Open top menu
CRISIS CAPITALISTA: KARL MARX TENÍA RAZÓN

CRISIS CAPITALISTA: KARL MARX TENÍA RAZÓN

crisis capitalista

Editorial de “The Socialist”,

Periódico del Partido Socialista, CIT en Inglaterra y Gales

17 de septiembre del 2008.

 

“Es un momento que Karl Marx habría disfrutado. Desde todo ángulo el capitalismo financiero está recibiendo una paliza” (The Guardian).

Los médicos brujos y los adivinos económicos del capitalismo estaban equivocados y los socialistas y marxistas tenían razón. Esto es lo que el colapso de Lehman Brothers (el cuarto más grande banco de inversión en el mundo) significa. El “domingo sangriento” financiero fue seguido por el “Lunes de fusión” y el derrumbe de precios de las acciones por todo el mundo.

Esto ha sacudido los actuales fundamentos ideológicos – y mucho más que eso – del capitalismo.Los representantes del capitalismo sostuvieron que el derrumbe del estalinismo y, con él, de las economías planificadas de Rusia, Europa Oriental y otras partes; había dejado al capitalismo como el único vehículo eficaz para entregar bienes y servicios a la gente del mundo. El futuro se veía como un ascenso sin fin de los niveles de vida.

Nosotros sostuvimos que las contradicciones inherentes al capitalismo – un sistema basado sobre la producción para la ganancia y no la necesidad – permanecían, particularmente el ciclo económico de auge y crisis. Éstas, sin embargo, fueron enmascaradas todo un período histórico; debido a la financialización sin precedentes del sistema, a través de la extensión masiva del crédito.

Pero como una banda elástica estirada hasta el punto de ruptura, se amarró para romperse en una determinada etapa. Lehman Brothers, por ejemplo, fue “apalancado” – es decir, “pidió prestado”- en una escala monumental de 35 veces el valor de sus activos. En sus 164 años, este banco había sobrevivido dos guerras mundiales, la depresión de los años 30 y el colapso y rescate en 1984; pero ahora ha sido puesto de rodillas por esta crisis.

¡Con todo su jefe, Dick Fuld, conocido como el “gorila” por su estilo agresivo, se pagó casi 40 millones de dólares el año pasado cuando las debilidades del banco eran ya obvias! Él no sufrirá – a excepción de la pérdida de cara – pero los 25.000 empleados de Lehman Brothers si lo harán.

Las raíces de la crisis son bien conocidas. Ellos mienten en la desintegración del mercado inmobiliario en los EE.UU. y particularmente el sector subprime, que prestaron sobre todo a la gente pobre que no tenía ninguna perspectiva de pagar sus elevadas hipotecas.

Sin embargo, no es solo un problema financiero sino ahora una cadena de crisis que se avecinan, bombas no detonadas, que podrían activarse incluso; con cada vez mayores partes de la albañilería cayendo de la “arquitectura financiera” del capitalismo norteamericano y mundial.

¿Por qué la reserva federal (FED) de los EE.UU. se ofreció de garantía a Bear Stearns, y Freddie Mac y Fannie Mae, y no a Lehman? La respuesta simple es que Hank Paulson, Secretario del Tesoro de los E.E.U.U., y los estrategas económicos del capitalismo de E.E.U.U. creyeron que a menos que los anteriores fueran rescatados, un nuevo colapso financiero como 1929 era posible.

Nouriel Roubini, economista capitalista que ha estado de acuerdo constantemente con nosotros los marxistas, sobre la seriedad y la escala de esta crisis; llamó a la acción de Paulson “socialismo para los ricos”.

Otros bancos e industrias amenazadas, por lo tanto, se pusieron a la fila con sus “tarros de limosnas”, pidiendo la urgente intervención del estado, que previamente no había tenido “ningún rol” en el funcionamiento del supuesto capitalismo de libre mercado.¿Si se les ayudara, qué pasaría con más de dos millones de trabajadores de los E.E.U.U. que han perdido ya sus hogares (que posiblemente aumente a diez millones, estimado por Roubini) que exigirían la igualdad de trato con los plutócratas financieros?

El fracaso podría minar las posibilidades de McCain, el derechista candidato presidencial republicano, que sería visto como abiertamente del lado de los ricos, que han sido salvados por sus amigos en el FED.

Por lo tanto, a Lehman Brothers se le ha dejado morir, pero una operación de rescate “no oficial” fue emprendida para salvar Merrill Lynch. Otra ballena financiera, American International Group (AIG), responsable de asegurar contra el “riesgo” del enorme mercado de derivados – y también el auspiciador de Manchester United – está tambaleando en el borde.

Pero Ken Lewis, el ejecutivo en jefe de la Bank of America, dijo que la caída de AIG sería un choque más grande para el sistema que la bancarrota de Lehman. Él exigió a las autoridades el encontrar una manera de apoyar a la compañía. “No sé de un banco importante que no tenga cierta exposición significativa a AIG,” él dijo. “Que sería un problema mucho mayor a los que hemos visto.”

Lehman no era, al parecer, crucial para la economía de los E.E.U.U. mientras que Fannie, Freddie e incluso Bear Stearns son jugadores importantes en las finanzas locales del gobierno de E.E.U.U. La mitad de los 9.000 bancos en los E.E.U.U. habrían colapsado si ellos no eran rescatados. Pero las consecuencias del derrumbe de Lehman podrían ser muy severas, con enormes repercusiones internacionales; las deudas a inversionistas japoneses en Lehman son considerables, por ejemplo.

Inestabilidad

El capitalismo de los E.E.U.U. – y particularmente el sector financiero –aún no sale del bosque. La “industria” de derivados es altamente inestable, los precios de las propiedades comerciales están cayendo y, crucialmente, las instituciones de seguros (como salvaguarda contra el colapso financiero de firmas) también podrían derrumbarse. Un efecto de dominó financiero amenaza, lo que significa que esta crisis no es ninguna “sorpresa de cinco minutos”.

Se extenderá – de hecho ya ha ocurrido – hacia la “economía real”, tanto en Gran Bretaña (que ha entrado en recesión) – como en los E.E.U.U. Esto inevitablemente afectará a Europa, Japón, el resto de Asia y, en última instancia, a China.

Serán los trabajadores del sector financiero – y la mayor parte de los trabajadores de cuello blanco- quienes sufrirán primero. Sesenta y tres mil han quedado en el camino, sobre todo en Londres y Nueva York. Y unos 20.000 trabajos más en servicios financieros británicos podrían desaparecer en el próximo año.

Alrededor de 1.04 millones de personas trabajan en actividades bancarias, finanzas y seguros en Gran Bretaña. Algunos afectados han posteado mensajes desgarradores en Internet: “dh (argot para querido esposo: “dear husband”) perdió trabajo. Sin ahorros y probablemente sin paga esta semana… ¿Cómo manejaremos esto? Cuánto tiempo le dan los prestamistas si usted no puede pagar la hipoteca?”

Guarde una lágrima para estos trabajadores pero no para los bien cebados y bien vestidos “amos del universo” que, a pesar de sus lágrimas de cocodrilo, no sufrirán realmente. El desempleo ahora subirá substancialmente, con un estimado medio millón de trabajos perdidos, sumándose a las colas de parados en Gran Bretaña.

Estos acontecimientos representan una acusación masiva contra el capitalismo neoliberal, el dominio sin límites del “mercado”, en que un puñado de multimillonarios puede arruinar la vida de millones.

Por otra parte, ellos no entienden completamente el funcionamiento de su propio sistema. Alan Greenspan, presidente anterior de la FED en E.E.U.U., confesó en lo que respecta a los “nuevos instrumentos financieros” que “él no los comprendió”.

¡Eddie George, anterior gobernador del Banco de Inglaterra, también admitió que él no los entendía! ¿Qué posibilidad entonces para el resto de nosotros , el entender estos instrumentos que se han convertido en “armas financieras de destrucción masiva”?

La solución no es solo la nacionalización capitalista “de facto” de Bear Stearns o del ejemplo más explícito del control gubernamental de E.E.U.U. de Fannie y de Freddie. Estos bancos quebradosno sólo deben haberse nacionalizado, sino que haberse colocado bajo el control y administración de los trabajadores, con indemnización basada en la necesidad y protección probadas de los pequeños depositantes.

Por otra parte, esto debe ser apenas el primer paso para integrarlos luego, a una planificación socialista y democrática de la producción para la economía en su conjunto.

Los grandes acontecimientos pueden confirmar o desmentir ideas. El capitalismo ha fallado en uno de los períodos más favorables a este sistema. Si los trabajadores pretenden no ser arrastrados al abismo del desempleo y la pobreza, entonces deben abrazar las armas políticas del socialismo y el marxismo.

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

A %d blogueros les gusta esto: