Open top menu
Inspiremosnos en la dinámica de la Francia Insumisa para los combates que vendrán.

Inspiremosnos en la dinámica de la Francia Insumisa para los combates que vendrán.

Las cifras de la primera vuelta de las elecciones francesas han sido las siguientes:

Emmanuel Macron: 23,75%

Marine Le Pen: 21,53%

Francois Fillon: 19,91%

Jean-Luc Melenchon: 19,64%

Inspiremosnos en la dinámica de la Francia Insumisa para los combates que vendrán.

Por Nicolas Croes[1]

La campaña presidencial francesa ha trastocado a todos los puntos de referencia políticos tradicionales. Un saliente presidente François Hollande, que no fue candidato (por primera vez en la Quinta República establecida en 1958); contra todo pronóstico emergió directamente a las primarias François Fillon; el candidato de la línea oficial cuya campaña se vio lastrado por escándalos; una figura poco conocida hace algún tiempo, Emmanuel Macron, impulsado con la complacencia de los medios de comunicación; etcétera

En cuanto a nosotros, al igual que muchos jóvenes y trabajadores, conservaremos en especial la experiencia de la candidatura de Jean Luc Mélenchon y la dinámica que fue la de Francia Insumisa.

En el lado de los votos, donde Mélenchon ha superado gradualmente a  Benoît Hamon y François Fillon para terminar entre los posibles ganadores de la primera ronda, la Francia Insumisa – el movimiento de la candidatura de Jan Luc Melanchon – tuvo una extraordinaria asistencia a los mítines. El sábado, 18 de marzo de 130.000 personas se reunieron en París para conmemorar el aniversario de la Comuna de 1871. El Domingo 9 de abril fueron 70.000 en Marsella y otra vez 70.000 en Toulouse el 16 de abril. Dos días más tarde, en medio de la semana, 35.000 personas asistieron a las reuniones simultáneas de Dijon, Grenoble, Nancy, Clermont-Ferrand, Nantes Reunión con hologramas, mientras que otros 65.000 se reunieron viendo la emisión del discurso. ¡Otros candidatos sólo podían soñar generar tanto entusiasmo!

Audacia, audacia y siempre más audacia

Una de las grandes lecciones de la figura en alza de Mélenchon, es haber desarrollado un cuadro ofensivo, agresivo y atrevido. La imagen de una persona que hace una rápida sucesión. Quien no trata de ser servicial a la élite. ¿Quién no se inclina ante los medios. ¿Quién tiene un objetivo en mente y la determinación para lograrlo. Que restaura la confianza en una posible victoria contra el campo contrario.

La necesidad de un enfoque de este tipo ya fue demostrado claramente por la candidatura de Bernie Sanders a las primarias del Partido Demócrata y su apelación a la ” revolución política contra la clase de multimillonarios ”, con un  programa político firmemente junto a los trabajadores y oprimidos de todo tipo.

Tanto Mélenchon como Sanders entendieron que las opiniones políticas no deben limitarse a lo que es razonable. Defendieron ideas radicales (aunque todavía con muchas debilidades) que ayudaron a sacudir el centro de gravedad político en el debate global. Hubo un tiempo en que Bernie Sanders era marginado del debate político nacional en los Estados Unidos. Hoy en día sigue siendo el hombre político más popular en el país a pesar de su entrega y su apoyo al final a la candidatura de Hillary “Wall Street” Clinton. Mélenchon, sin embargo, mantuvo su distancia con el partido “socialista”, incluso cuando Benoît  Hamon fue el ganador de la primaria. También defendió incansablemente la necesidad de un proyecto de ruptura con las instituciones existentes de la Quinta República. Se puede lamentar que su propuesta de sexta república se mantenga en la utopía de un capitalismo domesticado, pero no se puede negar que la fórmula tiene el inmenso mérito de evocar un cambio de régimen y tal vez de sociedad.

El uso de objetivos

Otra enseñanza importante es la de la utilización de un plan de campaña sostenida. Se trataba en primer lugar de sobrepasar a Benoit Hamon en las encuestas. Luego a Fillon. Aparecer más tarde en los sondeos para la segunda vuelta. Obtener 300.000 abonados al canal de youtube de Francia Insoumise para la primera ronda, etcétera. Vimos en el trabajo electoralmente un tipo de acción planificada en crescendo, a imagen del plan de acción sindical del otoño 2014 contra el gobierno que comenzó con una manifestación masiva en Bruselas para terminar después de un recorrido de huelgas provinciales hasta la gran huelga general del 15 de diciembre de 2014. Era una forma de fomentar la participación activa en la campaña para organizar el esfuerzo de creciente entusiasmo colectivo.

¿Y después?
Ya es más que una simple cuestión de la elección del jefe de Estado. Varios comentaristas especulan abiertamente sobre el final del PS francés. En cualquier caso, Francia Insumisa se encuentra ahora en una posición fuerte para tomar medidas audaces hacia una recomposición radical de la izquierda. Creemos que sería mejor avanzar hacia un nuevo partido de masas, democrático, de trabajadores capaces de reunirse para organizar la lucha contra la clase capitalista, en las calles y en las urnas. Para ello será necesario profundizar el programa político de la formación para convertirse en un verdadero programa de ruptura anticapitalista y socialista .

[1] Este artículo fue escrito para la edición de mayo de Lucha Socialista, antes de conocerse los  resultados de la primera vuelta.

 

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: