Open top menu
“superarán otros hombres  este momento gris y amargo, …

“superarán otros hombres este momento gris y amargo, …

ORGANIZACIÓN DE IZQUIERDA CRISTIANA DE CHILE
Coordinación Política Nacional.

Santiago, 24 de octubre de 2019.

Al pueblo de Chile

Hemos dicho que la demanda social surge como producto de la aplicación de un modelo económico neoliberal llevado al paroxismo, donde los indicadores de calidad de vida, incluso los más conservadores, no están considerados, como tampoco los asociados a la protección y uso racional de los recursos naturales. Compartimos la historia de violencia sistémica del estado chileno sobre las personas. En estos días ambas verdades
han quedado de manifiesto.
Considerando el discurso del presidente, podemos constatar que la miopía y la sordera de las elites económico-políticas dominantes, no les permite percibir el nivel de descontento y la desesperanza del pueblo frente un sistema económico social que se impuso violentamente en la dictadura y que en los treinta años siguientes ha sido no solo validado, sino sostenido y mejorado. En mayor o menor grado la responsabilidad es
compartida por los partidos políticos que terminaron aceptando que la democracia se limita al voto y que su finalidad es lograr posiciones de poder en el sistema de administración formal del estado y actuaron en detrimento de quienes confiaron en ellos.
Entonces podemos suponer que producto de las manifestaciones sociales, ahora las demandas parecen haber sido escuchadas. Al menos así ha sido refrendado por variados personeros de gobierno. Entonces la pregunta surge sin mucho esfuerzo.
¿Hacia quien estaba dirigidas las “respuestas” del proyecto político y la gestión económica del gobierno? La respuesta es obvia: no para satisfacer las necesidades sociales de la mayoría del pueblo de Chile sino en función del interés de la minoría oligarca y sus vasallos.
Lamentablemente, para “las nuevas preguntas” el gobierno ha respondido con las mismas y viejas recetas políticas:
seguridad de las personas”.
b) Insistir con una serie de medidas económicas que, si bien se orientan a impactar a los sectores más precarios de la sociedad, serán implementadas con subvenciones del estado y bajo los mismos principios económico neoliberales, que han incrementado de manera aberrante las desigualdades sociales y la precariedad en sectores mayoritarios
de la sociedad. Esto es entregar más recursos a los mismos administradores del negocio.
No hay incoherencia ideológica en estas propuestas, basta completar la frase central del discurso del presidente con “que un problema es también una oportunidad económica”.

¿Cómo se puede esperar entonces que estas propuestas gubernamentales y el apuro del poder legislativo por promulgar las leyes relacionadas, conduzcan a una sociedad con paz social?
Tampoco, muchos temas altamente demandados y explicitados en la protesta fueron tocados en este discurso.
Lo que no quieren comprender las elites es que administran, sostienen y se mantienen en un estado cuyas instituciones han dejado de ser creíbles y que las letras de Mario Benedetti “cuando creíamos tener todas las respuestas, de pronto nos cambiaron todas las preguntas”, se entienden y se conjugarán de otras formas por la sociedad en las formas de desobediencia civil necesarias, porque el modelo de sociedad neoliberal
imperante, no fue ideológicamente concebido para dar respuestas a “estas nuevas preguntas”.
El pueblo de Chile, se organiza y construye las organizaciones sociales que requiere y por este camino, en el cual participaremos como uno más, encontraremos las formas adecuadas para construir desde sí y para sí, una nueva carta constitucional, incluyente de los diferentes pueblos que compartimos esta larga y angosta franja de tierra, de las
diferentes realidades territoriales y de las múltiples formas en que se puede desarrollar una vida en Comunidad, donde se reconozca explícitamente que la materialidad otorgada por el medio ambiente, es la condición basal de la felicidad humana y que por tanto los recursos naturales no puede seguir apropiados por oligarquías económicas y
políticas.
En este contexto de protesta social, la izquierda cristiana cumple 48 años, sintiendo que aquellas palabras que en un momento nos sonaron lejanas, “superarán otros hombres este momento gris y amargo, … mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor”, ahora resultan promisorias y esperanzadoras.

Coordinación Nacional
Izquierda Cristiana de Chile

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: