Inicio Internacional El deterioro de la economía de Sri Lanka alimenta la ira y...

El deterioro de la economía de Sri Lanka alimenta la ira y las protestas masivas

207
0

22 de marzo de 2022

TU Senan.

Comitè por una Internacional de los Trabajadores, CIT.

[Imagen: Un activista grita y sostiene pan quemado mientras protesta por el aumento del costo de la vida a la entrada de la oficina del presidente en Colombo, Sri Lanka]


Decenas de miles de personas salieron a las calles de Sri Lanka, el 16 de marzo, para exigir al gobierno que actúe ante la espiral de alza en el costo de todos los productos básicos. Las protestas callejeras se han convertido en algo habitual y tienen lugar casi a diario. El precio de los alimentos ha aumentado un 25% este año y sigue subiendo. La tasa de inflación superó el 17,5% en febrero. No sólo los precios son altos, sino que muchos productos básicos, incluidos los medicamentos, simplemente no están disponibles para las masas. Las colas en las tiendas son cada vez más largas, y hay informes de que muchas personas se han desmayado. Tres personas han muerto en los últimos días mientras esperaban, con el estómago hambriento, en colas kilométricas.

El gobierno admitió finalmente el año pasado que su reserva de divisas estaba agotada y que el país se enfrentaba a la peor crisis económica desde la independencia. La relación entre la deuda externa y el PIB superó el 101% el mes pasado. Y es probable que aumente, ya que la única solución del actual gobierno de Gotabaya Rajapaksa es pedir más préstamos. Empezando por 1.000 millones de dólares este mes de mayo, se espera que el gobierno pague más de 7.000 millones de dólares a finales de este año. Sencillamente, no hay dinero disponible ni para pagar la deuda ni para importar los alimentos y el combustible esenciales, para los que se necesitarán un mínimo de 20.000 millones de dólares. Todos los intentos del gobierno y del banco central por controlar la espiral de la crisis han fracasado. La impresión de rupias y diversas medidas no han tenido ningún efecto. La rupia de Sri Lanka cada vez tiene menos valor y empieza a surgir una tendencia a utilizar otras monedas. El gobierno se apresuró a aplicar controles de capital limitados, incluida la salida de divisas. Las importaciones de más de 350 productos considerados de «lujo» (incluidos los teléfonos móviles) están ahora prohibidas. El deterioro de las condiciones ha creado una enorme inseguridad y temor a la hambruna y a las duras condiciones.

La respuesta del gobierno

Los 1.000 millones de dólares asignados como «paquete de ayuda» por el gobierno no son ni de lejos suficientes. La política del gobierno se centra en pedir más préstamos para pagar los intereses y la devolución del préstamo. El gobierno ha pedido un préstamo a casi todos los países de la región. Desde Pakistán hasta Bangladesh, el gobierno de Sri Lanka pidió préstamos y que le dieran «todo lo que pudieran proporcionar». China e India también enviaron arroz y otros alimentos. Sin embargo, esto no supuso ninguna diferencia.

Aunque todavía no se conocen los detalles exactos, el Financial Times informó de que la deuda a largo plazo de Sri Lanka supera ya los 45.000 millones de dólares, la mayoría de los cuales se cree que se deben a China. La familia Rajapaksa, considerada cercana al régimen chino (en el pasado se informó de que los chinos habían financiado directamente la campaña electoral de la familia Rajapaksa) había solicitado un reescalonamiento del pago de la deuda y una reducción de la misma. Hasta ahora, el gobierno chino ha rechazado estos llamamientos. Sin embargo, como parte de la «reestructuración» de la deuda, el régimen chino obtuvo en el pasado el control total de partes de Sri Lanka, como en la zona portuaria de Hambantota, así como parte de la nueva ciudad portuaria de Colombo. El crédito de 1.000 millones de dólares de la India y varias «promesas» de inversión también allanaron el camino para que el gobierno indio tomara el control de partes de Sri Lanka. Ahora, ambos países han suspendido cualquier otra ayuda, en parte en previsión de la quiebra.

Ante esta situación, el gobierno ha dado un giro de 180 grados en su postura de no pedir préstamos al FMI y ha comenzado a negociar un acuerdo con el FMI para obtener más préstamos. Como muestra la experiencia de Pakistán, los acuerdos con el FMI vienen acompañados de enormes ataques a las condiciones de vida y a los servicios estatales. Esto demuestra que el gobierno de Sri Lanka está planeando seguir atacando las condiciones de vida. En un «discurso especial», el presidente pronunció el 16 de marzo, Gotabaya Rajapaksa afirmó que la crisis estaba «fuera de su control» y que él no tiene la culpa de la crisis, ya que fue causada por la pandemia de Covid. Además de esta mentira, Rajapaksa predice que el pendiente de las exportaciones alcanzará los 13.000 millones de dólares. Nadie cree que esto sea una posibilidad inmediata. La única otra solución esbozada es «más préstamos». A pesar de la pomposa afirmación de que el presidente «acepta la responsabilidad de las acciones» que ha llevado a cabo, Gotabaya Rajapaksa calificó todos sus errores de «éxito». Entre ellos, su intento de prohibir los fertilizantes químicos sin hacer ningún plan concreto de suministro generalizado de fertilizantes orgánicos. Posteriormente, Rajapaksa se vio obligado a dar marcha atrás en esta prohibición tras la feroz protesta de los agricultores. Esta y otras medidas bruscas que tomó Rajapaksa contribuyeron a la escasez de alimentos…

LEER ARTICULO COMPLETO

Artículo anteriorEmpresas navieras del salmón mantienen baja calidad laboral para ingresar tripulantes sub-estandar a flota del sur
Artículo siguiente¿Qué significa la transición de pagos a rublos por el suministro de gas a Europa?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.