Open top menu
Notas sobre las Perspectivas para Chile

Notas sobre las Perspectivas para Chile

Pedro Albornoz, Celso Calfullan y Patricio Guzmán

La Crisis de la elite chilena.

El año 2016 nos ha demostrado que el sistema con el que ha gobernado a Chile los últimos 26 años se agotó, el laboratorio neoliberal “exitoso” empezó a hacer agua por todos lados.

El sistema de salud y educación neoliberales están prácticamente quebrados y sumidos en una profunda crisis que cada día que pasa se agrava más, como lo indican  las luchas de los últimos 10 años.

La constitución de 1980, ya no resiste más, a pesar de todos los parches que le pusieron los gobiernos supuestamente democráticos de la Concertación, la constitución de la dictadura es rechazada mayoritariamente por amplios sectores de la población.

Los mismo pasa con el sistema privado de pensiones impuesto por la dictadura, las Administradoras de Fondos de Pensiones, AFP, este sistema hace agua por todos lados y los trabajadores mayoritariamente exigen poner fin a este infame sistema.

Las perspectivas económicas para Chile.

Crisis económica.

Después de un largo periodo de relativo crecimiento económico y estabilidad política, desde el fin de la dictadura, vinculado al boom del precio de las materias primas, Chile ha vuelto a entrar en una etapa de crisis económica y de turbulencias sociales y políticas. El trasfondo de esta nueva etapa es la agudización del impacto de la crisis internacional del capitalismo sobre países como el nuestro, esto es consecuencia de la desaceleración de la economía China, pero esto a su vez refleja los limites estructurales del capitalismo dependiente y periférico como es el caso de Chile.

Lo que mejor refleja esta crisis son las palabras del Presidente Ejecutivo de Codelco, Nelson Pizarro cuando dijo  “No hay plata, viejo, entiéndeme no hay un puto Peso”.

Desde el último semestre del gobierno de Sebastián Piñera la economía chilena entró en un curso de bajo crecimiento y crecimiento del desempleo o del empleo precario.  Todo indica que estas tendencias persistirán en 2017.

Durante años Chile tuvo el mayor crecimiento de las economías latinoamericanas, sirvió de laboratorio de experiencias neoliberales y vitrina para el impulso de las contrarreformas en el mundo.

Los siguientes son las cifras del crecimiento medido por la variación anual del PIB,

En 2009,  el PIB disminuyó -1,0 %, fue el año de mayor impacto de la Gran Recesión global.

Un “veranito de San Juan”.

El año 2010, el PIB creció 5,8 %. Asume el gobierno la derecha, Sebastián Piñera, desde este año y hasta la primera mitad de 2013, la economía chilena, al igual que las otras llamadas “emergentes” en el mundo, se beneficiaron del relanzamiento del crecimiento de la economía de China.

El año 2011, el PIB creció 5,8%

El año 2012, el PIB creció 5,5%

El año 2013, el PIB creció 4,0%

Gobierno de Bachelet, se contrae fuertemente el crecimiento.

El periodo del gobierno de Michelle Bachelet ha sido de contracción del crecimiento.

El año 2014, el PIB creció 1,9% (asume el gobierno Michelle Bachelet)

El año 2015, el PIB creció 2,3%

El año 2016, el PIB creció 1,5% (estimación preliminar del Banco Central en diciembre 2016)

Esto hay que atribuirlo a la caída internacional de la materias primas, especialmente por el precio del Cobre, impactado por las dificultades de la economía de China, la disminución del dinamismo del consumo interno, cuya fortaleza ha estado muy ligada al persistente endeudamiento de la población chilena, y  la caída de las inversiones. Hacia el último trimestre de 2016 el precio del cobre dejó de disminuir persistentemente, e incluso mejoró levemente, sin embargo hasta ahora eso no fue suficiente para provocar un cambio de las tendencias recesivas y de bajo crecimiento.

La economía chilena tiene características que conspiran desde dentro del modelo mismo de acumulación contra la persistencia de un crecimiento que eventualmente  lleve al país al desarrollo. Es una economía oligopólica de grandes grupos económicos, de fuerte depredación de recursos naturales, con la productividad básicamente estancada desde el 2.000 a excepción de sectores extractivos de punta, con  una concentración grosera de la riqueza y el poder.  Es una economía de base extractivista exportadora, en primer lugar de minería del cobre, y de servicios, mientras la base manufacturera ha quedado relevada a un lugar empequeñecido. Los salarios promedio son muy bajos, las pensiones peores.

Crece el empleo precario.

Al menos la mitad del empleo es precario y por cuenta propia. Los sindicatos están estructuralmente debilitados,  y con poca por no decir nula, capacidad de negociación.

Es conocida la importancia de la construcción, que genera mucho empleo directo, y también en otros sectores. Sin embargo, El Mercurio informó que “Un negativo panorama prevé la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) para el sector el próximo año, luego de cerrar un 2016 en rojo. Así al menos dan cuenta las proyecciones que entregó el gremio este martes, las que proyectan que la inversión en construcción cerraría 2016 con una caída de 0,2% en doce meses, mientras que en 2017 registraría un retroceso de 0,1% en comparación con el presente año. A ello se suma un alza hasta el 10% (actualmente en 8,8%) del desempleo en el sector construcción y de la baja de la calidad del trabajo, lo que se ve reflejado en significativo incremento de trabajadores por cuenta propia.”

Nivel de endeudamiento.

La Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras, informó que:

“La deuda total de los 5 millones de deudores que incluye este estudio aumentó en un 7,4% real entre junio de 2015 y junio de 2016.

El 40% de los endeudados tiene ingresos mensuales menores a $500 mil”  .

El persistente bajo crecimiento combinado con el malestar público que tuvo hitos como los movimientos de protestas regionales,  el gran levantamiento estudiantil en 2011, pero especialmente por las masivas protestas del movimiento NO + AFP en el segundo semestre de 2016, han asestado un golpe profundo a los propagandistas neoliberales.  Decimos especialmente este último porque por primera vez desde el fin de la dictadura es un movimiento nacional y masivo que moviliza a la clase trabajadora y otros sectores populares, e incluso de clase media.

Aunque varios organismos como el Banco Mundial, el FMI o el Banco Central que estiman el crecimiento futuro esperado, han reducido en varias ocasiones las perspectivas de crecimiento de la economía nacional para 2017 y 2018, siguen con su tradicional optimismo  esperando mejores resultados en los próximos años . El Banco Central informó su última estimación de crecimiento del PIB para el año 2017 en un rango entre 1,5% a 2,5%.

En resumen debemos esperar el 2017, nuevamente un  año de bajo crecimiento, y dificultades económicas, especialmente para las endeudadas familias chilenas.

La corrupción generalizada de la casta política.

Los casos de financiamiento irregular de la política, los casos que salieron a la luz con Penta y Soquimich, dejaron en claro que lo todo el mundo sospechaba, la casta política chilena estaba completamente corrompida y controlada por el empresariado chileno, algo que terminó con el desplome de la elite dominante, junto con la indignación generalizada de la población, como queda demostrado en todas las encuestas, en el bajo apoyo al gobierno, bajo apoyo a la Nueva Mayoría, bajo apoyo a Chile Vamos, la supuesta oposición al actual gobierno. Todas las instituciones del Estado, completamente desprestigiadas, el Gobierno, el Parlamento, los Tribunales de Justicia, la Iglesia y un largo etcétera.

El duopolio neoliberal está completamente desgastado.

Ya está claro que ni la Nueva Mayoría, ni Chile Vamos son una real alternativa para amplios sectores de la población, pero mientras no surja una alternativa seguiremos viendo su alternancia en el poder, que cada vez se parece más al juego de las sillas musicales, que a reales alternativas políticas entre ellos.

Elecciones Municipales o la derrota de la casta política.

Dos tercios de los electores (65%) no fueron a votar, supuestamente ganó Chile Vamos (oposición) pero con menos votos que cuando perdió en el año 2012,  esto ya no tiene mucho que ver con el “no estoy ni ahí”, esta abstención se da en un nuevo periodo, donde hemos visto luchas importantes, marchas masivas de los estudiantes desde el año 2011 y lo que es más importante, este año entraron a la lucha los trabajadores, a través del Movimiento NO + AFP, los batallones pesados de la clase trabajadora.

El resultado de las elecciones municipales vino a agudizar aun más la crisis al interior de la Nueva Mayoría, salieron más abiertamente la disputa entre la DC y el PC, entre el PS y el PPD,  por que parte de la torta le toca a cada uno, Carolina Goic, presidenta de la DC, recordó que el PC sacó apenas un 1,6% de la votación en concejales, para terminar diciendo que el PC esta sobre representado con los seis diputados que hoy tiene en el Parlamento y que están siendo subvencionados por el resto de los partidos de la Nueva Mayoría.

El Partido Comunista empieza a pagar los costos de su entrada a la Nueva Mayoría.

El PC a perdido todas las Federaciones de Estudiantes, perdió las elecciones en la CUT, pero el golpe más duro que han recibido es perder ahora en noviembre el Colegio de Profesores, justo un mes después de las elecciones municipales, donde perdieron más de 100 mil votos, claramente son los que están pagando los costos más altos de las políticas llevadas a cabo por el gobierno de la nueva Mayoría.

En todo caso estas son buenas noticias para los sectores que hoy están luchando para realizar cambios, cada vez más el PC pierde su capacidad de frenar las luchas de los estudiantes y trabajadores.

La lucha de los trabajadores va al alza.

La entrada en la lucha del Movimiento NO + AFP, marca el inicio de la entrada de los trabajadores y sus sindicatos en la lucha por cambiar las cosas en este país, dos marchas multitudinarias y un llamado a un Paro-Protesta más que exitosos, nos demuestra que los trabajadores empiezan a movilizarse para producir los cambios que este país necesita.

La falta de una alternativa política de clase.

El rechazo hacia el Partido Socialista y Comunista, quedo demostrado en las marchas NO + AFP, donde fueron sacados de mala manera de estas marchas, para las nuevas generaciones estos partido ya no son un referente.

Por otro lado todavía no existe una alternativa política  la cual se puedan dirigir los miles de indignados y cabreados con el actual modelo, la dispersión sigue siendo la triste realidad de la izquierda, que hoy se encuentra dividida en miles de pequeños colectivos.

Aunque empieza a haber un fuerte sentimiento PRO-UNIDAD en amplios sectores de la izquierda, que dado los malos resultados en la última elección municipal, junto al ejemplo de un experimento de unidad exitoso en Valparaíso que resultó triunfante, ayudó a este sentimiento pro-unidad que tenemos en este momento, en varios sectores están surgiendo iniciativas por lograr la unidad a nivel territorial.

Movimiento NO + AFP,  Frente Unitario o Frente Amplio.

Los que somos parte del Movimiento NO + AFP, debemos apuntar a convertir este movimiento, en un movimiento político que apunte a terminar no solo con las AFP, sino que con todo este podrido sistema.

Es evidente también que debemos apuntar a lograr la unidad del movimiento NO + AFP, con todos aquellos que hoy están buscando lograr una unidad más amplia de los sectores de izquierda en esta idea de crear frente unitario o frentes amplio.

La unidad entre estos dos sectores seria clave entendiendo que el Frente Amplio está integrado fundamentalmente por orgánicas que surgieron desde el movimiento estudiantil del año 2011, algunos analistas los han definido como jóvenes de la elite, ABC1, con muy poca inserción en los sectores populares, algo que el Movimiento NO + AFP, si tiene dado que surge de la iniciativa de algunos sindicatos y esta insertado en el mundo popular, en las poblaciones donde viven los trabajadores chilenos.

Si se logra la unidad entre estos dos sectores, podría ser un gran impulso para construir una alternativa política de los trabajadores y todos los sectores anti-capitalistas.

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

A %d blogueros les gusta esto: