Inicio Uncategorized 7 de marzo – “Francia paralizada”

7 de marzo – “Francia paralizada”

45
0

Desde el 19 de enero, seis días de huelgas y manifestaciones nacionales han unido a millones de trabajadores, jóvenes y jubilados en una formidable lucha contra la destrucción de las pensiones. En un mes se plantea la cuestión del cierre total del país. Esta velocidad del rayo muestra el poder del movimiento obrero y de la huelga de masas. Tenemos la posibilidad de humillar al presidente Macron haciéndole retirar su ley de pensiones.

Todavía el 70% de la gente está en contra de la jubilación a los 64 años. Una vez más, Macron ha intentado tomarnos por tontos diciéndonos que “no habíamos entendido” la reforma. Mostrando su desprecio, es él quien no ha entendido la profundidad de la ira y la frustración que impulsa el movimiento. Entonces, cuanto más se expresa el gobierno sobre la reforma, ¡más crece la oposición!

Es una oleada muy política, porque lleva el deseo subyacente de acabar con el reinado de Macron y todos sus trucos sucios. El movimiento tiene como testaferro la reforma de las pensiones, pero lo lleva la ira contra todo el sistema, el que baja los salarios, el que destruye los servicios públicos para transformarlos en mercados y el que sumerge a millones de personas en la miseria.

Las ganancias récord se están acumulando. TotalEnergies ha obtenido 19.000 millones de euros en beneficios, un récord. Exxon ganó 56.000 millones de euros en 2021. Engie obtuvo 5.200 millones de euros en ingresos. Hay suficiente dinero para que los trabajadores puedan jubilarse a los 60 años con 37,5 años de servicio en base a los diez años de mayores ingresos, y para contratar en cualquier lugar donde haya necesidad, para reconstruir los hospitales, invertir en educación, crear transporte público gratuito , y aumentar los salarios ante el aumento del costo de vida!

Es todo esto lo que debe expresarse en la lucha, y lo que es indispensable para ampliar el movimiento. La lucha, las huelgas, los sindicatos deben traducir todo esto en demandas. En nuestros lugares de trabajo y en nuestros lugares de estudio, discutamos nuestras demandas.

La unidad de los sindicatos ha sido una fortaleza desde el principio. Los líderes han sido empujados a la izquierda por el poder de la lucha y la intransigencia de Macron, hasta este llamado, apoyado por seis de cada diez personas, a “bloquear el país” el 7 de marzo. El líder de izquierda Mélenchon y otros también han llamado a los comerciantes a cerrar, a los jóvenes a la huelga y a venir a manifestarse. La jornada de paros y movilizaciones ya se presenta enorme.

¿Cómo ganar?

Todos los sindicatos deben pedir muy seriamente un aumento de la militancia huelguística. Miles de trabajadores se han unido a los sindicatos desde principios de año, por lo que pueden ser verdaderos activistas en lugar de simples miembros. Deberían convocar a todos los delegados y representantes sindicales para hablar con los trabajadores, organizar asambleas en el lugar de trabajo y reuniones en todas partes para discutir las demandas. Y convencer a tantas personas como sea posible para que participen en la próxima huelga. Las demandas específicas en ciertos sectores de trabajo no se oponen a la lucha en conjunto, por el contrario, pueden permitir un debate que involucre a más trabajadores en la lucha. 

A partir del 7 de marzo debería haber piquetes por todas partes, para discutir, para ser visibles, para generalizar la huelga. En París, los piquetes en sectores como la educación van a tener lugar en forma de ‘mesa de café’ frente a las escuelas, un ejemplo en el que podemos inspirarnos: ¡no es necesario estar solo en una fábrica para hacer piquetes! 

Y lo mismo ocurre con los estudiantes, que son rápidamente reprimidos en caso de ‘bloqueo’ policial, pero pueden montar piquetes como filtros de control de carreteras. También es una oportunidad de tener fondos de huelga específicos para los lugares de trabajo para que la pérdida de salario no sea un obstáculo para nadie, especialmente para los trabajadores con salarios bajos. Y en las manifestaciones, marchemos juntos, en contingentes identificados, para mostrar nuestra fuerza colectiva. Hasta ahora las manifestaciones han sido realmente masivas, especialmente en ciudades medianas y pequeñas, pero se han caracterizado por un bajo nivel de organización, con personas que vienen a manifestarse por su cuenta.

Huelgas renovadas

Frente a un Macron intransigente pero frágil, tenemos que subir de velocidad. Tenemos que prepararnos para la posibilidad de que no ceda el 7 de marzo. Algunos sindicatos ya han anunciado nuevas huelgas. Por ejemplo, la RATP (trabajadores del transporte público de París) llama a una movilización al menos el 7 y 8 de marzo; el sindicato ferroviario CGT para un movimiento masivo a partir del 7 de marzo. Esta discusión debe continuar porque las huelgas limitadas a solo 24 horas rara vez han ganado. Las direcciones sindicales ya deben decir: “Si la ley de pensiones no se deroga por completo el 7 de marzo, entonces será el comienzo de una huelga nacional renovada”. Esto debe discutirse abiertamente en las asambleas generales de los huelguistas. 

Hay que aumentar el nivel de organización, discusión y reivindicación de la huelga. Estas son las demandas que la Gauche Révolutionnaire propone discutir para construir y ampliar la lucha:

  • Jubilación total a los 60, 55 cuando sea necesario, después de 37,5 años de servicio 
  • Un aumento inmediato de salarios, que debe seguir al menos a la subida de precios, al menos 300 € inmediatamente para todos
  • Sin ingresos netos por debajo de 1600€ al mes
  • Una reducción masiva de los precios y su posterior congelación
  • Empleo de calidad para todos: recursos masivos para servicios públicos de calidad (salud, educación, transporte público, etc.)
  • Satisfacer las necesidades de todos: expropiación de los capitalistas, nacionalización bajo el control y dirección de los trabajadores 

Fuerza

Un paro total e indefinido no puede darse por la simple exigencia de “retirada de la reforma de pensiones”, aunque sea necesario para obtener dicha retirada. Porque la huelga general es un movimiento político, que plantea una pregunta, que estará en el aire el 7 de marzo: si la clase obrera puede detener a la sociedad, ¿por qué no puede liderarla? Un movimiento de masas plantea esta cuestión de poder: ¿quién dirige la sociedad y en interés de quién? Un movimiento de huelga general por sí solo no traerá todas las respuestas a estas preguntas.

Es también para poder discutir todo esto que los trabajadores necesitan su propio partido, que pueda organizar y unificar nuestro campo, para discutir un programa para realmente deshacerse de los capitalistas y poner fin a esta sociedad explotadora reemplazándolos. con una sociedad socialista democrática.

Sí, tendremos que deshacernos de Macron y toda su manada al servicio de los capitalistas, que son una minoría en la sociedad y sus instituciones, y reemplazarlos por un gobierno obrero nacido de las luchas y organizaciones del movimiento obrero. , de luchadores obreros. “Aquellos de los que nunca se habla y que hacen que Francia funcione todos los días”, dice la diputada de France Insoumise Rachel Kéké.

Este gobierno tendrá que quitar el control de los capitalistas sobre la economía nacionalizando los principales sectores como la energía, la salud, el transporte público, la gran distribución, etc. El control y la gestión democráticos por parte de los trabajadores satisfarán las necesidades de todos, no sólo las ganancias de unos pocos. ¡Basta de capitalismo y gobiernos al estilo Macron, luchemos por el socialismo!

Artículo anteriorIsrael/Palestina – Relato en primera persona del progrom de Huwara
Artículo siguiente¿Es errada la gestión económica de la Revolución Bolivariana?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.