Inicio Análisis y Perspectivas Armas nucleares: ¿Es el “Nuevo START” una esperanza para la paz?

Armas nucleares: ¿Es el “Nuevo START” una esperanza para la paz?

301
0
Compartir

[Imagen: Prueba nuclear de noviembre de 1951 en el Sitio de Pruebas de Nevada – el primer ejercicio de campo nuclear de Estados Unidos realizado en tierra (Wikimedia Commons)]

Robert Bechert, Comité por una Internacional de los Trabajadores.

18 de febrero de 2021

El acuerdo conjunto del 26 de enero de la administración Biden con el presidente ruso Vladimir Putin para firmar el “Nuevo START”, una extensión de cinco años del Tratado de Reducción de Armas Estratégicas, fue recibido con cierto alivio.

Tras la retirada de Estados Unidos del Tratado de Misiles Antibalísticos en 2002 y del Tratado de Fuerzas Nucleares Intermedias en 2019, el START era el único acuerdo internacional que quedaba para limitar el número de armas nucleares de Rusia y Estados Unidos, en este caso a 1.550 cada uno.

El Tratado de No Proliferación (TNP), mucho más amplio y firmado originalmente en 1968, es fundamentalmente un acuerdo para no adquirir armas nucleares. Sin embargo, India, Israel y Pakistán nunca se adhirieron al TNP, y todos tienen armas nucleares. Corea del Norte, en proceso de desarrollar armas nucleares viables, se retiró del TNP en 2003. En la actualidad, otros países, como Japón, Corea del Sur y Taiwán, podrían producir armas rápidamente. Se supone que Arabia Saudí, que aparentemente ha financiado el programa de armas nucleares de Pakistán, podría adquirir rápidamente este tipo de armas de Islamabad, especialmente si Irán fuera capaz de producir su propio arsenal nuclear.

Pero cualquier alegría por la ampliación del START se vio atenuada por la comprensión de que las rivalidades y tensiones internacionales son cada vez mayores, especialmente a medida que el ascenso de China desafía el predominio de Estados Unidos. Además de las fricciones en los mares que rodean a China, en los últimos meses se han producido enfrentamientos entre las fuerzas chinas e indias. Cualquier uso inmediato de armas nucleares entre estas dos potencias no es probable. El viejo supuesto de los años sesenta de MAD (Destrucción Mutua Asegurada) -la idea de que un ataque nuclear por parte de una superpotencia sería respondido con un abrumador contraataque nuclear que dejaría a ambas aniquiladas- sigue actuando como freno al uso de armas nucleares.

Sin embargo, la doctrina militar MAD no significa que su uso, especialmente en conflictos regionales, esté completamente descartado. Casi simultáneamente a la ratificación formal del Nuevo START, el Instituto Naval de Estados Unidos publicó un análisis de la situación internacional realizado por el almirante Charles Richard, jefe del Mando Estratégico de Estados Unidos.

Advertencias

Al observar la modernización del ejército ruso y la expansión de las capacidades chinas, el almirante argumentó que “existe una posibilidad real de que una crisis regional con Rusia o China pueda escalar rápidamente a un conflicto con armas nucleares, si perciben que una pérdida convencional amenazaría al régimen o al Estado”. Esto significaba que la “suposición principal” de EE.UU. debía “cambiar… a que el empleo de armas nucleares es una posibilidad muy real, y actuar para afrontar y disuadir esa realidad”. En otras palabras, Estados Unidos no debería descartar el uso de armas nucleares en caso de conflicto con China o Rusia.

El propio Richard fue vago en lo que respecta a las conclusiones prácticas reales y probablemente en esta fase estaba haciendo ruido de sables. Pero, no obstante, estaba diciendo indirectamente que Estados Unidos estaría dispuesto a utilizar armas nucleares. Evidentemente, no quería explicar abiertamente las consecuencias ni repetir el lenguaje de Robert McNamara, entonces Secretario de Defensa demócrata de EEUU, que argumentó en 1965 que la táctica MAD significaba que el ejército estadounidense tenía que ser capaz de “destruir más de un tercio de la población y la mitad de la industria” de la entonces Unión Soviética para evitar un ataque a EEUU.

Pero las rivalidades y los choques de intereses seguirán desarrollándose. Ya vemos elementos de desglobalización y de acortamiento de las líneas de suministro económico a medida que las clases capitalistas nacionales tratan de defender y ampliar sus propios intereses.

Sin embargo, falta mucho para que se materialice cualquier amenaza de guerra mundial. Un factor clave sería la necesidad de las clases dominantes de superar la oposición popular masiva a una guerra que amenazaría el futuro de la humanidad y del planeta. Después de los horrores de la primera guerra mundial, sólo las derrotas del movimiento obrero en Europa en los años 20 y 30, especialmente la aplastante victoria nazi en Alemania, prepararon el camino para la segunda guerra mundial. Hoy en día, la percepción de una amenaza inminente de aniquilación nuclear provocaría poderosas protestas.

Sin embargo, como argumentó el almirante Richard, no se puede descartar el uso de armas nucleares en conflictos regionales, aunque probablemente una amenaza más inmediata sería su uso por parte de uno de los países con armas nucleares más débiles. Pero, sean cuales sean las circunstancias exactas, las repercusiones serían profundas y amenazarían con mayores represalias.

A veces las clases dirigentes toman medidas que perjudican algunos de sus intereses pero que se consideran un precio que vale la pena pagar para mantener su posición más amplia o en una contienda con un rival estratégico. Un pequeño ejemplo actual es que el despliegue de los servicios 5G se ha retrasado en Estados Unidos, Gran Bretaña y otros países por las prohibiciones a la participación de Huawei. A una escala mucho mayor, en la segunda guerra mundial, la única alternativa de la clase dirigente británica a la rendición ante la Alemania nazi fue depender de EE.UU. y finalmente, a regañadientes, aceptar que ya no era la principal potencia mundial.

Aumento de la inestabilidad mundial

El mundo se encuentra en un periodo de creciente inestabilidad, especialmente en África, Asia y Oriente Medio, con conflictos regionales, guerras por poderes, “estados fallidos” y rupturas de estados. Estos continentes, junto con el centro y el sur de América, son testigos de migraciones masivas a causa de la guerra, el hambre, la persecución y el cambio climático, que también repercuten en Estados Unidos y Europa.

Junto a esto, se ha producido un notable aumento del gasto militar, que alcanzó un total mundial de 1.917.000 millones de dólares en 2019 según el Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (SIPRI). Esto supuso un aumento del 3,6% respecto a 2018, la mayor subida anual desde 2010. Los cinco países que más gastaron en 2019, con el 62% del gasto, fueron Estados Unidos, China, India, Rusia y Arabia Saudí.

La “modernización” de los arsenales nucleares lleva tiempo en marcha. Bajo el mandato de Trump, Estados Unidos comenzó el desarrollo de nuevas armas nucleares, Corea del Norte se jacta ahora de tener misiles intercontinentales capaces de golpear a Estados Unidos, mientras que Rusia está desarrollando drones submarinos con armas nucleares.

Es en este contexto que los líderes militares están empezando a discutir de nuevo el posible uso de armas nucleares. Puede que digan que esta planificación “sólo” pretende ser disuasoria, pero en una futura crisis no se puede descartar el uso de armas nucleares. El desarrollo de la tecnología también influye, tanto en el armamento nuclear como en las posibilidades de que las grandes potencias se vean amenazadas por una guerra asimétrica.

Pero el uso de una sola arma nuclear tendría un impacto casi universal en todo el mundo. Las protestas masivas que se produjeron en el período previo a la invasión de Irak liderada por Estados Unidos en 2003 casi palidecerían ante las movilizaciones que se producirían entonces. Al mismo tiempo, dentro de los países combatientes se produciría una polarización entre los que apoyan el ataque o las represalias y los que se horrorizan de que se hayan vuelto a utilizar armas nucleares.

Richard no abordó la cuestión de cuáles serían las consecuencias, tanto militares como políticas, de un “empleo” nuclear incluso “limitado”, un eufemismo muy educado para referirse al uso de armas de destrucción masiva. Tampoco dijo nada sobre lo que seguiría a ese “empleo”. Más bien señaló un giro en el pensamiento militar estadounidense hacia las posibles implicaciones de la creciente tensión entre Estados Unidos y China, y también de una Rusia más asertiva militarmente.

¿Cómo evitar la catástrofe?

En este contexto, ¿qué se puede hacer para evitar nuevas catástrofes? No cabe duda de que continuarán las campañas contra las armas nucleares, aunque los conflictos de este siglo han causado enormes daños tanto con el armamento antiguo como con el moderno, ya que se empieza a ver el impacto de las nuevas tecnologías y, cada vez más, de la guerra cibernética.

Luchar contra las guerras imperialistas y reaccionarias significa luchar contra el sistema que provoca las guerras en esta época, que es el capitalismo. El propio capitalismo tiene sus raíces en la competencia entre capitalistas rivales, tanto en el mercado como entre las clases dominantes que compiten entre sí. El primer movimiento obrero antes de 1914 previó y analizó la inminente guerra mundial y discutió qué hacer al respecto. Sin embargo, las grandes protestas en algunos países contra el inicio de esa guerra no se convirtieron en un movimiento capaz de detenerla y luego, al comenzarla, la abrumadora mayoría de los dirigentes de los partidos socialdemócratas de los países combatientes apoyaron a sus “propias” clases capitalistas en el conflicto.

En su momento se extrajeron muchas lecciones, sobre todo por parte de los revolucionarios, como Lenin, Trotsky y Rosa Luxemburgo, que forman parte de la base del movimiento socialista actual. Lo esencial es que la eliminación de la amenaza de la guerra, en particular de la guerra nuclear, está vinculada a la lucha por sustituir el capitalismo, un sistema que engendra la guerra. Esto no significa renunciar a las protestas contra las guerras individuales o los programas de armamento, sino vincularlas a la necesidad de construir un movimiento socialista que pueda eliminar el capitalismo.

Las crisis en diferentes países y regiones, el aumento de las tensiones internacionales, el renovado impulso armamentístico y la apertura de un nuevo debate sobre el posible uso de armas nucleares, señalan la urgencia de construir las fuerzas que puedan llevar a cabo una transformación socialista. La alternativa es la barbarie.

Para más información y análisis visita nuestra página https://socialismorevolucionario.cl/

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.