Open top menu
Movimiento de trabajadores y jóvenes desafía al régimen iraní

Movimiento de trabajadores y jóvenes desafía al régimen iraní

P. Daryaban.

Comité por una Internacional de los Trabajadores, CIT.

Las repentinas protestas a gran escala en todo el país han sacudido a Irán. Secciones de las masas han mostrado un desafío total al régimen. Los jóvenes, que enfrentan un desempleo estimado entre el 25% y el 40%, han estado especialmente en primer plano. Las protestas, inicialmente contra el aumento de los precios y la corrupción, casi de inmediato se convirtieron en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad con un creciente número de muertos. En algunas ciudades, las personas atacaron estaciones de policía, cuarteles paramilitares pro régimen y seminarios religiosos. Este rápido desarrollo parecía increíble incluso para los analistas y activistas políticos más optimistas.

 

La chispa inmediata fue la oposición al anuncio de diciembre de políticas más neoliberales por parte del presidente “moderado”, Hassan Rouhani, así como un fuerte aumento en los precios de los bienes básicos junto con la publicación de detalles de la financiación generosa de los cuerpos religiosos. Con el creciente desempleo y una caída promedio del 15% en los niveles de vida en los últimos años, las protestas se extendieron rápidamente por todo el país.

 

La crisis económica se ha profundizado en los últimos años. Esto se ve en las enormes deudas del gobierno con los bancos, el agotamiento de los recursos de los fondos de pensiones, la bancarrota de las instituciones financieras y una cantidad increíble de corrupción y malversación, que dañaron directamente las condiciones de vida de la clase trabajadora. Esto, junto con la creciente visibilidad de una élite adinerada, fue otro factor clave en estas protestas, que escucharon llamadas de “¡Abajo los malversadores!”

 

La administración de Rouhani se jactó de reducir la inflación a un solo dígito y aumentar la tasa de crecimiento al seis por ciento. Sin embargo, lo primero fue logrado parcialmente por medidas neoliberales, mientras que lo segundo fue solo el producto de la capacidad del régimen para exportar petróleo luego de que se levantara una parte de las sanciones impuestas por la ONU.

 

El régimen también ha agotado sus recursos involucrándose en guerras en Irak, Siria y Yemen. Además, la dirección libanesa de Hezbolá anunció abiertamente que reciben todo el dinero para su partido y para mejorar su infraestructura en el sur del Líbano desde Irán. El régimen también paga enormes fondos a las fuerzas militares que respalda en Iraq. Los ambiciosos planes de política exterior del régimen tienen costos que la clase trabajadora iraní tiene que pagar. El régimen, por un tiempo, buscó la justificación a través del miedo a la aparición del terrorismo dentro de las fronteras iraníes, etc. Sin embargo, con la caída del estado islámico,  el fantasma ha desaparecido en gran medida, al menos por ahora.

La llegada de Trump a la casa blanca agravó la situación y destrozó los sueños del régimen iraní de atraer inversiones extranjeras. Los bancos iraníes no han podido regresar al sistema bancario internacional.

Durante los últimos tres o cuatro años, dos movimientos importantes mantuvieron encendida la llama de la oposición: el movimiento obrero y la campaña de los depositantes en instituciones financieras en bancarrota.

En Arak, en el noroeste de Irán, y en zonas ricas en petróleo y gas en el sur, se produjeron importantes huelgas y piquetes, junto con continuas protestas contra la represión de activistas sindicales, como un líder de los trabajadores de transporte de Teherán y otros de la compañía Haft-Tapeh Sugar  en Khuzestan.

Las instituciones financieras, que en su mayoría fueron fundadas por personas afiliadas al régimen, han robado millones de dólares de los depositantes, que van desde personas de bajos ingresos que depositaron pequeñas cantidades para vivir hasta personas ricas que recibieron enormes pagos de intereses. La historia de estas instituciones, así como colosales malversaciones en el Fondo de pensiones de profesores y la Organización de Seguridad Social, no se trata de simple especulación capitalista, es como una historia de saqueo de la Edad Media. Ninguno de los funcionarios corruptos ha sido castigado.

 

El presupuesto agrega combustible al fuego

Lo que agregó combustible al fuego fue el anuncio de diciembre del proyecto de ley de Rouhani para el presupuesto 2018 que propuso un aumento en los precios de la gasolina y gas de alrededor del 40%. Al mismo tiempo, los precios de los huevos aumentaron repentinamente en las últimas semanas. Esto significa que los pobres no pueden permitirse incluso alimentos muy básicos. El presupuesto también propuso poner fin a los pagos mensuales de 455,000 riales (7600 pesos) en el marco del Programa de Subsidio en Efectivo a alrededor de 34 millones de personas, alrededor del 40% de los beneficiarios existentes.

 

Además, la publicación del proyecto de enorme asignaciones de fondos a las instituciones religiosas parásitas enfureció a las personas. Si bien este plan presupuestario hablaba de aumentar los gastos estatales en un 6%, con una inflación oficialmente cercana al 10%, continuó realmente las políticas de recortes neoliberales que Rouhani introdujo después de asumir el cargo en 2013 (las cifras publicadas por los centros estadísticos de Irán son altamente contradictorias, y se espera que las tasas reales de inflación y desempleo sean mucho más altas).

El crecimiento de las redes sociales ha eclipsado por completo los medios de comunicación estatales, lo que permite a las personas compartir más libremente su enojo e insatisfacción. Había alrededor de un millón de teléfonos inteligentes en Irán en el momento de las últimas protestas masivas en 2009, ahora se informa que hay 48 millones.

Las personas, al no contar con sindicatos independientes en Irán, utilizaron cualquier espacio para elevar sus demandas. La profundización de la crisis y la rabia ha aumentado las divisiones y las luchas internas dentro del régimen y el ex presidente, Ahmadinejad, comenzó a atacar con amargura al poder judicial y al poder ejecutivo. Khamenei advirtió a Ahmadinejad en un intento por silenciarlo, pero el llamado líder supremo ha perdido su autoridad incluso dentro del régimen.

En estas circunstancias, las protestas del 28 de diciembre en Mashhad fueron una chispa. En primer lugar, la atención se centró en el aumento de los precios y la corrupción, pero rápidamente se volvió más ampliamente política. La multitud gritó “muerte al dictador” y pidieron la libertad de los presos políticos. Incluso si hubiera temor de que los llamados “intransigentes” del régimen incitaran a las protestas para usarlas como una palanca de presión sobre Rouhani, ¡está claro que perdieron el control de las protestas casi tan pronto como comenzaron!

Al día siguiente, demostraciones similares ocurrieron en Teherán, Rasht, Kermanshah y Ahvaz con consignas  dirigidas a los principales líderes del régimen.

El carácter de este movimiento en su mayoría es espontáneo sin un liderazgo unificado, y se basa principalmente en la iniciativa de las masas sobre el terreno. Los pueblos y ciudades remotos no esperan las grandes ciudades. Se han involucrado en el movimiento de forma completamente independiente.

El régimen estuvo brevemente paralizado y dudó en lanzar una contraofensiva muy violenta, aunque ha arrestado a cientos y matado al menos a 21 hasta el momento. Dondequiera que ha tratado de usar lo que llama su “mano de hierro”, la gente lo castiga severamente. En Malayer y Shahinshahr, personas ocuparon las estaciones de policía y las oficinas del clérigo local. Esto no solo está sucediendo en las zonas de Fars (persa), sino que los kurdos y baluchis también se han unido a las protestas. Las mujeres también han jugado un papel notable en el movimiento.

 

Nadie podría haber imaginado esta situación incluso hasta hace una semana. Si bien no está claro cómo se desarrollará inmediatamente este movimiento desde abajo, está muy claro que lo que estamos viendo es una valentía sorprendente, una ira tremenda y un enorme deseo de libertad y justicia social.

 

Características políticas del movimiento

Este movimiento está totalmente basado en la iniciativa de las masas. Muchos han roto completamente con los líderes reformistas del movimiento Verde de 2009, que solo usaron a la gente en las elecciones y para dividirse el poder con la otra facción principal de la elite gobernante. La llamada facción reformista incluso condenó abiertamente las actuales protestas y pidió su supresión. Este movimiento mostró la decepción generalizada con el presidente Rouhani, que fue reelegido por abrumadora mayoría en mayo pasado con más del 57% de los votos,

La mayor parte del movimiento se ha desplazado de una gran capa de la pequeña burguesía y capas intermedias (que predominantemente constituyeron las protestas verdes de 2009), a la clase obrera, los desempleados y capas de la pequeña burguesía media y baja. La ira acumulada ha radicalizado extremadamente el movimiento. Las masas ya no creen en las manifestaciones “no violentas” y “silenciosas” de tipo gandhi. Ellos abiertamente llaman a derrocar al régimen.

Las mujeres, como antes, han desempeñado un papel notable en el movimiento y, a veces se involucran más atrevidamente que los hombres. Esto se debe a la doble opresión que han sufrido bajo las duras reglas islámicas.

Tal es la escala de las protestas que la población de pequeñas ciudades en áreas remotas ya no espera a las grandes ciudades.

 

Perspectivas

En el momento de escribir este artículo, la sofocante censura del Internet por parte del régimen iraní limita la cantidad de información precisa y actualizada de lo que sucede en el país.

No estamos seguros de cuánto tiempo continuarán estas protestas espontáneas, pero lo cierto es que abrió un nuevo capítulo en la historia revolucionaria iraní posterior a 1979. Podemos dividir esta historia en tres etapas; desde la revolución de febrero de 1979 hasta la represión de junio de 1981, desde la represión hasta diciembre de 2017. En la primera etapa, el régimen podría aplastar la revolución de 1979 y consolidar su posición. Durante el segundo período, el themidor (reacción), sobrevivió a pesar de sus crisis, como el movimiento verde de 2009, ya que la gente aún esperaba reformas por parte del régimen, especialmente las llamadas facciones reformistas. Esta nueva y tercera etapa marca el comienzo de un quiebre total del régimen y sus facciones por capas significativas. El dominio del clero se ve cada vez más como responsable de lo que está sucediendo.

Sin embargo, a pesar de su alto nivel de militancia, este movimiento adolece de serias debilidades. Todavía se encuentra en sus etapas iniciales y, con la ausencia de un partido revolucionario capaz de proponer una estrategia clara, enfrenta el riesgo de perder impulso a pesar de su rápido ascenso. Inevitablemente, esta debilidad, combinada con el hecho de que este movimiento se encuentra en su etapa inicial, produce tendencias mixtas y contradictorias en la conciencia de los participantes. Por lo tanto, a veces incluso se escuchan consignas en apoyo de la monarquía de la revolución anterior a 1979, aunque este no era el estado de ánimo dominante.

La esfera de acción inicial de este movimiento está en las calles, y aún no se ha fusionado con las protestas en los lugares de trabajo. Solo el estar en los espacios abiertos y en las calles no garantiza la supervivencia del movimiento; éste necesita formarse alrededor de las fábricas, lugares de trabajo, comunidades e instituciones educativas.

Si la clase trabajadora en las principales industrias (de petróleo, gas, petroquímica y del automóvil) se involucra en una huelga de 24 horas, eso sellará el movimiento y le dará un gran impulso hacia adelante. Sin embargo, no hemos observado señales para tal avance.

 

¿Qué se debe hacer?

La izquierda de Irán debe tratar de aprender de las lecciones de la revolución de 1979, las protestas de 2009 y la experiencia de las luchas revolucionarias en el mundo, especialmente en la reciente “Primavera Árabe”. Esto también requiere un mayor sentido de internacionalismo y cooperación con las fuerzas del movimiento socialista internacional.

La izquierda debe reaccionar a estas nuevas oportunidades con propuestas de actividad, formas de organización y métodos prácticos para fortalecer y mejorar este movimiento. La izquierda debe estar equipada con nuevos medios de comunicación que, a pesar de los intentos del régimen de restringir su uso, hoy en día pueden desempeñar un papel crucial para llegar a las masas y utilizar estos medios, incluidas las redes sociales, para diseminar información y propuestas para ayudar a organizar la próximos pasos.

 

Si bien las protestas actuales pueden decaer, han cambiado fundamentalmente la situación en Irán. Esta experiencia puede sentar las bases para la construcción de un movimiento obrero que pueda desafiar tanto al régimen como al capitalismo. Los primeros pasos deben ser la reunión de activistas en grupos y comités para coordinar las actividades y resolver las demandas y el programa. La izquierda debe comenzar un diálogo para formar un frente unido, como un paso hacia la fundación de un partido de masas de la clase trabajadora que pueda reunir a los trabajadores, los pobres y los jóvenes en la lucha por una alternativa.

Los marxistas abogarían por un programa que vincule las demandas por los derechos democráticos, contra la represión, para defender y mejorar los niveles de vida con la necesidad de un gobierno de representantes genuinos de los trabajadores y los pobres que pueda comenzar la transformación socialista de Irán nacionalizando, bajo control democrático , las principales palancas de la economía. Esto tendría un enorme atractivo para los  trabajadores en Medio Oriente y más allá.

La izquierda debe advertir de la intervención respaldada por el imperialismo para subvertir y desviar el movimiento. La hipocresía de Trump debe quedar al descubierto, mientras profesa “apoyo” para el pueblo iraní, abraza la dictadura de arabia saudita. Al mismo tiempo, cualquier ilusión entre sectores de la población que las alternativas burguesas pro-occidentales puedan traer una vida mejor para la gente, necesita ser combatida con un programa socialista que explique lo que podría lograrse si el capitalismo es derrocado.

Solo una sociedad gobernada por representantes de los trabajadores puede resolver las crisis crónicas en Irán, ganar los derechos democráticos y poner fin a la pobreza y la opresión basada en el género, la religión y la etnia. Una revolución de los trabajadores en Irán estimulará las fuerzas progresistas, democráticas y socialistas en el Medio Oriente y destruiría las ideas y fuerzas reaccionarias islamistas.

Etiquetado

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

A %d blogueros les gusta esto: