Open top menu
NICARAGUA Y LA IZQUIERDA DESAPARECIDA  por Fabrizio Casari

NICARAGUA Y LA IZQUIERDA DESAPARECIDA por Fabrizio Casari

NICARAGUA Y LA IZQUIERDA DESAPARECIDA
por Fabrizio Casari

El intento de golpe en Nicaragua ha fracasado. Un resultado predecible, dada la correlación de fuerzas entre la gran mayoría de la población, que apoya al gobierno, y el amplio espectro de la derecha golpista, alimentada con el dinero de Washington, el apoyo de los aliados europeos y sudamericanos y hasta de los llamados “progresistas” europeos y los “liberals” norteamericanos. Pero, mientras en la existencia de estos últimos solo creen los primeros, los izquierdosos de Europa existen y, como una falange, se han lanzado sin dudar contra el gobierno sandinista. ¿Pero cuáles serían las fechorías del gobierno liderado por el Comandante Daniel Ortega?

El gobierno sandinista ha producido el más impresionante e incisivo proceso de modernización del país y, en medio de una economía social de mercado, lo ha hecho en un sentido socialista, dirigiéndolo hacia la distribución equitativa de los recursos.

Se ha concebido un modelo de inclusión social, con un sistema de bienestar cuyas características sobresalientes son el suministro de servicios gratuitos esenciales en todos los niveles. Salud, educación, pensiones, transporte, vivienda, aumentos salariales, préstamos subsidiados a familias, cooperativas y pequeñas empresas.

En los últimos años, el PIB ha crecido entre un 4% y un 5% anual y se ha alcanzado un fuerte aumento en las reservas monetarias. Nicaragua es un país pobre, por supuesto, pero las políticas gubernamentales luchan contra la pobreza y no contra los pobres. Los datos? Entre 2015 y 2016, la pobreza se redujo del 43% al 29%, mientras que la pobreza extrema se redujo de 17,2 a 8,3, gracias a una política económica que vio el 55% del gasto nacional para la reducción adicional de la pobreza a través de programas de inversión pública.

Entre 2012 y 2016, hubo un aumento del 40% en el gasto social, con $ 2,715 millones empleados en inversión pública. Estos incluyen 805 millones de dólares para la mejora de los sistemas de tráfico aéreo y terrestre, 145 para salud pública, 423 para electricidad, 254 para agua y su saneamiento y 107 para educación. ¿Son estas metas típicas de los regímenes dictatoriales?

Nicaragua ha sido galardonada por la FAO por estar entre los primeros países del mundo en lograr los “Objetivos del Milenio” para la reducción de la pobreza y la desigualdad (datos también certificados por el Banco Mundial y el FMI). Por lo tanto es, el sandinista, un modelo que ha mantenido juntos al crecimiento del PIB una fuerte reducción de la pobreza, vinculando el crecimiento macroeconómico con el del tejido social. Y qué de las políticas descritas anteriormente ofende tanto a la llamada “izquierda”?

La reorganización sistémica de la capacidad de producción ha dado sustancia a lo que se entiende por soberanía nacional en términos de energía y alimentos: Nicaragua, hoy, produce más de 80% de su energía con fuentes renovables y también produce una gran parte de los alimentos que consume. Y no solo la economía: su modelo de policía comunitaria ha garantizado los mejores resultados en términos de seguridad de toda la región centroamericana. La participación de las mujeres en la vida pública ha aumentado constantemente, hasta el punto de que, desde 2007, la brecha de género nicaragüense se ha desplazado del 91º al 14º lugar en el mundo.¿Por qué, entonces, la llamada “izquierda” europea proclama a Ortega un enemigo irreductible si fundó su política socioeconómica en la inclusión social y participación popular?

En el plano político hay poco que decir. En tres elecciones repetidas, 2006, 2011 y 2016, el comandante Daniel Ortega ganó con un margen cada vez mayor y los observadores internacionales presentes, entre ellos también la OEA, los han declarado válidos y legítimos. Incluso diplomáticos y analistas internacionales han expresado la convicción de una abrumadora mayoría de sandinismo en el electorado nicaragüense, y la división de la oposición ha hecho el resto.

¿Dónde estaría la dictadura? ¿En la candidatura consecutiva de Daniel Ortega? Nuestros refinados juristas liberales con peinado a la izquierda deberían considerar la observacìòn marginal cuando no ridícula. Hay decenas y decenas de países donde el límite de mandatos no existe y en muchos otros existe solo para mandatos consecutivos, que puede evitarse con el intercambio entre Presidente y Premier. La reforma constitucional que permite candidar el Presidente Ortega fue aprobada por el Parlamento y el parlamentarismo no puede erigirse ante como un símbolo de la democracia y luego estigmatizar sus decisiones cuando no coinciden con las que son de agrado en Washington o Bruxelas. El diseño constitucional de cada país no puede ser aceptado o rechazado sobre la base de su similitud con los EE. UU. O la UE y las elecciones no pueden ser válidas solo dependiendo de quién gane. Entonces, la pregunta principal es: ¿de qué dictadura estamos hablando?

En cuanto a las acusaciones de tener el control sobre los tres poderes, Ejecutivo, Legislativo y Judicial, lo que diseñaría un régimen autoritario, debe recordarse que en muchos de los países del mundo sucede, como consecuencia de amplias victorias electorales. Los mismos Estados Unidos ejercen el mismo modelo. La Casa Blanca está en manos de Trump (que también es Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas), el Senado y la Cámara de Representantes están bajo el dominio absoluto de los Republicanos y la Corte Suprema está bajo el control Republicano. Entonces, si Nicaragua es una dictadura porque el FSLN controla los tres poderes, ¿que son los Estados Unidos, donde el Partido Republicano controla los mismos tres poderes?

Queda claro que el asunto es enteramente político: el problema es el modelo socialista. Las acusaciones de régimen autoritario se brindan porque son el requisito previo para el golpismo dedicado al cambio de régimen en los países no alineados con Washington. Y son las relaciones internacionales de Nicaragua las que molestan a nuestra “izquierda”. Rusia, Cuba, Venezuela, China, Iran: la capacidad de juntar diferencias y promover cooperacion estorba; la independencia y la soberanía nacional de Nicaragua se convierten en un régimen tan pronto como chocan con los intereses hegemónicos de los Estados Unidos.

¿Un ejemplo de lo que esto significa y en qué consiste no solo en Nicaragua? La semana pasada el gobierno de El Salvador, para un cálculo económico, ha decidido romper las relaciones con Taiwán y abrirlas con Pekín. Los Estados Unidos han amenazado a El Salvador con sanciones y otras iniciativas por ser “contra el interés nacional de los Estados Unidos”.

La dictadura, la corrupción y la represión se inventan para justificar la agresión en nombre de la democracia y la protección de los derechos humanos, la nueva frontera ideológica de los diseños imperiales. Es la nueva jurisprudencia internacional de quienes no reconocen a los Tribunales Internacionales, no se someten a su juicio sino que juzgan; de quienes abandonan las organizaciones multilaterales de derechos humanos, pero condenan a otros por su presunta violación, sin pasar por alto a Guantánamo y el uso masivo de la pena de muerte en el Código Penal de los Estados Unidos.

Un ejemplo único es el CIDH (Comisión Interamericana de Derechos Humanos de OSA): con sede en Washington, los Estados Unidos no reconocen la autoridad para investigarlos, pero la dirigen y se encargan de determinar quién debe ser absuelto y quién debe ser castigado. America latina Sin embargo, solo en 2018, en los Estados Unidos, ya hay 566 víctimas de la policía, mientras que en 2017 hubo 1147, casi todas de color. Cifras que muestran cómo Estados Unidos, como México, es un país en el que los abusos policiales son tan grandes que pueden considerar a la policía como una organización violenta, que viola los derechos humanos y se dedica más a la eliminación de los culpables que a la represión de los delitos. Pero tienen el descaro de dar calificaciones a otros.

Con magistrados formados por el arte, se hacen acusaciones y arrestos contra los líderes políticos de la izquierda latinoamericana. Washington establece delitos y culpables, elabora listas de proscripciones, leyes extraterritoriales, tribunales políticos sin pruebas y sin testigos y dispensa sanciones a su entera discreción, que siempre afectan a opositores y competidores. El juego es infinito y se repite con modalidades y un guión que es siempre el mismo que en las cuatro esquinas del planeta. Las sanciones, la interferencia, las invasiones y el aislamiento son las armas de este modelo que arrastra a la humanidad al feudalismo atómico dirigido por un señor feudal que tiene vasallos y valvassins; entre ellos, la “izquierda” que ha confundido a los bancos con la economía, las multinacionales con el trabajo y los accionistas con la población.
Pero esto ciertamente no indigna a la “izquierda” europea, cuya necesidad de complacer siempre a Washington es firme: después de todo, en los últimos 30 años ni una sola vez Europa se ha alejado de las opciones de desestabilización de Estados Unidos en Europa del Este y Medio Oriente y, de hecho, incluso en algunos casos las inspiraron (Libia y Siria).

Desde la guerra en la antigua Yugoslavia a la de Siria, desde la agresión a Venezuela y ahora a Nicaragua, la llamada “izquierda” acepta que la desestabilización permanente del planeta continúa imponiendo los intereses de los Estados Unidos en el centro de todo proceso político y comercial. Es inevitable que la autodeterminación de los pueblos siga siendo un principio inmemorial del siglo veinte.

La izquierda de Europa ha sido durante estas ultimas décadas la peor del mundo e la italiana es la peor expresión de la europea. Nos referimos a la izquierda enmarcada en el sistema de poder y relaciones que, en Italia, gira en torno al PD, su arboleda y sus créditos finales; va desde las oficinas editoriales de La República y el Manifesto hasta el TG3, a los funcionarios de las ONG, hasta las ultimas alma perdidas del trotskismo.

Padre y madre de todas las derrotas progresistas de los últimos 30 años, tiene posiciones que coinciden incluso en las comas con las opiniones de la Casa Blanca y de las ONG vinculadas a la acción encubierta de la misma. Compactada en el sustentamiento de la cooperacìòn transformad en conspiracion, se alista contra el nuevo “eje del mal” y escucha al Aspen Institute para aprender cómo mirar el mundo y a Freedom House para establecer quienes son los buenos y lo malos.

Son los teóricos de la “interferencia humanitaria”, de la estructura ideológica de la Doctrina del Nuevo Orden Mundial, que vende el unilateralismo estadounidense como gobierno global e invoca guerras, sanciones y embargos para quienes se oponen al comando unipolar. No tolera aranceles que restrinjan la libertad de comercio, pero promueve embargos que la destruyen. Como ya en Cuba y Venezuela ahora es Nicaragua la victima. La posición de toda la izquierda latinoamericana, representada por el Foro de Sao Paulo, que apoya al Frente Sandinista sin vacilación, no genera dudas: de Nicaragua no sabe nada, a menudo ni siquiera puede indicar donde queda, pero publican informes falsos, entregados directamente por sus amigos en la oposición golpista y que son convertidos en verdades absolutas.

El diario Il Manifiesto se distingue por la diligencia. El valor de lo que escribe no está representado por las copias que vende, cualquier blog tiene más lectores, y mucho mas los sitios en línea: el valor agregado es más bien la sugestion que ofrece un periódico que sería de izquierda, “comunista” incluso, y que ataca a los gobiernos socialistas, prestando su apoyo a la guerra de propaganda imperial. Aparentemente pelea contra Trump, pero en Nicaragua, se puso del lado de la derecha estadounidense que lo apoya sin mover cejas.

Desde el 19 de abril hasta hoy, ha publicado varios artículos que, con figuras falsas, hablan de una tremenda represión en Nicaragua. Pero ni una línea de 28 policías y 67 militantes del Frente Sandinista asesinados, de cuarteles, radios y casas de los militantes de Fsln incendiados, ambulancias y oficinas públicas incendiadas; ni una palabra acerca de las falsedades documentadas de “muertos” debidos a la represión que aparecieron vivos y forzados a refutar, proyectando peliculas de mentiras realizadas con cámaras listas y posteriormente desmentidas en los medios alternativos y redes sociales.

La BBC no quizo tragarse las mentiras, pero no Il Manifesto o La Repubblica o Il Fatto (este último tesoro de legalidad en Italia, pero fanático de la ilegalidad en Venezuela y Nicaragua). Nunca una línea sobre la armadura de las maras detrás de las barricadas, los robos y violaciones cometidos, ni siquiera en una policía, torturada, violada y asesinada y sobre otro torturado, matado y quemado frente a la barricada. Ni siquiera de los videos que destacaban este terror quisíeron dar cuenta. ¿Y por qué estos jinetes indomables de la emergencia humanitaria y de la legalidad no han gritado el horror, o más bien han defendido a los criminales al ponerse a favor de viento en el coro de la derecha internacional?

Al “periódico comunista” no viene a la mente que un intento de Golpe de Estado liderado por empresarios locales y latifundio, jerarquía eclesial y ultra-derecha, dirigido por senadores y congresistas de la organización terroristico-mafiosa de Miami y financiado abiertamente por USAID, Freedom House, IRI, NDI y otras instituciones de la inteligencia estadounidense, difícilmente puede ser identificado como un levantamiento popular para mover el país hacia la izquierda? Y nos plantea algunas preguntas que un artículo publicado la semana pasada describa la situación en Nicaragua en términos idénticos a una contextual interrogacìòn parlamentaria de Forza Italia. ¿Se celebra el nuevo Nazareno en Nicaragua?

¿Por qué tanto odio genera gran parte de la llamada “izquierda” con Nicaragua? Porque Nicaragua es, en muchos aspectos, un lugar simbólico ideal para la catarsis definitiva del proceso de transformación de la izquierda en derecha. Es el lugar por excelencia del choque entre anexión y independencia, que de hecho significa entre Estados Unidos y América Latina (y no solo), por lo tanto, un terreno vinculante para la verificación de la nueva ubicación confortable.

Por otro lado, la llamada izquierda de los salones, que entre un buen vino y un chisme se imagina ser la sal de la tierra, que ha abandonado todas instancias de transformación anticapitalista y ha elevado la distancia ya establecida con los humildes hasta un rechazo genuino y sincero, transportan los últimos barcos a orillas seguras y más cómodas. A final de la década de los ‘60, dieron vida a un periódico para apoyar una separación del PCI que se basaba en la ruptura con el socialismo real. Hoy, los bisnietos acomplejados de esa historia, luchan para congraciarse con el capitalismo real. Marx tenía razón: la historia se presenta la primera vez como una tragedia y la segunda como una farsa.

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: