Inicio Derechos Humanos China – Militante socialista del CIT, Hu Xufang, obligado a huir

China – Militante socialista del CIT, Hu Xufang, obligado a huir

108
0
Compartir

Xu y su familia son víctimas de la creciente represión policial de China

28/01/2017

Reporteros de chinaworker.info

Hu Xufang de 45 años, es un ex consultor de gestión de la provincia de Liaoning. Es miembro del Comité por una Internacional de los Trabajadores (CWI / CIT) en China, donde la organización está prohibida. En abril de este año, Xufang huyó con su esposa y su hija de seis años a los Estados Unidos. En la China de Xi Jinping cada vez son más las víctimas de la represión policial.

“Fui detenido por la policía en enero de 2015”, dijo a chinaworker.info. “Me acusaron de hacer declaraciones anticomunistas. Me esposaron a un radiador y me golpearon repetidamente durante dos días.

La esposa de Xufang obtuvo su liberación pagando a un policía. Xufang fue despedido de su trabajo mientras continuaba el hostigamiento policial contra él y su familia. Su padre murió en marzo del año pasado y está seguro de que la intimidación de las fuerzas de seguridad jugó un papel en este trágico giro de los acontecimientos.

Revista socialista

Xufang ha sido un crítico de larga data de la dictadura del Partido Comunista (PCCh). Como estudiante escolar, participó en las épicas protestas de 1989 que exigían el fin del gobierno de un solo partido. Más recientemente, Xufang se unió al CIT en China, organizado en torno a la revista clandestina “Socialista” (Shehui Zhuyi Zhe), aportando artículos y traducciones sobre la lucha internacional de los trabajadores. La revista del CIT / “Socialist”  hace campaña por los derechos de los trabajadores y especialmente por el derecho a organizar sindicatos independientes. Se opone a la dictadura del PCCh y defiende derechos democráticos inmediatos y plenos en China.

En China, toda actividad política que no es sancionada por el Estado y conducida a través de sus estructuras de alto control es ilegal. Miembros y simpatizantes de la organización de CIT en China han enfrentado persecución, arresto, métodos de interrogatorio brutales y vigilancia policial continua. Este fue el caso de Zhang Shujie, quien fue amenazado con cinco a diez años de prisión por “contacto con una organización prohibida” a menos que estuviera de acuerdo en convertir a un informante en la policía. Zhang Shujie huyó de China en 2011 con la ayuda de miembros del CIT en varios países.

En China hoy, la represión estatal se ha vuelto mucho más severa que incluso hace cinco años. El ascenso de Xi Jinping, recientemente coronado como “el líder central” de la dictadura china por los medios controlados por el estado, coincide con la más dura represión durante muchos años. En un informe del año pasado, Human Rights Watch dijo: “La represión de los críticos es la peor en una década, y parece que no hay fin a la vista”.

Abogados de derechos, activistas laborales, trabajadores en huelga, feministas, incluso individuos que “difunden rumores” en los medios de comunicación social, todos han sido blanco. Los métodos del régimen -la detención ilegal, las confesiones forzadas, los juicios por exhibición y, más recientemente, también los secuestros en el extranjero- están diseñados para difundir el terror y disuadir a cualquiera que pueda pensar en desafiar las políticas antidemocráticas pro-multimillonarios del régimen.

Nacionalismo

La represión estatal en 2016 también se centró cada vez más en las “fuerzas extranjeras anti-China”, porque el nacionalismo chino se ha convertido en el principal arma política del régimen a medida que la economía se tambalea y millones enfrentan recortes salariales y desempleo. Cada vez son más los acusados de colaborar con “fuerzas extranjeras hostiles” los que caen en la trampa de la dictadura -incluyendo las ONG laborales que educan a los trabajadores sobre sus derechos legales. El propósito de esto es claro: desviar la atención pública de los problemas reales -la explotación cruda y las políticas anti-obreras del régimen- y en su lugar culpar a una “conspiración extranjera”.

Socialist Alternative, los socialistas en Estados Unidos, apoyan activamente el pedido de asilo de Hu Xufang. Los socialistas y los que luchan por la democracia a nivel internacional verán su caso como otra llamada de atención sobre el empeoramiento de la represión en China y la necesidad de defender a sus víctimas. Esto significa, sobre todo, intensificar la lucha internacional por el socialismo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.