Open top menu
Venezuela. Migrantes, la doble cara del capitalismo. Artículo de G. Colotti

Venezuela. Migrantes, la doble cara del capitalismo. Artículo de G. Colotti

Venezuela. Migrantes, la doble cara del capitalismo (G. Colotti)

Maduro es una bestia”. Textual. Se expresa con tanta “sutileza” contra un jefe de Estado, el ex alcalde de Lima, Ricardo Belmont, quien se propone de nuevo para gobernar la capital peruana con el apoyo de Perú Libre: un partido de orientación socialista, afiliado al Foro de San Paulo que se declara internacionalista …

La señora Milagros Leiva, quién dirige el programa de ATV noticias, Edición Matinal, lo presiona para que declare sobre la “emergencia” de los migrantes venezolanos. Leiva es una Patricia Poleo en formato peruano, que no hace el menor esfuerzo para parecer creíble en su trabajo.

Pocos días antes de ser invitado a la televisión, Belmont había sido maltratado por un “refugiado” venezolano, que lo había acusado de xenofobia: por declarar que en Perú no faltan los pobres, los desamparados y los desnutridos a quien se debe prestar atención, antes de dedicarse cuerpo y alma a quienes aterrizan en el país con zapatos de marca.

“Que se defiendan ellos mismos”, apenas ha logrado decir el candidato a la alcaldía, sin poder argumentar ni siquiera una de sus pocas y muy confusas ideas al respecto, como la de pedir por qué no se deberían ayudar también a “los negritos”.

“¿Cómo puedes reaccionar así? ¡Esas personas están huyendo de una dictadura sangrienta! “, ladró Leiva, presionando al ex alcalde para que exprese su juicio sobre el presidente venezolano.

Los grandes medios peruanos acusan a Belmont de estar “financiado por Maduro” y, como es costumbre, el socialismo bolivariano es usado como fantasma para tener alejados a los electores de un voto verdaderamente alternativo al desastre provocado en los otros países neoliberales de América Latina.

El asunto de los “prófugos” venezolanos tiene por lo menos dos objetivos: distraer a las clases populares de los problemas internos, de las devastantes políticas impuestas por los gobiernos del llamado “grupo de Lima” y augmentar el asedio – también militar – alrededor de Venezuela.

Para quién quisiera acceder a fuentes directas, basta ver en la red los programas de la mencionada ATV, que ciertamente no es la única a difundir una vergonzosa propaganda contra el gobierno bolivariano. A las transmisiones son invitados legiones de llorones y lambiscones huídos, que cuentan historias de “tortura” y de miseria y alaban las maravillas de la acogida peruana, colombiana o brasileña. Una combinación de asalariados, que exuda mentiras con cada gesto. Naturalmente está el empresario, el opositor “torturado”, está el jóven profesional que se jacta de su curriculum de estudios olvidando que ha estudiado gratis gracias a la revolución bolivariana, y está la infaltable aspirante a actriz en busca de escenario.

Un modelo que desde hace tiempo vemos también propagarse en Italia, desde el más reciente en la persona de una tal señorita Rodríguez “ modelo y showgirl”. Luego de haber mostrado sus dotes posando para el calendario incluído en la revista For Men, entre una aparición y otra ha decidido de demostrar que tiene “cojones a más de tetas”. Y así, la vemos transformada en “periodista” en el programa TV de Las Hienas (Le Iene), transmitido “desde el infierno venezolano”, donde la familia de Rodríguez vive tranquila, y según parece muy molesta por las misiones de la hija, siendo de mayoría chavista. En la política – espectáculo, todo va bien.

Quién haría entrar a un inmigrante sin pasaporte? Nadie, ciertamente, en Europa, y mucho menos como estan las cosas. Quién está dispuesto a dar fondos para ayudar a los migrantes? Muy pocos. Mucho menos Trump, que prefiere gastarlos para construír muros hasta sin precuparse del monto si se trata de financiar los “derechos humanos” en Cuba, en Venezuela, en Nicaragua o en Bolivia.

En Italia, se bloquea a los migrantes en el mar, y sinembargo, desde la derecha como desde “centro-izquierda”, se indignan por la “emergencia humanitaria” provocada por el flujo de migrantes venezolanos en las fronteras. Se considera normal que entren sin pasaporte, y hasta fuera de las normas previstas por la Comunidad Andina. Se considera normal que en países como el Perú, donde el tráfico de menores es una plaga reconocida, entren niños sin documentos.

A pedirlo son ongs financiadas por Washington y dirigidas por personajes de oposición profugos de la justicia. A dirigir la ong Unión Venezolana en Perú, está justamente, el prófugo Oscar Pérez. Le da una mano también la Plataforma Somos Diaspora, que contribuye con su parte de basura para alimentar a los medios occidentales.

“El regreso de los venezolanos es parte de un show bien orquestado por Nicolás Maduro” ha declarado Oscar Pérez. Se refería al retorno a la patria de más de un centenar de venezolanos, la mayoría de clase media, que el gobierno bolivariano ha hecho regresar a Venezuela con un avión específico. Personas que se han cansado del “sueño capitalista”, y que han declarado haber sido deslumbrados por la propaganda, para luego encontrarse en un país en el que los derechos del trabajo son pisoteados y donde se trabaja incansablemente desde la mañana hasta la noche por pocos dólares.

La realidad que se vive en los países capitalistas, donde la cuestión de los migrantes es usada para esconder el fracaso de un modelo que roba y destruye para el beneficio de pocos. Un modelo fracasado en ambas recetas, sea en salsa conservadora que en salsa liberal. Un modelo que, luego de la crisis del 2008 – una crisis no sólo financiera, sino estructural – muestra la lucha entre tiburones de los varios sectores capitalistas frente al fracaso.

En Italia, una izquierda desencarnada y sometida al gran capital internacional, no ha sabido aprovechar la crisis, prefiriendo cumplir proezas para salvar el dinero de los banqueros. Ha dejado así albergar impulsos primarios, sobrepasados por la derecha xenófoba, y favorecidos por el surgimiento de protestas corporativas sin dirección de clase, ahora sentadas en un gobierno que no pone en discusión nada de sustancial. Desde entonces hasta hoy, continúa a ser como en el juego de las tres cartas, en el que gana siempre el mismo: quien posee el mazo de la baraja.

Ahora, aquel mismo campo liberal de inspiración “obamista”, que huye como la peste de la lucha de clases y que ha llevado al fracaso trata de sobrepasar un frente contra la xenofobia: en nombre de la defensa de los “derechos civiles”, y la ostentación de buenos sentimiento hacia los migrantes. De una parte la intención xenófoba de “legalizar el fascismo”, de la otra la de legalizar la hipocresía?

La crisis de un capitalismo no reformable se evidencia en la crisis profunda de la democracia burgués: que es representativa sólo de nombre y vertical en los hechos, lista a desatender las decisiones del “pueblo soberano” cuando van en contra de los intereses del “sistema”.

En Venezuela, la crisis de la democracia representativa – que ha gobernado el país por cuarenta años en la IV Republica – ha producido la victoria de Hugo Chávez: es decir aquella de una alianza bolivariana que, reivindicando con fuerza el socialismo, ha puesto fuertemente en causa las relaciones de propiedad. Un punto ineludible para regresar a ejercitar hegemonía.

Geraldina Colotti

Traducción Gabriela Pereira

Fuente FarodiRoma, Italia

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: