Inicio Derechos Humanos Derechos Humanos y Constitución

Derechos Humanos y Constitución

189
0

por Ricardo Klapp Santa Cruz

En los Principios y Disposiciones Generales, de la próxima Constitución, queda claro que Chile será un Estado social y democrático de derecho. Plurinacional, intercultural, regional y ecológico. Una república solidaria con democracia inclusiva y paritaria.

La protección y garantía de los derechos humanos individuales y colectivos serán el fundamento del Estado. Chile es y será un territorio único e indivisible.

Los tratados internacionales de derechos humanos ratificados y vigentes, formarán parte integral de la Constitución y gozan de rango constitucional.

Ninguna persona será sometida a torturas, ni penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes. Ni sometida a desaparición forzada, desterrada, exiliada, relegada ni sometida a desplazamiento forzado.

Las víctimas y la comunidad tienen derecho al esclarecimiento y conocimiento de la verdad respecto de graves violaciones de los derechos humanos, especialmente cuando constituyan crimenes de lesa humanidad, crimenes de guerra, genocidio o despojo territorial.

La desaparición forzada, la tortura, los crímenes de lesa humanidad, el genocidio son imprescriptibles e inamnistiables y las víctimas de las violaciones a los derechos humanos tendran derecho a la reparación integral.

El Estado garantizará el derecho a la memoria y su relación con las garantías de no repetición y los derechos a la verdad, justicia y reparación integral.

Además los sitios de memoria y memoriales serán objeto de especial protección y se asegurará su preservación y sostenibilidad.

También se establecerá un sistema de seguridad social público, que otorgue protección. El derecho a la cultura, a la libertad de expresión y opinión, a producir información y ejercer una democracia directa, participativa, comunitaria y representativa.

Es muy importante que la ciudadanía vote informada. La constitución de 1980, fue hecha en dictadura, después de torturar, asesinar y hacer desaparecer a miles de opositores.

Tendremos un Estado con derecho a viviendas dignas y adecuadas con barrios amables. Una salud que no segrege a los que nos atendemos en la salud pública. Una educación inclusiva y de acceso a los sectores populares. Una jubilación que permita vivir sin las penurias de los actuales pensionados y pensionadas de las AFP.

Igualmente la defensa del medio ambiente, el agua y la naturaleza para que las futuras generaciones puedan continuar viviendo en una patria para todos y todas, para terminar con las odiosidades que perjudican a los más necesitados y desvalidos. Un país más seguro que lo que actualmente tenemos.

Ricardo Klapp Santa Cruz

Presidente, Centro Cultural de Derechos Humanos Salvador Allende

Artículo anteriorLa naturaleza en la propuesta de nueva Constitución
Artículo siguienteChile, país rico con pueblo pobre

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.