Open top menu
Economía: La recuperación global que no llega

Economía: La recuperación global que no llega

gran-recesion

En un nuevo anuncio de recuperación el presidente Obama declaró hace unos días que “Había quebrado el espinazo de la recesión”

Patricio Guzmán, Socialismo Revolucionario (CIT en Chile)

01/02/2011 Comité por una Internacional de los Trabajadores

En un nuevo anuncio de recuperación el presidente Obama declaró hace unos días que “Había quebrado el espinazo de la recesión”.

Nuevamente los medios se hacen eco de las noticias de recuperación de la crisis económica, que las autoridades divulgan para ganar tiempo. A lo más encontramos tibios repuntes que no consiguen consolidarse. Después de tres años de crisis global, y a pesar de continuos y falsos anuncios de recuperación en los países desarrollados, la economía mundial sigue empantanada, y sin perspectivas de recuperarse seriamente.

Según un artículo publicado por Marco Antonio Moreno el 26 de enero de 2011( ): Hasta 1979 la deuda pública de Estados Unidos era de 826.519 millones de dólares. En 30 años esa deuda se multiplicó 17 veces hasta llegar a los 14,1 billones de dólares actuales. Al 30 de septiembre de 2010, de acuerdo a este informe de Tesoro, la deuda era de 13,5 billones de dólares. La deuda total (no solo pública sino también de instituciones privadas y hogares) de Estados Unidos, supera los 76 billones de dólares. Es decir más que todo el PIB mundial.

Con la crisis financiera y la recesión mundial, la deuda de los estados se disparó como consecuencia de las medidas que tomaron los estados, especialmente el salvataje de los bancos y los paquetes de estímulo de la demanda. Como porcentaje del PIB, en Estados Unidos la deuda pública llega al 89.6%, en la Euro zona a 92.4%, en Gran Bretaña a 82.3%, en España es del 78.8%, y en Portugal de 95%.

La deuda pública de Japón ha superado un record, escalando a 199.2 %. Por lo cual Standard & Poor’s le ha rebajado la calificación de AA a AA-. Japón tiene la ventaja que toda su deuda está en manos de acreedores del país, así que no tiene que pagar intereses al extranjero.

Hoy día, 28 de enero, la poca fe de los inversionistas sobre la capacidad de Grecia, Irlanda, Portugal y España, de cumplir sus compromisos llevó el interés sobre su deuda a una nueva cima. En España el costo de la deuda superó el 5.5%. El costo de los intereses para la deuda Portuguesa es superior ahora al 7%. Con las expectativas de crecimiento, cercanas a cero de estos países, agravado por el empobrecimiento de la gente, y por tanto la disminución de la demanda interna, como consecuencia de las reformas contractivas, esas deudas no podrá pagarse. Así el alza de tasas de interés convierten la predicción de los especuladores en una promesa auto cumplida. Nos estamos acercando al punto en que no habrá otra alternativa salvo el cese de pagos y la renegociación, especialmente si se confirma que la economía española es de un tamaño demasiado grande como para que se pueda poner en marcha un plan de rescate como los que ya se han hecho con Grecia, Irlanda y Portugal. Mientras ya se elevan voces pidiendo el fin de estos rescates que no solucionan el problema, sino que lo postergan cada vez por menos tiempo, y que se asuma el costo de un default ordenado.

Según la OIT el desempleo mundial está en el nivel más alto de la historia.

En España la tasa de paro forzoso llega al 20.33%, con 1.328.000 hogares que tienen a todos sus miembros activos en el desempleo, con lo ue dependen de subsidios y de la economía sumergida para sobrevivir precariamente.

La OIT en su informe Global Employment Treds 2011 sostuvo que la presunta reactivación económica global carece de impacto en el empleo. De acuerdo con la OIT en 2010, la tasa mundial de desempleo se situó en el 6,2% frente al 6,3% en 2009 y muy por encima de la tasa de 5,6% en 2007. El informe pone de manifiesto “la existencia de alrededor de 40 millones más de trabajadores pobres en el extremo nivel de 1,25 dólares norteamericanos en 2009, de los que se habría esperado en ausencia de la crisis económica mundial. Se estima que 630 millones de trabajadores (uno de cada cinco trabajadores en el mundo) estaban viviendo con sus familias con el extremo de US $ 1,25 dólares norteamericanos al día en el nivel de 2009.”

De acuerdo con un estudio de Gallup, a partir de encuestas en 129 países y regiones, solamente el cuarenta por ciento de la fuerza de trabajo mundial era empleada a tiempo completo por un empresario en 2009 y 2010, según las encuestas de Gallup en 129 países y regiones. Diecinueve por ciento estaban subempleados, 7% eran desempleados. Lo que significa que el 36% restante no aparece en las estadísticas como activos.

Al respecto el informe Gallup advierte que: “En muchos países en desarrollo, el desempleo es relativamente bajo, sobre todo en comparación con las economías desarrolladas, porque toma en cuenta como trabajando a las personas que están haciendo todo trabajo que pueden encontrar para salir adelante o por cuenta propia en los empleos de subsistencia. Económicamente los países desarrollados son más propensos a tener un mayor porcentaje de la fuerza de trabajo empleada por un empleador, pero estos porcentajes varían según el país.”

Desempleo y subempleo siguen muy altos en Estados Unidos.

Los Estados Unidos siguen siendo la primera economía en el mundo, pero no consigue terminar con las consecuencias de la crisis global, que tuvo su origen allí.

Durante cerca de dos años, el paro forzoso ha estado sobre 9%, y no se espera que mejore durante 2011. De acuerdo con la medición, no estacionalizada, de Gallup el desempleo en los Estados Unidos, aumentó hasta 9.6% a fines de diciembre — desde 9.3% a mediados de diciembre y 8.8% a fines de noviembre. Según las cifras, ‘más optimistas’, del US Labor Department la tasa de desempleo cayó a 9.4%, desde un máximo en el año de 9.9%. De acuerdo con esta misma fuente: Los desempleados de largo tiempo (que tienen 27 o más semanas en el paro) llegan al 44.3% del total, totalizando 6.4 millones a fines de diciembre. Los periódicos norteamericanos informaron hoy que las nuevas solicitudes de beneficios de desempleo dieron un salto, sobre los esperado, en 51.000 llegando a 454.000, lo que desmiente en los hechos el supuesto triunfo sobre la crisis anunciado por Obama. Sin recuperación del empleo, no se puede recuperar de manera sostenible el mercado interior.

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

A %d blogueros les gusta esto: