Open top menu
Nicaragua – 4 de Mayo de 1927, Sandino inicia la lucha por la liberación nacional

Nicaragua – 4 de Mayo de 1927, Sandino inicia la lucha por la liberación nacional

EL SOCIALISTA CENTROAMERICANO

4 de Mayo de 1927:

El General Sandino inicia la lucha militar para expulsar a las tropas imperialistas

Por Victoriano Sánchez

El 4 de Mayo, día de la “Dignidad Nacional”, paso casi desapercibido en Nicaragua, a pesar de que el Frente Sandinista de Libración Nacional (FSLN) en el poder se reclama único heredero de la lucha libertaria del General Augusto C. Sandino.

Sandino, un hombre de origen humilde, alcanzó un destacado lugar en la galería de héroes y próceres latinoamericanos al encabezar, en condiciones sumamente desiguales, la lucha armada contra la intervención norteamericana en Nicaragua, iniciada en 1912 a raíz del derrocamiento del caudillo liberal nacionalista, general José Santos Zelaya, ocupación militar que terminó formalmente el 1 de Enero de 1934.

Segundo derrumbe del Estado

En esa época, Nicaragua vivía una de las más profunda y pavorosa crisis económica y social de su historia, originada por la caída de los precios del café, su principal producto de exportación, y la prolongada guerra civil entre liberales nacionalistas y conservadores pro yanquis. El Estado prácticamente había desaparecido, el gobierno cambiaba constantemente y ya no podía controlar la situación.

En el periodo de 1912-1934 se produjo el segundo colapso del Estado. El primer gran derrumbe se produjo en 1854-1856 cuando William Walker logró apoderarse del país y reimplantó la esclavitud. Walker fue derrotado en Mayo de 1857 por una acción combinada de los ejércitos centroamericanos, quienes se unieron contra el invasor.

El periodo 1912-1934- estuvo caracterizado por 22 años de guerra civil casi permanente, con escasos periodos de paz. La presencia de tropas norteamericanas fue interrumpida brevemente por un año entre agosto de 1925, cuando se retiraron los marines, pero el 17 de diciembre de 1926 desembarcaron nuevamente en Puerto Cabezas, para intervenir en la guerra civil de 1926 a favor del gobierno conservador. Mientras las tropas norteamericanas apuntalaban a los gobiernos de la llamada “segunda república conservadora” (1912-1928), al mismo tiempo entrenaban y apertrechaban a la Constabularia compuesta por soldados nicaragüenses en un vano intento por desmantelar y sustituir a los ejércitos partidarios.

La guerra civil de 1926

La guerra civil de 1926 tuvo su origen en el Golpe de Estado promovido por el general Emiliano Chamorro contra el Presidente conservador Carlos Solórzano, quien tenía como Vicepresidente al liberal Juan Bautista Sacasa. El golpista Chamorro no fue reconocido por la comunidad internacional y se vio forzado a renunciar a sus pretensiones. El Congreso aceptó la renuncia de Solórzano nombrando a Sebastián Uriza como Presidente provisional.

Al dimitir Solórzano, el Vicepresidente liberal Juan Bautista Sacasa no subió a la Presidencia, como correspondía conforme la Constitución. Debido a que éste se encontraba en México, el Congreso dominado por los conservadores sustituyó a Uriza por Adolfo Díaz, nombrándolo Presidente de la República, y así se encendió nuevamente la llama de la guerra civil.

El pacto del Espino Negro

Las tropas liberales eran comandadas por el general liberal José María Moncada, quien recibió apoyo militar del gobierno mexicano. La guerra civil de 1926 terminó el 4 de Mayo de 1927 con el famoso pacto del Espino Negro, entre Henry L. Stimson, representante diplomático del gobierno de los Estados Unidos, y el general José María Moncada, jefe de las tropas liberales. Desde el derrocamiento de Zelaya en 1909, la diplomacia norteamericana había vetado políticamente al liberalismo. Al pactar con Moncada, el imperialismo norteamericano estaba reconociendo a un nuevo liberalismo, no Zelayista. Moncada se comprometió a desmovilizar su ejército, que estaba a punto de entrar a Managua y tomar el poder, bajo la promesa norteamericana de realizar elecciones justas en 1928, y de crear una fuerza armada supuestamente apolítica: la Guardia Nacional. Como era de esperarse, los partidos Liberal y Conservador aceptaron el armisticio, menos el general liberal Augusto César Sandino que se trasladó a la zona norte de Nicaragua con apenas 30 hombres para continuar una guerra de guerrillas contra la ocupación norteamericana.

Crack de la economía mundial

El ascenso del general Moncada a la Presidencia de la República en 1928, por medio de elecciones vigiladas por los marines norteamericanos, coincidió con el crack de la economía mundial que terminó de destrozar las bases económicas del país. Las penurias económicas crearon un profundo malestar social en la zona cafetalera del norte. Los campesinos, desempleados y hambrientos, engrosaron las filas del “ejército loco” del general Sandino.

Fueron años de crisis de la economía mundial y de ascenso del fascismo en el mundo. En Nicaragua ese sentimiento a favor del orden y la tranquilidad, después de tantos años de caos social y guerra civil, se expresó en el apoyo de los partidos políticos liberal y conservador a favor de la naciente Guardia Nacional, como la única institución que podía reimplantar el orden y el respeto a las autoridades.

La ideología de Sandino.

Sandino no era marxista, nunca lo fue, pero eso no le quita meritos al héroe nacionalista. Siempre se reivindicó liberal. En esa época, el Partido Conservador representaba los intereses de la oligarquía, y el liberalismo, aunque tenía burgueses y oligarcas en sus filas, representaba a las amplias masas populares empobrecidas. Sandino fue quizás el mejor exponente del ala izquierda del liberalismo nacionalista, al grado que empuñó las armas no solo contra las tropas norteamericanas, sino que también peló contra la naciente Guardia Nacional, encabezada por Anastasio Somoza García, quién fue durante mucho tiempo asistente personal del general José María Moncada.

Sandino era liberal confeso, masón, simpatizante de la corriente espiritualista dirigida por el argentino Joaquín Trincado. En sus escritos se puede observar una influencia religiosa, un mesianismo de que él debía encabezar la lucha por la liberación de Nicaragua. Este aspecto poco conocido ha sido motivo de burla por parte del fallecido historiador reaccionario Alejandro Bolaños Gayer.

A veces se olvida, solo para citar un ejemplo, que las guerras campesinas en la Europa medieval tuvieron una fuerte connotación religiosa, pero en realidad reflejaron una lucha de clases entre los campesinos contra los privilegios de la nobleza parasitaria. En el caso de Nicaragua, el espiritualismo del General Sandino jugó un papel enormemente progresivo, porque con ese mesianismo y ese discurso cuasi religioso agrupó a una masa de campesinos dispersos, creyentes, que jugaron un rol sumamente avanzado en una época marcada por la crisis de la economía mundial y del ascenso del fascismo en el mundo.

Una lucha desigual

El “pequeño ejército loco” de Sandino libró una desigual batalla contra el ejercito imperialista más poderoso de la tierra. A diferencia de la guerra civil de 1926, el gobierno mexicano no brindo apoyo militar y material a la guerrilla sandinista. Prácticamente solo, Sandino se abastecía de los pertrechos militares que lograban arrancarles a los soldados norteamericanos muertos.

Los historiadores burgueses han criticado a Sandino por hacer uso de tácticas “terroristas” (el famoso corte de chaleco) contra las tropas imperialistas y sus colaboradores, pero se olvidan mencionar el terror contrarrevolucionario que las tropas norteamericanas y la Guardia Nacional utilizaron contra la base social campesina de apoyo a la guerrilla sandinista. En realidad, como toda guerra, se libró una lucha cruel, en la que Sandino representaba el bando más progresivo, que luchaba por la expulsión de las tropas imperialistas y por la autodeterminación nacional. El ejército norteamericano y la Guardia Nacional controlaba la zona del pacifico, la zona central y gran parte de la costa Caribe. El ejército de Sandino, en cambio, estaba limitado a la zona norte, montañosa, con algunas incursiones en la zona de occidente y en la región del triángulo minero de la costa Caribe. Había en los hechos una dualidad de poderes expresada en ambos ejércitos que peleaban por el control del territorio.

Las negociaciones de paz

Sandino libró una heroica guerra de guerrillas, pero circunscribió su programa a la salida de las tropas extranjeras. Ese era el gran merito histórico de su programa, la salida de las tropas extranjeras, pero al mismo tiempo esta consigna encerraba una gran limitación política. Desde el comienzo de la intervención, los Estados Unidos plantearon la necesidad de construir un ejército apolítico, la Guardia Nacional, que fuera el pilar del orden burgués en Nicaragua.

Cuando Juan Bautista Sacasa asumió la presidencia de Nicaragua, en Noviembre de 1932, el imperialismo norteamericano había cumplido gran parte de sus objetivos. En febrero de 1933, la Guardia Nacional contaba con más de 4,000 efectivos, forjados al calor de la lucha contra insurgente contra Sandino. El “pequeño ejército loco” de Sandino contaba con 1800 hombres con escaso armamento. Aún así era una fuerza guerrillera formidable que había logrado sobrevivir a la parte más dura de la guerra.

Como buen liberal Sandino creyó que Sacasa era un hombre honesto, con el cual podía negociar la paz. Ya los norteamericanos habían anunciado el retiro de las tropas para el 1 de Enero de 1934. En esas condiciones, Sandino accedió a negociar la paz con Sofonías Salvatierra, delegado del presidente Sacasa. Sandino desmovilizo su ejército el 22 de febrero de 1933 en San Rafael del Norte, y se quedó con una fuerza armada de apenas de 100 hombres.

La Guardia Nacional

Para esa época, a pesar de la desmovilización del ejército de Sandino, un sector del liberalismo lo apoyaba en los centros urbanos, y era una verdadera fuerza política y militar, lo que motivó resquemores dentro de la Guardia Nacional.

A comienzos de 1934 Sandino declaró que la Guardia Nacional era “inconstitucional” y que debía ser reestructurada. La Constitución de 1911 se refería al “ejercito” y la “marina” y no mencionaba a la “Guardia Nacional”. Fue hasta la Constitución de 1939 que Somoza García legalizó a la Guardia Nacional.

Somoza no podía dormir tranquilo ni ascender al poder, mientras Sandino estuviera vivo. Así surgió la conspiración para asesinar a traición a Sandino, conspiración que fue apoyada por el embajador norteamericano.

El asesinato de Sandino

El 21 de febrero de 1934, Sandino fue capturado al salir de una cena en la casa presidencial, conducido a los campos del viejo aeropuerto de Managua y fusilado inmediatamente. Su cadáver fue incinerado y ocultado para siempre. Nunca se hallaron sus restos mortales.

La Guardia Nacional masacró a sus seguidores e implanto el terror contrarrevolucionario en las montañas. El aniquilamiento de la guerrilla sandinista en 1934 marcó una fase de restablecimiento de la autoridad del Estado, colocándose la Guardia Nacional como el único cuerpo armado. Se termino la dualidad de poderes a nivel territorial.

Anastasio Somoza García, Jefe Director de la Guardia Nacional, logró atraerse el apoyo de los partidos Liberal y Conservador, los que aprobaron en el Congreso una amnistía a su favor en agosto de 1934. Fueron muy pocos los que alzaron su voz de protesta. Poco a poco asentaba su poder el futuro dictador Somoza García, fundador de la dinastía somocista.

Sandino desapareció físicamente pero su ejemplo perdura todavía. En 1961 sirvió de inspiración a Carlos Fonseca Amador y un puñado de jóvenes revolucionarios para fundar el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), organización que se colocó al frente de la insurrección popular en 1979, derrocando a al régimen somocista y vengando con ello el asesinato del general Augusto C. Sandino. Pero el FSLN no sigue al pie de letra el ejemplo y el pensamiento de Sandino. Este tema, por su importancia y extensión, será motivo de otro trabajo.

4 de Mayo de 1927:

El General Sandino inicia la lucha militar para expulsar a las tropas imperialistas

Por Victoriano Sánchez

El 4 de Mayo, día de la “Dignidad Nacional”, paso casi desapercibido en Nicaragua, a pesar de que el Frente Sandinista de Libración Nacional (FSLN) en el poder se reclama único heredero de la lucha libertaria del General Augusto C. Sandino.

Sandino, un hombre de origen humilde, alcanzó un destacado lugar en la galería de héroes y próceres latinoamericanos al encabezar, en condiciones sumamente desiguales, la lucha armada contra la intervención norteamericana en Nicaragua, iniciada en 1912 a raíz del derrocamiento del caudillo liberal nacionalista, general José Santos Zelaya, ocupación militar que terminó formalmente el 1 de Enero de 1934.

Segundo derrumbe del Estado

En esa época, Nicaragua vivía una de las más profunda y pavorosa crisis económica y social de su historia, originada por la caída de los precios del café, su principal producto de exportación, y la prolongada guerra civil entre liberales nacionalistas y conservadores pro yanquis. El Estado prácticamente había desaparecido, el gobierno cambiaba constantemente y ya no podía controlar la situación.

En el periodo de 1912-1934 se produjo el segundo colapso del Estado. El primer gran derrumbe se produjo en 1854-1856 cuando William Walker logró apoderarse del país y reimplantó la esclavitud. Walker fue derrotado en Mayo de 1857 por una acción combinada de los ejércitos centroamericanos, quienes se unieron contra el invasor.

El periodo 1912-1934- estuvo caracterizado por 22 años de guerra civil casi permanente, con escasos periodos de paz. La presencia de tropas norteamericanas fue interrumpida brevemente por un año entre agosto de 1925, cuando se retiraron los marines, pero el 17 de diciembre de 1926 desembarcaron nuevamente en Puerto Cabezas, para intervenir en la guerra civil de 1926 a favor del gobierno conservador. Mientras las tropas norteamericanas apuntalaban a los gobiernos de la llamada “segunda república conservadora” (1912-1928), al mismo tiempo entrenaban y apertrechaban a la Constabularia compuesta por soldados nicaragüenses en un vano intento por desmantelar y sustituir a los ejércitos partidarios.

La guerra civil de 1926

La guerra civil de 1926 tuvo su origen en el Golpe de Estado promovido por el general Emiliano Chamorro contra el Presidente conservador Carlos Solórzano, quien tenía como Vicepresidente al liberal Juan Bautista Sacasa. El golpista Chamorro no fue reconocido por la comunidad internacional y se vio forzado a renunciar a sus pretensiones. El Congreso aceptó la renuncia de Solórzano nombrando a Sebastián Uriza como Presidente provisional.

Al dimitir Solórzano, el Vicepresidente liberal Juan Bautista Sacasa no subió a la Presidencia, como correspondía conforme la Constitución. Debido a que éste se encontraba en México, el Congreso dominado por los conservadores sustituyó a Uriza por Adolfo Díaz, nombrándolo Presidente de la República, y así se encendió nuevamente la llama de la guerra civil.

El pacto del Espino Negro

Las tropas liberales eran comandadas por el general liberal José María Moncada, quien recibió apoyo militar del gobierno mexicano. La guerra civil de 1926 terminó el 4 de Mayo de 1927 con el famoso pacto del Espino Negro, entre Henry L. Stimson, representante diplomático del gobierno de los Estados Unidos, y el general José María Moncada, jefe de las tropas liberales. Desde el derrocamiento de Zelaya en 1909, la diplomacia norteamericana había vetado políticamente al liberalismo. Al pactar con Moncada, el imperialismo norteamericano estaba reconociendo a un nuevo liberalismo, no Zelayista. Moncada se comprometió a desmovilizar su ejército, que estaba a punto de entrar a Managua y tomar el poder, bajo la promesa norteamericana de realizar elecciones justas en 1928, y de crear una fuerza armada supuestamente apolítica: la Guardia Nacional. Como era de esperarse, los partidos Liberal y Conservador aceptaron el armisticio, menos el general liberal Augusto César Sandino que se trasladó a la zona norte de Nicaragua con apenas 30 hombres para continuar una guerra de guerrillas contra la ocupación norteamericana.

Crack de la economía mundial

El ascenso del general Moncada a la Presidencia de la República en 1928, por medio de elecciones vigiladas por los marines norteamericanos, coincidió con el crack de la economía mundial que terminó de destrozar las bases económicas del país. Las penurias económicas crearon un profundo malestar social en la zona cafetalera del norte. Los campesinos, desempleados y hambrientos, engrosaron las filas del “ejército loco” del general Sandino.

Fueron años de crisis de la economía mundial y de ascenso del fascismo en el mundo. En Nicaragua ese sentimiento a favor del orden y la tranquilidad, después de tantos años de caos social y guerra civil, se expresó en el apoyo de los partidos políticos liberal y conservador a favor de la naciente Guardia Nacional, como la única institución que podía reimplantar el orden y el respeto a las autoridades.

La ideología de Sandino.

Sandino no era marxista, nunca lo fue, pero eso no le quita meritos al héroe nacionalista. Siempre se reivindicó liberal. En esa época, el Partido Conservador representaba los intereses de la oligarquía, y el liberalismo, aunque tenía burgueses y oligarcas en sus filas, representaba a las amplias masas populares empobrecidas. Sandino fue quizás el mejor exponente del ala izquierda del liberalismo nacionalista, al grado que empuñó las armas no solo contra las tropas norteamericanas, sino que también peló contra la naciente Guardia Nacional, encabezada por Anastasio Somoza García, quién fue durante mucho tiempo asistente personal del general José María Moncada.

Sandino era liberal confeso, masón, simpatizante de la corriente espiritualista dirigida por el argentino Joaquín Trincado. En sus escritos se puede observar una influencia religiosa, un mesianismo de que él debía encabezar la lucha por la liberación de Nicaragua. Este aspecto poco conocido ha sido motivo de burla por parte del fallecido historiador reaccionario Alejandro Bolaños Gayer.

A veces se olvida, solo para citar un ejemplo, que las guerras campesinas en la Europa medieval tuvieron una fuerte connotación religiosa, pero en realidad reflejaron una lucha de clases entre los campesinos contra los privilegios de la nobleza parasitaria. En el caso de Nicaragua, el espiritualismo del General Sandino jugó un papel enormemente progresivo, porque con ese mesianismo y ese discurso cuasi religioso agrupó a una masa de campesinos dispersos, creyentes, que jugaron un rol sumamente avanzado en una época marcada por la crisis de la economía mundial y del ascenso del fascismo en el mundo.

Una lucha desigual

El “pequeño ejército loco” de Sandino libró una desigual batalla contra el ejercito imperialista más poderoso de la tierra. A diferencia de la guerra civil de 1926, el gobierno mexicano no brindo apoyo militar y material a la guerrilla sandinista. Prácticamente solo, Sandino se abastecía de los pertrechos militares que lograban arrancarles a los soldados norteamericanos muertos.

Los historiadores burgueses han criticado a Sandino por hacer uso de tácticas “terroristas” (el famoso corte de chaleco) contra las tropas imperialistas y sus colaboradores, pero se olvidan mencionar el terror contrarrevolucionario que las tropas norteamericanas y la Guardia Nacional utilizaron contra la base social campesina de apoyo a la guerrilla sandinista. En realidad, como toda guerra, se libró una lucha cruel, en la que Sandino representaba el bando más progresivo, que luchaba por la expulsión de las tropas imperialistas y por la autodeterminación nacional. El ejército norteamericano y la Guardia Nacional controlaba la zona del pacifico, la zona central y gran parte de la costa Caribe. El ejército de Sandino, en cambio, estaba limitado a la zona norte, montañosa, con algunas incursiones en la zona de occidente y en la región del triángulo minero de la costa Caribe. Había en los hechos una dualidad de poderes expresada en ambos ejércitos que peleaban por el control del territorio.

Las negociaciones de paz

Sandino libró una heroica guerra de guerrillas, pero circunscribió su programa a la salida de las tropas extranjeras. Ese era el gran merito histórico de su programa, la salida de las tropas extranjeras, pero al mismo tiempo esta consigna encerraba una gran limitación política. Desde el comienzo de la intervención, los Estados Unidos plantearon la necesidad de construir un ejército apolítico, la Guardia Nacional, que fuera el pilar del orden burgués en Nicaragua.

Cuando Juan Bautista Sacasa asumió la presidencia de Nicaragua, en Noviembre de 1932, el imperialismo norteamericano había cumplido gran parte de sus objetivos. En febrero de 1933, la Guardia Nacional contaba con más de 4,000 efectivos, forjados al calor de la lucha contra insurgente contra Sandino. El “pequeño ejército loco” de Sandino contaba con 1800 hombres con escaso armamento. Aún así era una fuerza guerrillera formidable que había logrado sobrevivir a la parte más dura de la guerra.

Como buen liberal Sandino creyó que Sacasa era un hombre honesto, con el cual podía negociar la paz. Ya los norteamericanos habían anunciado el retiro de las tropas para el 1 de Enero de 1934. En esas condiciones, Sandino accedió a negociar la paz con Sofonías Salvatierra, delegado del presidente Sacasa. Sandino desmovilizo su ejército el 22 de febrero de 1933 en San Rafael del Norte, y se quedó con una fuerza armada de apenas de 100 hombres.

La Guardia Nacional

Para esa época, a pesar de la desmovilización del ejército de Sandino, un sector del liberalismo lo apoyaba en los centros urbanos, y era una verdadera fuerza política y militar, lo que motivó resquemores dentro de la Guardia Nacional.

A comienzos de 1934 Sandino declaró que la Guardia Nacional era “inconstitucional” y que debía ser reestructurada. La Constitución de 1911 se refería al “ejercito” y la “marina” y no mencionaba a la “Guardia Nacional”. Fue hasta la Constitución de 1939 que Somoza García legalizó a la Guardia Nacional.

Somoza no podía dormir tranquilo ni ascender al poder, mientras Sandino estuviera vivo. Así surgió la conspiración para asesinar a traición a Sandino, conspiración que fue apoyada por el embajador norteamericano.

El asesinato de Sandino

El 21 de febrero de 1934, Sandino fue capturado al salir de una cena en la casa presidencial, conducido a los campos del viejo aeropuerto de Managua y fusilado inmediatamente. Su cadáver fue incinerado y ocultado para siempre. Nunca se hallaron sus restos mortales.

La Guardia Nacional masacró a sus seguidores e implanto el terror contrarrevolucionario en las montañas. El aniquilamiento de la guerrilla sandinista en 1934 marcó una fase de restablecimiento de la autoridad del Estado, colocándose la Guardia Nacional como el único cuerpo armado. Se termino la dualidad de poderes a nivel territorial.

Anastasio Somoza García, Jefe Director de la Guardia Nacional, logró atraerse el apoyo de los partidos Liberal y Conservador, los que aprobaron en el Congreso una amnistía a su favor en agosto de 1934. Fueron muy pocos los que alzaron su voz de protesta. Poco a poco asentaba su poder el futuro dictador Somoza García, fundador de la dinastía somocista.

Sandino desapareció físicamente pero su ejemplo perdura todavía. En 1961 sirvió de inspiración a Carlos Fonseca Amador y un puñado de jóvenes revolucionarios para fundar el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), organización que se colocó al frente de la insurrección popular en 1979, derrocando a al régimen somocista y vengando con ello el asesinato del general Augusto C. Sandino. Pero el FSLN no sigue al pie de letra el ejemplo y el pensamiento de Sandino. Este tema, por su importancia y extensión, será motivo de otro trabajo.

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: