El Compañero Carlos Fonseca Terán, vicesecretario de Relaciones Internacionales del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), analizó esta mañana en el programa En Vivo de Alberto Mora, en el Canal 4 de televisión, los principales ejes de acción del Golpe Suave que desarrollan los grupos criminales de la derecha para derrocar al Gobierno y crear el caos entre la población.

“Lo que se está desarrollando en este momento en nuestro país es la aplicación de un formato elaborado por Gene Sharp, ideólogo del imperio, aplicado a todos los gobiernos que son contrarios a los intereses del imperialismo norteamericano o que sencillamente no son de su agrado y ellos con su política exterior, por su geopolítica están interesados en derrocar”, explicó Terán, hijo del Comandante Carlos Fonseca Amador, tras observar un video del instructor de bandas musicales, Sander Bonilla, fuertemente golpeado y torturado por los grupos vandálicos.

“Algunos le llaman Golpe Suave, tiene diferentes definiciones”, añadió Fonseca Terán.

El entrevistado ahondó que este formato tiene como un componente fundamental la Guerra Sicológica y la Guerra Sicológica tiene cuatro elementos fundamentales: La mentira, el odio, la culpa y el miedo.

“La mentira lleva a una parte de la gente al odio, y del odio al miedo, o lleva del odio y al miedo, y a otra parte a la culpa, al miedo también; al final, todo empieza con la mentira y termina en el miedo; y el miedo crea situaciones de histeria colectiva, situaciones en las cuales las personas ven nubladas su capacidad de raciocinio”, dijo.

La lógica del absurdo

“Por ejemplo, en qué cabeza puede caber que un gobierno que está siendo asediado, que está siendo atacado, en todos los frentes, que tiene que invitar a organismos internacionales, que sabe perfectamente que le son adversos; que no son imparciales, y que están ya en el país; que están desarrollando un diálogo, como su principal herramienta para resolver la crisis que se ha creado de manera artificial”, podría cometer un acto tan torpe como la quema de una familia en un barrio de Managua.

“Un gobierno en esas condiciones que ha logrado en el diálogo un gran avance que nunca se había dado anteriormente, el inicio del reconocimiento de que había que quitar los tranques, te acordás el acuerdo que se dio; pasaron un día, al final se logró, por lo menos el reconocimiento de que se podría hacer algo objetivo, que era algo deseable, o sea un gran logro en el diálogo”.

“Con todos los organismos adversos aquí, horas después, vamos a hacer tan idiotas de ir a cometer un acto de barbarie como ese de la quema de esa casa de esa familia, donde todos los que murieron eran sandinistas, además, que no le habían querido dar los colchones a los de la UPOLI y de que cuando llegaron y que abrieron el día del paro y que cuando llegaron ahí, seguidos por la Policía, los delincuentes les pidieron usar el techo para blanquear a la Policía y no se los permitieron”, señaló.

“Pero bueno, vamos al hecho, a quien se le puede ocurrir que un gobierno puede ser tan torpe de hacer semejante… como lo que inventaron el día de las Madres”, añadió, en alusión a la invención de una “masacre”, que los mismos vándalos cometieron.

El Guión de la Violencia

“Porque es que aquí hay un guión, que es el guión de la violencia, que es parte de esta guerra sicológica; hay una serie de elementos que es parte de ese guión, del guión de la violencia, pero yo lo resumiría así: Los sandinistas aquí no tenemos derecho a defendernos y tampoco a dejarnos matar, aunque parezca absurdo”, reflexionó Fonseca Terán.

“Si nos defendemos somos turbas paramilitares atacando, a los que protestan pacíficamente; y si no nos defendemos y nos dejamos matar, somos uno más en la lista de ellos, ya ponen una cruz nueva en la Jean Paul Genie, aunque la tienen abandonada y ya somos un mártir de ellos”, indicó en alusión a que los grupos derechistas matan a los sandinistas y luego los usan como que si fueran víctimas de ellos.

“Es decir, podemos resumir en ese absurdo, cómo funciona parte de esta guerra sicológica que forma parte de lo que es el formato es conocido también como guerra de quinta generación, no vamos a entrar en detalles. Pero lo importante es la mentira como componente fundamental de este formato”, resaltó.

No respetan ni a Obispos

Alberto Mora señaló que ayer jueves cuando los Obispos viajaban hacia Masaya, grupos vandálicos a bordo de camiones se movilizaron a lo largo de la carretera lanzando llantas a la vía y luego les prendían fuego.

El pueblo organizado levantó esas llantas para dar paso a la caravana de la Iglesia.

Carlos Fonseca Terán hizo ver que esa acción pretendía acusar a los sandinistas. “Es que todo somos nosotros”, dijo.

“Esa es parte del elemento de la mentira, todo somos nosotros, todo, quema, saqueos agresiones, todo eso somos nosotros, pero los videos dicen lo contrario, no hay un solo video de alguien que ande en las protestas que esté siendo torturado; que esté siendo agredido, que esté siendo ultrajado, o un cadáver, hasta en los cadáveres se ensañan ellos, las evidencias son abrumadoras”, resaltó el dirigente del FSLN.

La CIDH parcializada

“Sin embargo, en el caso de la CIDH, hay algo muy importante que no se ha dicho suficientemente, o no se ha dicho del todo, cuando llegó Abrau, a la UNA, te acordás que nuestra gente ahí iba de regreso de un acto de aquí, iban hacia Tipitapa y entonces, estaba el tranque de la UNA y nuestra gente se abrió paso por el tranque, o sea quitó los obstáculos para poder pasar, no porque querían ir a pelear con nadie, entonces los demás, los que estaban en el tranque ahí, los atacaron y nuestra gente se defendió a como pudo, porque los que están ahí están armados”, explicó Carlos Fonseca Terán.

“Nuestra gente no anda en plan, venían de un acto cultural, bueno, se dio el enfrentamiento y nuestra gente al final se logró abrir paso, lógicamente, la noticia fue “turbas paramilitares atacan a los estudiantes de la UNA”.

“Y llega el de la CIDH y lo que hace es descaradamente, a arengar a la gente “a que sigan en la lucha que ustedes tienen la razón, que ustedes, su lucha es justa, nosotros los apoyamos, o sea, hacé de cuenta que llegó el líder de ellos a dar ánimos, a alentarlos, a llamarlos a la violencia”, recalcó y advirtió que esa situación fue grabada.

Quieren provocar escándalo mundial

“Eso es para provocar un escándalo mundial”, insistió Fonseca Terán.

“Eso es para que a este tipo la misma CIDH, incluso, lo destituya, por el prestigio de la organización, por lo menos para guardar las apariencias”.

“En eso, se las dan ellos de expertos, pero en este caso ni de eso se han preocupado. Es decir, es evidente que esta gente no viene a investigar nada”.

Quieren dividir al pueblo

“Hay una cosa que yo creo que es importante referirse a ella, y es que con que esta Guerra Sicológica se pretende dividir al pueblo nicaragüense, a las familias nicaragüenses, yo creo que no hay nadie, ubicándonos desde nuestro lado, desde el sandinismo; no hay ningún sandinista que no tenga un amigo, un pariente, familiar, un compañero de trabajo o un vecino, que esté atrapado por la mentira, del odio, entonces el objetivo es que nosotros nos enojemos con esas personas a las que amamos, a las que apreciamos y entonces, en el momento que hagamos eso estamos siendo parte del guión”, advirtió el vicesecretario de Relaciones Internacionales del FSLN.

Acotó que si actuamos así, “estamos jugando un papel para contribuir, aunque no sea nuestra intención, aunque no sea nuestra intención, si nosotros nos dejamos atrapar por el odio, estamos cayendo también nosotros; los enemigos no son ni el vecino, ni el pariente, ni el familiar, ni el amigo, incluso, ni el sandinista que se volteó, no, el enemigo son los que están dirigiendo esto; los que saben qué intereses están defendiendo; los que están defendiendo a sabiendas sus propios intereses y que están encabezando, aplicando este formato; es muy poca gente”, sentenció.

Limpiar el Alma

Dijo que mucha de la gente que anda en las protestas están atrapados “su corazón, su mente, están atrapados por esa guerra sicológica, son víctimas, igual que cualquier torturado, son víctimas; entonces, nosotros tenemos que entender que nuestro objetivo tiene que ser rescatar el alma de esta gente”

“El que no es sandinista, no es volverlo sandinista, es simplemente limpiarle el alma, es decir, es lograr que recupere su capacidad de razonar, porque con solo que vos tengás capacidad de razonar podés entender que es imposible que nosotros hayamos hecho cosas de las que se nos acusa”, explicó.

Una nueva etapa para la Reconciliación

Añadió que bastaba tener sentido común, pero advirtió, que ante esta guerra sicológica “se pierde el sentido común, se pierde la capacidad de raciocinio, y eso solo lo vamos a lograr con amor, con grandeza espiritual”. “Nadie mejor preparados que los revolucionarios para eso”, resaltó.

“Como decía Sandino, nuestra causa triunfará porque es la causa de la justicia es la causa del amor, como decía el Che, para ser revolucionarios hay que estar guiados por grandes sentimientos de amor”, recordó.

“Por eso los revolucionarios estamos mejor preparados para la reconciliación, para esta nueva etapa de la reconciliación”.

Sandinistas con experiencia en Reconciliación

Añadió que los sandinistas tienen experiencia y son los principales promotores de la Reconciliación y destacó la Alianza con un sector importantísimo de la Contra con el Frente Sandinista y que defienden la Revolución, el Proyecto de Reconciliación de Unidad Nacional que está en marcha el país.

“Estamos claros de que los campesinos que tomaron un fusil en contra  de la Revolución en los años 80 no eran los culpables de esa guerra, eran víctimas de esta guerra, es la misma situación a que me estoy refiriendo en estos momentos, claro, con las diferencias del formato, las cosas específicas, por las características de cada una de esas dos confrontaciones”, observó.

Las barricadas y la histeria colectiva

Dijo que es importante analizar algunos aspectos del fenómeno de las barricadas. “La gente oye en los medios de comunicación, que están al servicio de este plan de derrocamiento que hay un ataque de los paramilitares en tal barrio, que están entrando, que andan rafagueando a la gente, todas esas cosas, entonces, la gente entra en una histeria colectiva”.

Entonces como parte de esa histeria se recurre a hacer la barricada para que en tu barrio no entre nadie, como que se sienten más protegidos, indicó.

Señaló que también hay que tomar en cuenta que una gran mayoría del pueblo no tiene una formación política, un desarrollo, un nivel de conciencia revolucionaria.

“El hecho que la gran mayoría del pueblo haya apoyado a nuestro Gobierno, que han estado contentos con este Gobierno, por razones obvias que no vamos a entrar en detalles, eso no significa, que si se les expone a una situación de este tipo, a una Guerra Sicológica, no van a flaquear porque están siendo atacados; su alma, su mente, está siendo atacada, científicamente está siendo atacada por una maquinaria que está científicamente diseñada para eso y probada”, recalcó.

Los que dirigen Golpe Suave buscan al Crimen Organizado

Hizo ver que los que están dirigiendo estos actos vandálicos “buscan al crimen organizado, buscan a las pandillas; que también los pandilleros son víctimas de un sistema contra el cual estamos luchando nosotros para transformar este país”, dijo.

“El que más se entusiasma cuando ve que existe la posibilidad de acabar con la autoridad es el que delinque, el delincuente es el principal interesado, es el que está más dispuesto a levantar la barricada, se oponen al Frente, en muchos casos de manera espontánea de la situación”, añadió.

“La gente está atrapada con el terror: Está el pandillero que más bien te puede hasta defender si hacés lo que él quiere; algo parecido al síndrome de Estocolmo, le dan esto, le dan lo otro; aunque sea gente con una gran convicción sandinista, esto no es lo más común”, indicó.

“Es común en la época de la guerra, en los 80, que pasara la Contra por un ranchito y le pidiera comida a un señor ahí, si no le daba, qué le pasaba? Le quemaban el rancho con todos ellos adentro, y no podemos decir que ese era un colaborador de la Contra, o que él era un Contra”, observó.

“Muchas veces se identificaban con ellos, pero es por eso, como una necesidad de sobrevivencia, un momento de pánico, en una situación totalmente límite, totalmente fuera de lo común y eso también tenemos que entenderlo”, explicó.

Hay que fortalecer el trabajo político

El compañero Carlos Fonseca Terán expresó que “nosotros tenemos que reconocer por ejemplo de que necesitamos fortalecer el trabajo político-organizativo en los barrios, necesitamos fortalecer el modelo político del Poder Ciudadano en Nicaragua, porque si lo hacemos no se dan situaciones de este tipo”.

“Por eso es necesario pasar a una tercera etapa de la Revolución Popular Sandinista, en la cual logremos profundizar el modelo que hemos querido construir desde un inicio, desde que regresamos al Gobierno en esta segunda etapa de la Revolución”, dijo.

No buscar culpables, el pueblo no es enemigo

“Yo creo que nosotros tenemos entre nuestros retos, ese, de saber que nosotros como parte del pueblo y defensores de los intereses del pueblo, no podemos caer en la trampa de ver a la gente del pueblo que ha sido atrapada por esta guerra sicológica, como culpables o como nuestros enemigos, no lo son; todo lo contrario. Aquí no puede revanchismo”, resaltó.