Inicio economía Avanza en el mundo la necesidad de establecer un impuesto a la...

Avanza en el mundo la necesidad de establecer un impuesto a la riqueza para que la crisis no la paguen los más vulnerables.

407
0
Compartir



“Un sistema tributario injusto tiene muchas vías de reproducción de las desigualdades de género”, denunció hoy la economista paraguaya Verónica Serafini, miembro de Latindadd, organización que recientemente lanzó el Informe “AHORA O NUNCA: IMPUESTOS A LA RIQUEZA Y LAS GRANDES FORTUNAS EN AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE”.

Según Serafini, un gravamen a las grandes fortunas “camina en la dirección opuesta porque cubre derechos y necesidades de las mujeres, y no las afectaría en su aplicación porque ellas no están representadas en los sectores más ricos, al contrario, están sobrerrepresentadas en los niveles más bajos” de la pirámide social.

Las declaraciones las hizo al participar en el foro “Por una salida social a la emergencia causada por la Covid-19”, donde panelistas de diversos puntos del planeta debatieron la importancia de aplicar una tasa a las grandes fortunas como salida a la crisis que deja la pandemia, en el marco de la campaña regional que organiza Latindadd.

Más adelante, Serafini sostuvo que el trabajo no remunerado que realizan las mujeres latinoamericanas representa más del 20 por ciento del PBI en algunos países y “termina subsidiando el costo del trabajo. Afirmamos esto porque sin el rol de las mujeres que hacen esos trabajos de forma no remunerada, los salarios mínimos deberían ser mucho mayores”.

Por eso, instó a la aplicación de un impuesto a las riquezas que haga más equitativos los sistemas fiscales ya que en los que rigen actualmente, precisó, “son las mujeres las más perjudicadas, porque los impuestos indirectos los pagan las mujeres que son las que administran el dinero en el hogar”.

Su compañero en Latindadd, el sociólogo costarricense Jorge Coronado advirtió que es indispensable financiar el gigantesco déficit que dejará la pandemia con un gravamen a las grandes fortunas: “Se perdieron 500 millones de puestos trabajo en todo el mundo” enfatizó, mientras los “mil millonarios acrecentaron sus ganancias” en el mismo tiempo.

En el mismo sentido, la abogada danesa Tove Maria Ryding de la organización Red Europea sobre Deuda y Desarrollo, Eurodad, precisó que con la pandemia aumentó la deuda de los países y “nos preguntamos quién va a pagar la cuenta del coronavirus, quién pagará la recuperación por la pérdida de trabajo y de los servicios públicos”, por ejemplo.

Asimismo, fustigó a las grandes corporaciones que “han aumentado sus riquezas y llevan tantos años escondiendo sus ganancias” y exhortó a los gobiernos a comprometerse “con el impuesto a la riqueza” para resolver la crisis.

Sobre el ocultamiento del patrimonio de los millonarios y la falta de transparencia al respecto, el doctor en Economía y ejecutivo de la Alianza Global por la Justicia Fiscal, GATJ, Dereje Alemayehu, dijo que es indispensable la cooperación internacional.

“Ningún país puede hacerlo por sí solo, debe haber una solución internacional”, alertó y expuso su anhelo de que se concrete un mecanismo universal de información automática sobre los patrimonios de las personas a nivel Naciones Unidas.

“No podemos esperar que organizaciones como la OCDE resuelvan este problema”, expresó.

El evento estuvo moderado por el argentino Adrián Falco, de la Red de Justicia Fiscal de Latinoamérica y el Caribe, quien remarcó que el déficit tecnológico también es uno de los problemas para que se sepa la verdad de las grandes fortunas y así los más ricos tributen de acuerdo sus patrimonios reales.

El panel fue un espacio de debate sobre la urgencia que los países tienen para crear impuestos a la riqueza y a las grandes fortunas, como un mecanismo para obtener recursos para enfrentar las consecuencias de la pandemia por el COVID 19.

“Se estima que al término de 2020 un total de 45 millones de hombres y mujeres de América Latina y el Caribe que antes de la pandemia no eran pobres, ingresaron a este nuevo año bajo el umbral de la pobreza”, denuncia Latindadd.

Según la organización latinoamericana con un impuesto a la riqueza en la región se podrían recaudar más de 26 mil millones de dólares.

“Este monto podría cubrir el acceso universal a la vacuna contra el Coronavirus, también se podría financiar por completo un bono contra el hambre en personas de extrema pobreza durante 6 meses en todo el continente; o garantizar la cobertura universal de vacunas en la región, que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) evitaría la muerte de 2,5 millones de chicos al año”, concluye el estudio.

Fuente: Latindadd-Fundación Constituyente XXI.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.