentro de la política económica chilena es la carga tributaria y cómo a través de esta se pueden financiar políticas públicas.En Chile la carga tributaria está inamovible en el 20% del PIB hace más de 20 años, que es una anomalía, puesto que en la medida que los países van creciendo, van aumentando su PIB per cápita y van recaudando más.América LatinaEl litio en Chile, ¿fuente de dicha o infortunio?8 de mayo 2019, 00:22 GMTKremerman conisderó que «Chile lleva más de 20 años en torno al 20% del PIB. Sin duda es importante recaudar más, recaudar mejor, de manera más progresiva y hay mecanismos, como, por ejemplo, un royalty real, un impuesto específico a la actividad minera, reducir la evasión de IVA respecto a la renta, eliminar las sanciones tributarias, impuestos a los altos patrimonios, entre otras cosas, va a traer más recursos versus la soberanía que debe existir en los recursos naturales».

El salario mínimo

En Chile el salario mínimo actual es de 337.000 pesos (395 dólares). Kremerman explica que los salarios mínimos están totalmente rezagados del valor básico de la existencia de la persona que lo gane.El economista comentó que «para poder sacar a una familia promedio de cuatro personas de algo tan básico como la sobrevivencia, la pobreza, que debería ser el punto de partida del salario mínimo, no el techo, la partida, ya el salario mínimo debería estar en torno a los 600.000 presos brutos (723 dólares), para que quedara en 500.000 pesos (602 dólares) líquidos, que es la línea de la pobreza para una familia de cuatro personas».El economista explica que subir el salario mínimo se puede hacer de manera gradual, subsidiando temporalmente las empresas pequeñas en sus cotizaciones previsionales.

El cobre: el sueldo de Chile

Según el Servicio Nacional de Geología y Minería —a través de su Anuario de la Minería en Chile 2020— la minería se ha mantenido como uno de los principales pilares económicos del país, con una participación del 12,5% en el PIB nacional durante 2020.De acuerdo con el Consejo Minero, a través de su informe Cifras Actualizadas de la Minería, a octubre de 2021, Chile produce el 28% de cobre a nivel global y posee un 23% de las reservas mundiales. Estos datos posicionan al país como número uno en el ranking de producción de cobre a nivel mundial.

Kremerman al ser consultado sobre la posible nacionalización del cobre y los recursos naturales en el proceso constituyente, señala que esta acción serviría para dos cosas:Modelar una matriz productiva distinta, que genere mayor valor agregado y que tenga mayores componentes de industrialización que permita al país ponerse a la avanzada en los intercambios a nivel mundial.Al mismo tiempo, generar mayores recursos para financiar salud, educación y pensiones de mayor manto de las que se entregan actualmente.

Sistema de pensiones

El sistema de pensiones ha sido una de las demandas más sentidas por la población en Chile. Durante el año 2016 surgió el Movimiento No + AFP y que buscaba terminar con el modelo instaurado por la dictadura militar (1973-1990). Además, fue una de las demandas más sentidas durante la explosión social de octubre de 2019.Kremerman comenta que, en cuanto al sistema de pensiones, «no hay que inventar la rueda, un país como Chile, un país de ingresos medios, debe tener un sistema de pensiones basados en el principio de seguridad social bajo la lógica de un sistema de reportado con un fondo de reserva que permita enfrentar los cambios demográficos del futuro».

«Ese fondo de reserva va a contener los excedentes que va a tener un sistema de reparto, puesto que se dicen muchas falacias con respecto a los sistemas de seguridad social, pero un dato actual, da cuenta que el 2021 las AFP recibieron 12.000 millones de dólares en cotizaciones y las comisiones que se pagan para administrar y pagar el seguro de invalidez y sobrevivencia. De 12.000 millones, pagaron 3.800 millones de dólares en pensiones, el resto lo colocó el Estado a través del aporte solidario y los bonos de reconocimiento. Básicamente el sistema de AFP está siendo un sistema de reparto encubierto«, agregó.

Finalmente, el economista comenta que, «si tuviéramos otro esquema como en otros países, un esquema central, en Chile las pensiones podrían ser mucho mejores ya. No serán de un millón de pesos porque esa no es la realidad social, pero la pregunta es por qué tenemos la mitad de las pensiones autofinanciadas en 160.000 pesos, cuando podrían estar alrededor de los 400.000 pesos con los flujos que tenemos y podría quedar un bien excedente para enfrentar los cambios demográficos del futuro».

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.