Open top menu
Ivy Compton-Burnett, la mayor novelista trágica de la literatura inglesa contemporánea

Ivy Compton-Burnett, la mayor novelista trágica de la literatura inglesa contemporánea

Alfredo Rubio Bazán arlequibreblog@gmail.com

Ivy Compton-Burnett


–27 de agosto de 1969, Kensington, Londres, Reino Unido)

(5 de junio de 1884, Pinnel, Middlesex, Reino Unido
Ivy Compton-Burnett

 

Novelista inglesa de original estilo y densidad. Muy apreciada por ciertos lectores cultivados. Su obra narrativa evoca los conflictos ocultos en el seno de la vida familiar de la clase alta inglesa durante el reinado de Eduardo VIII en una serie de novelas elegantes e irónicas en las que el vicio queda sin castigo y la virtud sin recompensa. Sus numerosas novelas están escritas casi por completo en diálogos escuetos y refinados, y abundan en recursos melodramáticos. Todas ellas configuran lo que se ha denominado el «estilo Compton-Burnett».El tema fundamental de su obra es la familia y el poder. Pese a que sus personajes excluyan a las clases menesterosas, siempre hay, a través de los criados, una descripción muy crítica con respecto a las formas de crueldad y de frialdad sentimental de las figuras que tienen la palabra: la alta clase media. Se ven ante todo los protagonistas presos de la formalidad.

Compton-Burnett produjo una larga serie de novelas irónicas en las que el vicio queda sin castigo y la virtud sin recompensa, por lo que sus obras suscitaron el enfrentamiento de la crítica, ya que trataba en ellas temas como el incesto. En sus numerosas novelas predomina la parte dialogada, que llega a un tono dramático, compuesta de breves diálogos, muchas veces en elípticos.

Las obras de Compton-Burnett están formadas por diálogos continuos, casi inagotables; son frases sarcásticas, acres y desilusionadas, en cuyo ingenio a veces brutal, sin embargo, cabe el humor. Sus relatos, entre apacibles y vertiginosos, están llenos de asociaciones de ideas, de entrecruces verbales de sus protagonistas, al principio caóticos pero que van cobrando poco a poco su sentido.

Compton-Burnett ha sido alabada por los más importantes escritores. Extraña e inclasificable, comparada con Waugh, Austen y Wodehouse, la autora británica creó un estilo reconocible, singular y profundamente irreverente. Fue calificada por el mexicano Sergio Pitol, que revisó Criados y doncellas, como «la mayor novelista trágica de la literatura inglesa contemporánea». El tenebroso y sarcástico escritor italiano Giorgio Manganelli (en La literatura como mentira, Feltrinelli, 1967), la consideraba como la primera novelista inglesa de su tiempo por su poder iluminativo y provocador.

Más aún, Compton-Burnett influyó claramente en el llamado nouveau roman francés, especialmente en Nathalie Sarraute por esas corrientes de lenguaje, tan introspectivas y vertiginosas, de sus novelas. La gran novelista estadounidense Mary McCarthy, amiga de Sarraute, escribió que los ambientes victorianos de Ivy Compton-Burnett no impiden que sus libros sean diferentes a los demás libros, que ella es en el fondo una pensadora radical, una hereje moderna, una excéntrica que usa un relato casi documental para diseccionar su sociedad. Natalia Ginzburg asimismo escribió un ensayo sobre su curiosa personalidad literaria.

Ivy Compton-Burnett era hija de un médico homeópata lllamado James Compton-Burnett y de su segunda esposa Katharine Compton-Burnett, a quien había conocido en su consulta. Ivy creció en Hove en el seno de una familia numerosa, pues además de sus seis hermanos, tenía otros cinco hermanastros, hijos de la primera mujer de su padre. Este ambiente familiar, que generó bastantes roces y conflictos personales, sirvió de influencia para sus obras literarias.

La vida familiar de Ivy no resultó demasiado feliz, ya que en su hogar se producían continuas reyertas entre hermanos. Sus hermanas menores se sucidaron y algunos de sus predilectos, como Noel y Guy, fallecieron. El primero luchando en la Primera Guerra Mundial y el segundo a causa de una neumonía. Ivy estudió Lengua y Humanidades en el Royal Holloway College de Londres entre los años 1902 y 1906.En el año 1919 la vida sentimental de Ivy, que era lesbiana, se estabilizó junto a Margaret Jourdain, con quien residió hasta 1951, año del fallecimiento de Margaret.

Empezó a escribir pronto; publicó su primera novela, Dolores, en 1911, Aún era defectuosa, y no había encontrado el tono futuro de sus libros. Su verdadera producción empieza con la siguiente novela, que meditó durante bastantes años: Pastors and Masters de 1925. A partir de entonces, Compton-Burnett fue elaborando un grupo de novelas —diecinueve en total— de las cuales destacan especialmente las escritas entre 1937 (Daughters and Sons) y 1949 (Two Worlds and Their Ways), según suele decirse, si bien las restantes son muy notables. Así, Criados y doncellas, donde el ingenio es afiladísimo, gira en torno a un tiránico Horace Lamb, opresor de su mujer e hijos, de su primo y sirvientes; vive en una mansión en la que se llevan a cabo esas vejaciones, y en donde todas las figuras de la violencia (parricidio, adulterio, agresión psíquica) tiene su despliegue; es la obra más optimista de la serie, según Sergio Pitol (la más trágica sería Mayores y mejores). En Una herencia y su historia narra las luchas familiares mediante tres generaciones que se ven oprimidas por el longevo y solterón jefe de la estirpe, que finalmente se casa, rompiendo todas las expectativas del resto. Su obra póstuma, Los últimos y los primeros, gira en torno a la tiranía de Eliza Heriot, manifestada en el dinero, la envidia y el resentimiento) hasta que es derrocada por su hijastra.

En 1967 fue nombrada Dame del Imperio Británico.

http://www.epdlp.com/escritor.php?id=3019

https://es.wikipedia.org/wiki/Ivy_Compton-Burnett

http://www.lecturalia.com/autor/2553/ivy-compton-burnett

https://www.biografiasyvidas.com/biografia/c/compton_burnett.htm

http://www.mcnbiografias.com/app-bio/do/show?key=compton-burnett-ivy

 

Criados y doncellas: Ivy Compton-Burnett es una de las mayores novelistas del siglo y Criados y doncellas una de sus obras más perfectas. Como siempre, la autora británica indaga en las sombras de la familia y el poder, abordadas en esta ocasión con un ingenio destilado con la delicadeza de matices propia de los mejores whiskies. Horace Lamb es un déspota con su mujer, con sus hijos, con el servicio. Y su mansión –otro de los personajes esenciales– se prepara para servir de escenario ideal, preferiblemente durante el desayuno o el té vespertino, a una cómica y a la vez sobrecogedora liturgia de la humillación. Por debajo de los afilados y sangrantes diálogos flotan asuntos como el crimen, el parricidio o el adulterio. En otro plano, el servicio –especialmente el mayordomo Bullivant y la cocinera– representan otras ceremonias, reflejo de la hipocresía y el cinismo de sus amos. Y en una tercera dimensión, los niños ejercen con toda impunidad su terrible crueldad.

 

«No hay probablemente nada mejor que vivir juntos para cegar a las personas entre sí.» 

Ivy Compton-Burnett

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: