Open top menu
México – Pudieron haber sido 44, los estudiantes desaparecidos en septiembre del 2014

México – Pudieron haber sido 44, los estudiantes desaparecidos en septiembre del 2014

Pudieron haber sido 44, los estudiantes desaparecidos en septiembre del 2014

Por Adán Salgado Andrade

Bien afirma el vox populi que la realidad supera a la ficción. Nada más cierto cuando, de repente, alguna persona me platica sobre un problema que haya tenido. Y aún es más asombroso si parte del relato tiene que ver con un hecho que conmocionó, ya no digamos, al país entero, sino a todo el mundo, como fue el caso de los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, desaparecidos el 26 de septiembre del 2014, más de dos años, tres meses, al momento de escribir estas líneas (ver: http://expansion.mx/nacional/2015/09/26/lo-que-sabemos-y-lo-que-no-de-los-43-normalistas-de-ayotzinapa).

La absurda versión “oficial” insiste en afirmar, sin ambages, que los estudiantes fueron “incinerados” en un basurero, lo cual, varios estudios científicos, hechos meticulosamente, han demostrado que de ninguna manera eso pudo haber sido posible. Lo peor es que nadie de los supuestos “culpables” detenidos hasta ahora, ha dado una versión verosímil de lo que pudo haber sucedido.

Todo apunta a que fue un crimen perpetrado por las fuerzas represivas al servicio de la mafia en el poder, tanto policías, como soldados, coludidos todos, como siempre sucede. Pudo haber sido algo así como lo sucedido, por ejemplo, en Tlatlaya, Estado de México, un crimen cometido por soldados, en el que fueron asesinados presuntos “guerrilleros”, una adolescente de quince años incluida, el cual se trató de cubrir con un absurdo montaje que “demostraba”, burdamente, que los asesinados habían “atacado” a los sardos. Los posteriores peritajes, además de los testimonios de tres mujeres que por “error” no fueron asesinadas y vivieron para contar esa masacre perpetrada por el ejército, mostraron que, en efecto, se trató de un vil montaje (ver: http://www.animalpolitico.com/2014/10/la-matanza-del-ejercito-en-tlatlaya-segun-la-cndh/).

En el caso de los 43 normalistas, hay versiones muy serias de que pudieron haber sido asesinados y, luego, incinerados en hornos crematorios del ejército, como sostienen dos investigadores universitarios (ver: http://www.jornada.unam.mx/2015/01/04/politica/008n1pol).

Bueno, y es algo relacionado con la “desaparición” de los 43, lo que referiré en el siguiente relato, que hasta pareciera una invención, pero no lo es, pues quien me lo contó, es digno de toda mi confianza. Lo llamaré Eduardo.

Eduardo me platicó que en ese entonces, él estudiaba ingeniería en la universidad del ejército en Chilpancingo y que por azares del destino, se vio envuelto indirectamente en tales sucesos.

Su novia, a la que llamaré Sofía, era militante de una organización estudiantil, ella misma, estudiante universitaria. El día en que los estudiantes de Ayotzinapa tenían contemplado venir a la ciudad de México, para que se atendieran sus justas demandas, le pidieron a Sofía, justamente los 43 estudiantes que viajarían en uno de los autobuses, que por favor los acompañara, pues requerían que un representante de una asociación estudiantil estuviera con ellos, con tal de que tuviera más fuerza su presencia en la ciudad de México.

Sofía pidió a Eduardo que los acompañara, pero éste se negó, debido a que estaba en una universidad militar, y sería acusado de traición si participaba en un acto de protesta contra los poderes fácticos “federales”. “Imagínate, un soldado, protestando contra la represión, hubiera sido una contradicción, ¿no?”, me dice.

Sofía lo comprendió y subió al autobús fatídico, dejándole todas sus cosas a Eduardo, quien le regresó el celular, indicándole que “por cualquier cosa, me llamas”.

Se despidieron, Sofía abordó el autobús y éste arrancó…

Pero no había avanzado ni dos cuadras, cuando el vehículo se detuvo, se abrió la puerta y, llorando, descendió Sofía, gritando, angustiadísima, “¡Secuestraron a mi mamá, me acaban de avisar!”. En efecto, la madre de Sofía había sufrido la suerte de miles de mexicanos que cada año son secuestrados, muchos de los cuales son asesinados, pese a haber pagado un rescate, si de eso se trató el secuestro, o son traficados a otros países, mujeres sobre todo, o, simplemente, “desaparecidos” forzadamente, sobre todo si se trata de activistas incómodos para la mafia en el poder. Lo que sea, pero sucede a diario, en que de quince a veinte personas jamás vuelven a ser vistas (ver: http://www.animalpolitico.com/2014/11/2014-el-ano-con-mas-casos-de-desapariciones-en-mexico-van-5-mil-98-victimas/).

Eduardo corrió a su encuentro y Sofía, le dio la mala nueva, que su mamá, maestra de primaria, había sido secuestrada con otra compañera, cuando regresaban de cobrar sus quincenas. El auto en el que ambas viajaban, fue interceptado en la carretera por otro, que se les cerró y las obligó a detenerse (todo esto, lo supieron días después).

Sofía ni hablar podía por el llanto. Todo lo que le dijo quien le había llamado fue que después se comunicarían para lo del “rescate”.

Eduardo y Sofía decidieron regresar a casa de ella, para informar al resto de la familia sobre el secuestro, y pasaron algunas horas.

Fue cuando, refiere Eduardo, recibieron una llamada al celular de Sofía, de uno de los normalistas, un joven apodado “El Mantecas” – pues decía que no usaba aceite al cocinar, sólo manteca de cerdo –, quien con grave y espantada voz, les dijo que policías y soldados los habían rodeado y los estaban balaceando. “¡Nos tienen rodeados cuicos y sardos, y nos están tirando!”, se escucharon, por el altavoz del celular de Sofía, los desesperados gritos del estudiante y de otras personas, entremezclados con una copiosa balacera. “¡Se me erizó la piel!”, dice Eduardo, reviviendo quizá el terrible recuerdo. Después, se produjo un silencio, como si hubieran colgado, y nada más escucharon ni Sofía, ni Eduardo. Trataron de comunicarse, pero la llamada los enviaba a buzón.

“¡Sí, se oyó como si de repente hubieran apagado el celular… y ya no pudimos comunicarnos para nada…!”, agrega Eduardo. Se quedaron perplejos. Tampoco fue posible comunicarse con ninguno de los otros normalistas y se quedaron con la mortificación.

Dicha mortificación, momentáneamente, les hizo distraerse del problema que, a fin de cuentas, había salvado la vida a Sofía.

Pero luego siguieron comunicándose con familiares, para informar del secuestro y ver lo que se haría, no sin tratar de nuevo de telefonearle al Mantecas o algún otro…

“Y… pues, ya, al otro día, nos enteramos de que no habían llegado y que los andaban buscando en todos lados”, dice Eduardo, refiriéndose a los sucesos que durante los siguientes días, poco a poco fueron sabiéndose y que, como ya señalé, aun no se han aclarado y, seguramente, la asesina mafia que controla a este país, nunca aclarará, pues es la responsable de esos asesinatos, que pueden considerarse como un crimen de “estado”.

En cuanto a la madre de Sofía, algunos días después, los secuestradores pidieron ciento cincuenta mil pesos de “rescate” y dieron “instrucciones” de en dónde se entregaría el dinero y dónde dejarían a la señora.

Refiere Eduardo que el abuelo de Sofía fue quien se encargó de realizar el pago y de ir a recogerla en una gasolinera cercana a Chilpancingo, a las doce de la noche. “Sí, pues vendieron unos carros que tenían y cosas, y juntaron el dinero”, agrega. La madre de Sofía se encontraba con la otra maestra, su amiga, con quien había sido secuestrada. Como también los familiares de ésta habían pagado el rescate, los secuestradores las entregaron juntas. Estaban todas raspadas y con la ropa sucia, pero ¡vivas!

Refirieron que, luego de secuestrarlas, las llevaron vendadas en auto. Después, las bajaron y las llevaron por el “monte”, entre árboles y ramas, caminando y arrastrando, las encerraron en alguna construcción y las ataron. “Hasta eso, dicen que no las trataron mal, que les daban de comer y todo y las llevaban al baño”, comenta mi entrevistado.

De allí, Sofía decidió no continuar con su activismo, muy espantada por todo, tanto el secuestro de su madre, como la “desaparición” de los normalistas. Mejor tranquilizarse, le dijo a Eduardo.

Por ese y otros problemas, ella y Eduardo terminaron su relación. “Sí, me dolió mucho, pues ya hasta nos íbamos a casar en un año… yo estaba bien clavado, la verdad”, dice Eduardo, suspirando, con un gesto de nostalgia en su rostro. “Pero ya lo superé… ya hasta tengo otra novia”, agrega, sonriente.

También Eduardo se salió de la universidad militar. “Les dije que no quería estar en un lugar en donde no se aprende nada, más que a matar gente”, dice, jactándose.

Agradezco su increíble relato, sí, que un secuestro haya evitado una muerte más, la de Sofía, a manos de las criminales fuerzas represivas de la mafia en el poder.

Como resulta increíble que nadie sepa nada, hasta la fecha, de la suerte que corrieron los 43 normalistas ese 26 de septiembre del 2014. Ni de los que a diario “desaparecen”.

No cabe duda que la vida es muy irónica, cruel y sorpresiva.

Contacto: studillac@hotmil.com

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: