Open top menu
La Revolución Rusa de Febrero de 1917 ¿Cuáles son las lecciones para hoy?

La Revolución Rusa de Febrero de 1917 ¿Cuáles son las lecciones para hoy?

por Pedro Albornoz

Hace cien  años, la clase obrera de Rusia, dirigida por los trabajadores de la ciudad de San Petersburgo, se levantó en una revolución que derrocó al régimen dictatorial de 1.000 años del zar. Esto comenzó un proceso de revolución y contrarrevolución en los próximos nueve meses, que en octubre de 1917 dio lugar a la primera  revolución socialista  democrática de la historia.

La revolución de Febrero se interpone entre la primera revolución rusa de 1905 a 1907 y la tercera y definitiva revolución de octubre de 1917. Los representantes de las grandes empresas hoy y sus mercenarios en las universidades, los profesores “expertos en historia”, o bien ignoran este gran evento o tratan de demostrar que febrero fue la revolución “real” de Rusia, que “se salió de los carriles” y terminó en el’golpe’de octubre de 1917.

Por supuesto, las condiciones actuales de muchos países desarrollados y emergentes son diferentes a la Rusia de 1917, una sociedad atrasada económica y culturalmente, con una clase trabajadora en minoría en un mar de campesinos. Sin embargo, bajo el látigo de una grave crisis económica, como la que vivimos hoy, una ruptura social puede desarrollarse.

Los Bolcheviques

Una de las lecciones más importantes de la revolución de febrero y sus secuelas es que tenía a los líderes del partido de los trabajadores, más conscientes en esa etapa, los bolcheviques (la mayoría, en ruso). En 1917, Rusia estaba atravesando la mayor crisis social de su historia. Si no hubiera existido el partido bolchevique, dirigido por Lenin y Trotsky, la enorme energía revolucionaria de los trabajadores y los campesinos se habrían gastado infructuosamente en explosiones esporádicas. La lucha de clases es el motor principal de la historia, pero es necesario un programa correcto, un partido firme y un liderazgo valiente y de confianza dispuestos a ir hasta el final en la lucha contra el capitalismo y el latifundio, como ocurrió en Rusia.

El honor de iniciar la revolución recayó en las mujeres de la clase obrera de San Petersburgo. El 22 de febrero, de acuerdo con el antiguo calendario juliano (que en el actual calendario gregoriano utilizado en Occidente, es el 7 de Marzo), la principal planta de la ciudad, la fábrica Putilov, anunció una gran huelga. En la ciudad había aproximadamente 390.000 trabajadores de la fábrica, empleados en grandes unidades industriales, tales como la fábrica Putilov. Aproximadamente un tercio de estos trabajadores eran mujeres y la clase obrera había sido duramente golpeada por la inflación masiva en aquel momento.

El 23 de febrero, las trabajadoras textiles, sin autorización previa de algún partido, se declararon en huelga en varias fábricas, lo que dio lugar a manifestaciones de masas en la ciudad. Esto abrió las compuertas de la revolución, que se desarrolló durante los próximos cinco días.

El papel de la clase obrera

Una de las características inconfundibles de las revoluciones es la intervención directa de la masa de la clase obrera y los pobres –usualmente descontenta, pero obligada a la sumisión por el capitalismo en períodos “normales” – en la determinación de su propio destino. En la prueba de voluntades entre la clase obrera y el zarismo en las calles de Petrogrado (San Petersburgo), el aparato estatal represivo del latifundismo y el capitalismo se disolvió en el calor de la revolución. Esto estuvo marcado por el apoyo a los trabajadores, o una cierta “neutralidad” de las fuerzas zaristas más brutales, como los cosacos.

Soldados bolcheviques

La Primera Guerra Mundial, con cinco millones de rusos muertos o heridos, sin duda, jugó un papel decisivo en la enorme aceleración de las fases posteriores de la revolución hasta octubre de 1917. Las revoluciones posteriores, como España 1931-1937, se desarrollaron durante un período más prolongado. La revolución de febrero se alcanzó, en gran parte desde abajo, por los trabajadores y soldados, muchos de ellos campesinos en armas.

Pero ellos mismos no eran conscientes de su propio poder. Muchas veces en la historia, las masas de trabajadores han derrocado un régimen pero no han gozado de los frutos de su victoria, porque no han reconocido su rol. Por lo tanto, en Rusia el poder cayó en manos de una coalición de liberales capitalistas, mencheviques (la minoría, en el movimiento ruso de trabajadores) y los social-revolucionarios, un partido de la clase media de las ciudades y las zonas rurales.

La revolución de febrero fue, en efecto, el principio de la revolución socialista en Rusia y en todo el mundo. Pero sólo Lenin y Trotsky, ambos en el exilio, reconocieron esto. Incluso la dirección bolchevique en Petrogrado, dio apoyo a la coalición de gobierno desde el exterior. Este gobierno fue similar a lo que se conoció más tarde como el “frente popular”, lo que hizo descarrilar la revolución española de 1931 a 1937 y fue empleado por los estalinistas en Francia y en otros lugares.

El gobierno provisional

Inicialmente, los trabajadores de Petrogrado y los bolcheviques de base eran hostiles a la coalición, que había reunido el poder en sus manos. Pero a partir de mediados de marzo, bajo la influencia de Kamenev y Stalin, el partido bolchevique giró con decisión hacia la derecha, dando apoyo crítico al gobierno.

En oposición a este enfoque, Lenin telegrafió desde Suiza a los líderes bolcheviques en Petrogrado: “Nuestra táctica; absoluta falta de confianza; ningún apoyo para el nuevo gobierno; sospechar de Kerensky, especialmente; armamento de la clase obrera es la única garantía; elecciones inmediatas a la Duma (parlamento) de Petrogrado; Ningún acercamiento con otros partidos”.Entonces deliberadamente declaró: “El  menor apoyo al gobierno provisional es una traición”.

¿Apoyar a coaliciones capitalistas o  defender una política independiente?

¿Qué habría dicho Lenin de los supuestos partidos de izquierda que hoy en día apoyan coaliciones capitalistas ‘desde adentro’, sirviendo como ministros y abrazando el programa neoliberal de estos gobiernos?

Ejemplos de ello abundan a nivel internacional las últimas décadas  y por cierto aquí en Chile, donde los dirigentes del PS y PC justifican la entrada en gobiernos de coalición (Concertación, hoy Nueva Mayoría) que han terminado legitimando las políticas neoliberales implementadas por la dictadura. Estos dirigentes han tratado de reforzar esto con el argumento de que es la mejor forma de “controlar a la derecha” y actuar en interés de la clase trabajadora.No hay absolutamente nada nuevo en estos argumentos; Stalin y Kamenev  dieron apoyo ‘crítico’ al gobierno de coalición en Febrero  con argumentos muy similares.

Esto era completamente contrario a la posición adoptada por Lenin y Trotsky en 1917. La política de Lenin dirigió, nueve meses más tarde, a la revolución de octubre y los “diez días que sacudieron al mundo”, con todas las repercusiones que tuvo entre la clase trabajadora a nivel internacional.

A diferencia de los líderes de los trabajadores hoy en día que se dejan seducir y corromper por la popularidad fácil y carreras ministeriales, Lenin no tenía miedo de estar en minoría. Los bolcheviques tenían 1% o 2% de la cuota de los votos en los soviets en febrero, y sólo el 4%  al momento de su llegada en Abril. Sin embargo, en una etapa anterior a la Primera Guerra Mundial, habían contado con el apoyo de las cuatro quintas partes de la clase obrera organizada.

Pero una revolución como Febrero es realizada, generalmente, por una minoría valiente y consciente, con el amplio apoyo de la masa de los trabajadores. Una vez que ha triunfado, esta masa amplia entra en la arena política y, al igual que en febrero de 1917, siguiendo el ejemplo de la revolución de 1905-1907 crearon su propia organización independiente de clase, en forma de soviets –consejos de obreros, soldados y campesinos.

De hecho, un “doble poder” se creó en Rusia en febrero de 1917 que duró hasta la Revolución de Octubre. Este “doble poder” o elementos del mismo son visibles en todos los procesos revolucionarios, como en Chile, con el surgimiento de los cordones industriales. Por un lado, el “gobierno” todavía conserva las fuerzas del Estado, pero es desafiado por el poder independiente y la organización de la clase obrera.

La lucha entre estas fuerzas constituye la esencia de los procesos revolucionarios y contrarrevolucionarios, entre febrero y octubre de 1917. Lenin y los bolcheviques se esforzaron por mantener la fidelidad al programa revolucionario, la hostilidad irreconciliable con los capitalistas y una ruptura decisiva con los que no estaban preparados para luchar hasta el final contra el capitalismo y el latifundio.

Soviet en una fábrica de Petrogrado

El programa revolucionario

Pero esto  ganó para los bolcheviques el odio eterno de los capitalistas y todos aquellos partidos que querían permanecer dentro del marco del sistema. Toda la prensa, incluyendo los periódicos de los mencheviques y social-revolucionarios, llevaron a cabo una feroz campaña contra los bolcheviques, acusándolos de estar vinculados a la policía zarista; o incluso al mismo Lenin de ser espía alemán.

Sin embargo, los bolcheviques, ignoraron esto y dirigieron toda su atención a la masa de la clase obrera y, en particular, a los millones más oprimidos que se movían hacia la izquierda, desilusionados con los partidos soviéticos de la coalición ‘oficial’.

Fue esto, haciendo hincapié en el constanteenfoque independiente de la clase obrera y sus organizaciones; una delimitación clara del partido revolucionario y las masas; de los partidos reformistas y oportunistas, lo que llevó al crecimiento de los bolcheviques. El contraste entre Lenin y los bolcheviques, y los líderes y ex líderes de las organizaciones de trabajadores actualmente,  no puede ser más claro.

Por supuesto, esto fue en un período de revolución, que no es el caso en la mayoría de los países del mundo hoy en día. Sin embargo, la preparación para una situación de este tipo se lleva a cabo en el período antes de que tales cambios bruscos ocurran en la realidad. Este es el papel de una dirección y organización marxista con visión de futuro.

En todo el mundo hoy en día, la clase trabajadora está siendo conducida a una trampa por la filosofía de coalicionismo o el “mal menor”. Esto no es más que una variación de las ideas vistas en febrero de 1917. Esto significa que los trabajadores deben ser siempre el vagón de cola de los partidos capitalistas. Los actuales y supuestos dirigentes de los trabajadores instan a dar apoyo a estas coaliciones como única alternativa a la derecha, en la creencia errónea de que sólo así se pueden obtener futuras ‘concesiones’. Esto es, por supuesto, sólo si la población se traga el medicamento tóxico hoy, en forma de programas de recortes y privatización.

Medidas decisivas

Los trabajadores rusos no tuvieron éxito por aplicar políticas graduales entre febrero y octubre. De hecho, los logros de la revolución de febrero fueron socavados sistemáticamente debido a que la coalición de gobierno se negó a romper con el latifundismo y el capitalismo. Fue necesaria la experiencia de nueve meses, junto con la agitación y el trabajo de los bolcheviques, para convencer a los trabajadores rusos de la necesidad de un cambio radical – una revolución social – que luego se llevó a cabo en octubre de 1917.

La revolución de febrero es también importante en relación con los acontecimientos trascendentales que se están desarrollando hoy en América Latina, especialmente en Venezuela y Bolivia. Gobiernos que por años han implementado grandes reformas en beneficio de trabajadores y campesinos, en nombre del socialismo; pero que no han roto con la institucionalidad del capitalismo y latifundismo. Estos procesos se han desgastado y devenido en crisis últimamente, a raíz del boicot de la burguesía, la recesión económica global y la caída en los precios de los commodities. Al no llevar los cambios revolucionarios hasta el final, se termina por socavar el apoyo de la población hacia la revolución, dando pie a que la reacción se fortalezca, y la posibilidad del regreso del antiguo orden de cosas.

En última instancia, la única manera de derrotar a la amenaza de la contrarrevolución es seguir la política de Lenin después de febrero –la intransigente oposición al capitalismo y el latifundismo y medidas decisivas para romper el poder de las grandes empresas.

Los grandes acontecimientos de febrero de 1917 no son historia muerta. Rendimos homenaje a la valiente clase obrera de Petrogrado por este gran vuelco social, mediante el aprendizaje de las lecciones reales de estos eventos para hoy.

 

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

A %d blogueros les gusta esto: