Open top menu
TODO INDICA QUE LA ADMINISTRACIÓN TRUMP, ESTÁ PREPARADA PARA LLEVAR A CABO UN “ATAQUE PREVENTIVO CON ARMAS CONVENCIONALES” EN COREA DEL NORTE.

TODO INDICA QUE LA ADMINISTRACIÓN TRUMP, ESTÁ PREPARADA PARA LLEVAR A CABO UN “ATAQUE PREVENTIVO CON ARMAS CONVENCIONALES” EN COREA DEL NORTE.

TODO INDICA QUE LA ADMINISTRACIÓN TRUMP, ESTÁ PREPARADA PARA LLEVAR A CABO UN “ATAQUE PREVENTIVO CON ARMAS CONVENCIONALES” EN COREA DEL NORTE.
Diego Carmoni
Los medios de comunicación presentan imágenes de satélite que supuestamente muestran que el régimen norcoreano está en las etapas avanzadas de preparación para un ensayo nuclear en el sitio Punggye-ri, cerca de la frontera con China y Rusia. El régimen de Corea del Norte esta este fin de semana celebrando el cumpleaños de su fundador, Kim Il-sung, con importantes eventos. Tales ocasiones han sido marcadas en el pasado por pruebas de misiles de largo alcance o la detonación de un dispositivo nuclear.
El ministro chino de Relaciones Exteriores, Wang Yi, apeló ayer a la administración Trump para que se alejara de sus amenazas y preparativos para desencadenar un ataque militar contra Corea del Norte. Reflejando la tremenda ansiedad dentro de la élite gobernante china de una guerra catastrófica en su frontera norte, declaró: “Uno tiene la sensación de que un conflicto podría estallar en cualquier momento”.
Yi continuó: “Pedimos a todas las partes que se abstengan de provocar y amenazarse mutuamente, ya sea en palabras o acciones, y no dejar que la situación llegue a una etapa irreversible e inmanejable”.
El gobierno ruso agregó sus advertencias. El portavoz Dmitry Peskov declaró ayer: “Moscú está observando con gran preocupación la escalada de las tensiones en la Península Coreana. Hacemos un llamamiento a la contención de todos los países y les advertimos a los países que no emprendan acciones que puedan consistir en pasos provocativos.”
El lanzamiento de un arma de artillería de explosión masiva (MOAB) en una supuesta red de cavernas en Afganistán, no sólo tenía como objetivo probar la efectividad de la bomba, sino para demostrar que el ejército estadounidense no necesita usar armas nucleares para atacar  bunkers  subterráneos.
Trump declaró el jueves tras el lanzamiento del MOAB: “No sé si esto envía un mensaje a Corea del Norte. No importa si lo hace o no. “Corea del Norte, declaró,” es un problema, un problema que será resuelto. “
El ejército estadounidense ha posicionado todas las fuerzas que necesarias para llevar a cabo un golpe militar masivo contra Corea del Norte y luego emprender la guerra a gran escala que tal acción probablemente desencadenaría.
Cientos de miles de tropas surcoreanas, y unos 30.000 estadounidenses, están en un estado de alta preparación, utilizando los ejercicios militares anuales de Eagle Foal como la tapadera para sus preparativos. Entre las unidades estadounidenses en Corea del Sur está el escuadrón de asesinato de élite que mató a Osama bin Laden en 2011. Las incursiones de “decapitación” para asesinar al dictador norteamericano Kim Jong-un y a otras figuras del régimen son parte oficial de la planificación militar estadounidense.
Destructores navales y un número desconocido de submarinos nucleares se ciernen en la costa coreana, armados con los mismos misiles de crucero Tomahawk usados ​​para atacar una base aérea siria hace una semana. El portaaviones Carl Vinson y su grupo de ataque han sido enviados para unirse a ellos. Decenas de aviones de ataque estadounidenses están basados ​​en aeródromos en Japón y Corea del Sur, mientras que los bombarderos estratégicos B-1 están operando desde Guam, donde el gobierno de Obama los desplegó el año pasado. Un escuadrón de 12 F-22 “Stealth” combatientes se movió en silencio en febrero al norte de Australia, desde donde podrían desplegar rápidamente a la península.
Además de Corea del Sur, otros aliados estadounidenses se han unido a los preparativos bélicos. El gobierno del primer ministro japonés, Shinzo Abe, ordenó a varios destructores que se unieran al grupo de batalla del portaaviones Carl Vinson. Tokio utiliza el pretexto de la “autodefensa colectiva”, un concepto que Abe empujó al parlamento japonés en 2015 para superar la prohibición constitucional de operaciones militares agresivas del país después de la Segunda Guerra Mundial.
La principal base de interceptación de satélites y comunicaciones de EE.UU. y Australia en Pine Gap, en el centro de Australia, habrían sido instruida para centrar su atención en Corea del Norte, identificando y elaborando listas de posibles ataques estadounidenses. Al menos un buque de guerra australiano fue despachado a principios de abril para operaciones ostensiblemente rutinarias en Asia.
En caso de que Corea del Norte intente tomar represalias a un ataque estadounidense disparando misiles con armas nucleares a Corea del Sur, Japón, Guam o en otros lugares, Estados Unidos confía en el sistema de defensa de área de alta altitud terminal (THAAD) que fue instalado en Corea del Sur para derribarlos. Incluso si el Norte no toma represalias con armas nucleares, Seúl, la capital surcoreana con una población de más de 10 millones de habitantes, está dentro del alcance de unas 10.000 piezas de artillería norcoreanas.
Después de 25 años de continua guerra e intrigas por parte del imperialismo estadounidense, los acontecimientos de la semana, incuestionablemente marcan un cambio cualitativo. Aun cuando Washington aumenta dramáticamente las tensiones con Rusia y amenaza con nuevos ataques en Siria, está activamente planeando acciones en el noreste de Asia que podrían resultar en un choque directo con China. Desde la época de la Guerra de Corea de 1950-53, Pekín ha considerado al estado estalinista en el Norte como un amortiguador esencial entre sus propias fronteras y las fuerzas estadounidenses en el Sur.
El régimen chino entiende que el verdadero motivo detrás de la campaña de guerra contra Corea del Norte es la determinación de la élite gobernante estadounidense, para impedir que China se convierta en un centro estratégico y económico rival de poder en Asia.
La respuesta de China a la perspectiva de un ataque estadounidense contra Corea del Norte es uno de los aspectos más impredecibles de la situación.
Editoriales y comentarios en publicaciones estatales como el Global Times y el Diario del Pueblo indican que el presidente chino Xi Jinping y el ejército chino están, al menos, considerando su propia intervención en Corea del Norte. Un editorial de Global Times del 10 de abril declaró sin rodeos que, bajo ciertas condiciones, el “Ejército Popular de Liberación (PLA) lanzará ataques a las instalaciones nucleares de Corea del Norte por su cuenta”.
El 13 de abril otro editorial de Global Times aconsejó a Corea del Norte abandonar su programa de armas nucleares. Afirmó: “Incluso si los Estados Unidos no lanzan ataques militares contra la Republica Popular De Coreas (RPDC), las sanciones a largo plazo no son algo que la RPDC pueda soportar. La RPDC podría convertirse en el país más aislado del mundo y está casi “totalmente bloqueada”. Ningún país moderno puede sobrevivir de esta manera. “China, declaró, podría proporcionar toda la protección que Corea del Norte necesitaba.
Beijing ha intensificado la presión económica sobre Pyongyang, cancelando todas las compras de carbón de Corea del Norte, una de las pocas exportaciones y fuentes de divisas del país. Los buques norcoreanos fueron rechazados esta semana desde los puertos chinos.
Mientras que el gobierno chino ha descartado como “fabulaciones” los informes que unos 150.000 soldados chinos están acumulando en la frontera norcoreana, tales afirmaciones continúan filtrándose.
Lo cierto es que la vida de decenas de millones de personas está en riesgo debido a los intentos despiadados y cada vez más imprudentes del imperialismo norteamericano de mantener su menguante dominio global.
El despliegue militar de la mayor arma no nuclear en su arsenal en la frontera entre Afganistán y Pakistán es un crimen contra la humanidad, al lanzar la monstruosa arma MOAB para su uso en Afganistán. No hay una justificación táctica inmediata, mucho menos estratégica, para utilizar un arma tan masiva contra una banda pequeña y pobremente armada de guerrillas islámicas – un grupo de Pakistán que simplemente aprobó el logotipo de ISIS. En cambio, el ataque tiene todas las características de una calculada demostración del poderío militar estadounidense, el más aterrador que podría ser escenario de un ataque nuclear.
El bombardeo se produjo apenas una semana después de que Washington realizara un acto desnudo de agresión militar contra Siria, disparando 59 misiles de crucero en una base aérea del gobierno y matando al menos a 15 sirios, la mayoría civiles. Donald Trump justifica esto ataques con palabrerías sobre los “derechos humanos” y como opositor del “terrorismo” Esto es una hipocresía, una vez más, el imperialismo estadounidense ha demostrado al mundo que no está respetando el derecho internacional y mucho menos la moralidad. Sus acciones violentas y depredadoras en el escenario mundial son una expresión directa del carácter criminal y parasitario de la clase dominante capitalista estadounidense, personificada en la repugnante figura de Donald Trump.
Esta última atrocidad se produce quince años y medio después de que Estados Unidos invadió Afganistán, derrocando al gobierno talibán, instalando su propio régimen títere y llevando a cabo una sangrienta guerra y ocupación desde entonces. Según cálculos conservadores, el número de muertos en el país desde 2001 es de unos 200.000, con cientos de miles de heridos y millones de refugiados. Desde el principio, el propósito de esta intervención fue subyugar al pueblo afgano a la dominación semi-colonial americana y al impulso del imperialismo estadounidense para afirmar su hegemonía sobre la rica región en energía de Asia Central.
Setenta y dos años después de la destrucción de Hiroshima y Nagasaki, el imperialismo americano ha demostrado una vez más que es la fuerza más cruel y criminal del planeta. La única estrategia efectiva contra los preparativos de guerra, es que tenemos que reconocer que debemos deshacernos del sistema en el que la codicia individual genera masacres por millones. La cuestión para la humanidad sigue siendo la misma que la planteada por los socialistas a principios del siglo pasado: socialismo o barbarie. La historia nunca se detiene y no hay una tercera vía.

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: