Open top menu
Ex ministra peruana analiza momento marcado por inminente destitución de PPK: “Se viene una imposición autoritaria”

Ex ministra peruana analiza momento marcado por inminente destitución de PPK: “Se viene una imposición autoritaria”

Esta semana será clave para el presidente del Perú, Pedro Pablo Kuczynski (PPK), arrinconado desde finales de la semana pasada por las fuerzas del fujimorismo por un supuesto vínculo y aceptación de pagos irregulares a la poderosa y corrupta constructora brasileña Odebrecht. Si es destituido este jueves, y hay más de una razón para pensar que será así, Kuczynsky podría seguir los pasos de todos los últimos ex presidentes peruanos, dos de ellos en la cárcel, uno prófugo perseguido por la Interpol y otro investigado por la justicia local. Si se abre la vacancia, Perú suma un nuevo evento a una crisis política que hunde a la nación día a día.Aída García Naranjo, conocida también como Mocha, ha sido secretaria general del Partido Socialista Peruano y una activista de los derechos sociales y de género. Además de reconocida cantante, fue ministra de la Mujer y embajadora durante el gobierno de Ollanta Humala y hoy participa de la coalición del Frente Amplio que impulsa la próxima candidatura de la líder de la izquierda y el progresismo Verónika Mendoza.

En su breve paso por Chile este fin de semana, que ha coincidido con la Segunda Vuelta 2017, El Ciudadano conversó con la Mocha sobre la izquierda peruana, sus proyecciones futuras, sus vínculos con los movimientos chilenos, la crisis que vive PPK y el interregno que se abre en nuestra nación hermana.

¿Cuál es la relación del PS del Perú con el socialismo y la izquierda chilena?

Nuestro vínculo principal son los socialistas allendistas, que hoy son el MDP (Movimiento Democrático Popular) del Frente Amplio. Desde Perú nuestra candidata Verónika Mendoza envió un video de saludo a Beatriz Sánchez, del FA.

¿Qué participación parlamentaria tiene el FA del Perú?

Obtuvo 20 curules. Este fin de semana se ha impulsado el congreso fundacional de Nuevo Perú. Recordemos que el Frente Amplio era una pequeña organización constituida por Tierra y Libertad, cuya presidencia la tenía Marcos Arana. Ahora estamos ante un espacio bastante más amplio en donde se han incorporado diferentes organizaciones dentro de lo que se llama el movimiento Nuevo Perú. El congreso fundacional se ha realizado en Lima con la presencia de 500 delegados llegados de todos los rincones del país. Ese proceso fundacional ha aprobado un ideario que se ratifica en una propuesta de izquierda, en una propuesta socialista, humanista, feminista, ecologista, que recoge las corrientes doctrinarias que nosotros entendemos no como una ideología única y cerrada, sino como un ideario plural efectivamente de izquierda y socialista que recoge lo mejor de las diferentes corrientes. Se ha aprobado un programa, de democracia popular, de tránsito. Se ha aprobado una línea táctica y estratégica de participación en el proceso electoral del 2018 en alianza con los movimientos regionales y se ha elegido tres instancias. El evento ha tenido una gran significación y posiciona a Verónika Mendoza como la principal candidata.

 

AÍDA GARCÍA NARANJO

¿Hay posibilidades de crecimiento?

Afinar una política de alianza mayor, porque no es el único referente de izquierda. Quizá el segundo en importancia es Juntos por el Perú, que aglutina al Partido Comunista, a Fuerza social, a Ciudadanos por el Cambios, a independientes, a núcleos de profesionales organizados. Hay otros referentes, Más Democracia y Perú Libre. Hay cuatro inscripciones electorales de izquierda que debieran caminar hacia un proceso de confluencia.

Un proceso para enfrentar al fujimorismo

En nuestra organización, Verónika ha obtenido la más alta votación entre los grupos de izquierda. Siempre habrán elecciones primarias para que se consolide ella como candidata, pero no es el único referente de izquierda. Nuestra lucha como Partido Socialista se centra en una política de alianzas de mayor apertura, de mayor unidad, de mayor consolidación para enfrentar al fujimorismo y a Fuerza Popular.

Estos son unos días muy convulsionados en el Perú por la inminencia del proceso de destitución del presidente Pedro Pablo Kuczynski por sus supuestos vínculos con Odebrecht. ¿Qué se abre a partir de ahora en el Perú?

Estamos ante una crisis de gobernabilidad. Esta es la primera caracterización general y  podríamos llegar a hablar de una crisis de sistema, en estos momentos agudizada por una contradicción principal entre las fuerzas del fujimorismo y de Fuerza Popular. Keiko Fujimori, derrotada por PPK, aún no asume su derrota. Si bien la derrota tuvo un margen pequeño, el proclamado presidente de la República es Pedro Pablo Kuczynski. Esa fuerza ha estado a la ofensiva en ese periodo pretendiendo diferentes temas. En primer lugar, destituir al Fiscal de la Nación, por lo que se ha iniciado un proceso que está en curso. Destituir al Tribunal de Garantías Constitucionales, para lo cual ya se aprobó en la Comisión de Constitución cuatro destituciones del Tribunal Constitucional, con lo cual ellos quedan en mayoría, en tanto las fuerzas democráticas quedan en minoría. Destituir a otras instancias en el Consejo Nacional de la Magistratura y vacar al presidente de la República.

Estamos ante una ofensiva conservadora en el Perú y lamentablemente a ello ha contribuido el presidente de la República porque las pruebas y las denuncias presentadas son significativas. Durante el gobierno de Alejandro Toledo, hoy prófugo de la justicia, el Presidente habría negociado con la empresa Odebrecht contratos particulares en donde se han presentado todos los recibos de cobranzas por un monto más allá de tres cuartos de millón de dólares. En tanto su empresa, First Capital, que es una empresa unipersonal del presidente de la República, ha ganado 4,5 millones de dólares en la licitación de una obra de Odebrecht, que como postor la ganó siendo él Presidente. La respuesta que dio PPK es una respuesta que trasladó la responsabilidad al señor Sepúlveda de Chile, que sería su socio. El país no ha considerado suficiente su respuesta y efectivamente, ya el presidente había mentido ante el Congreso por tanto ya estaba ante un delito de falsedad genérica que en Perú tiene entre cuatro a seis años de cárcel.  Esos serían aplicados al final de su mandato. El presidente no puede ser procesado mientras tenga la inmunidad que le da el cargo, sí puede ser investigado. Es por ello que se ha iniciado un proceso de vacancia con 97 votos a favor. El fujimorismo quería una vacancia express, que se produjera en tres días, sin embargo las fuerzas progresistas y democráticas lograron que esa vacancia se discuta esta semana para que el presidente de la República tenga la posibilidad de descargos y presentar pruebas.

¿Las fuerzas progresistas están también a favor de la destitución?

Las fuerzas progresistas votaron a favor del inicio del proceso de vacancia. No necesariamente del proceso llevado a su final, el que se produciría este jueves, en el ánimo que no se violente el debido proceso, porque Fuerza Popular pretendía violar el debido proceso. Nosotros estamos a favor de un debido proceso en que el Presidente pueda hacer sus descargos. Hasta el momento, efectivamente, lo que puede verse es que la posición del Presidente es muy débil.

Nuestra Constitución dice que quien reemplaza en el cargo es el vicepresidente de la República, que es el señor Martín Vizcarra. Él estaba de embajador en Canadá, cosa también inusual para un vicepresidente de la República. Ha tenido que retornar al país y se debe mantener en el país hasta el desenlace que se producirá este jueves. La Constitución señala que si el primer vicepresidente no asume el cargo, le toca a la segunda vicepresidente, que en este caso es la señora Mercedes Araos, que fue ministra de Economía del APRA y candidata del APRA. De no ser ella, le tocaría asumir la responsabilidad al presidente del Congreso, que es Luis Galarreta, de Fuerza Popular. En ese escenario el fujimorismo se ha colocado a la ofensiva. Por qué. Porque el fiscal de la nación ha abierto un proceso contra la fuerza de Keiko Fujimori por supuesto manejo de doble contabilidad con fondos recibidos de Odebrecht. Las declaraciones de Marcelo Odebrecht señalan que hay que aumentar los aportes a Keiko y hay que visitarla. Por qué esta adelantada coyuntura. Las declaraciones del gerente de Odebrecht en el Perú se van a producir este 20 de diciembre, de allí que las fuerzas progresistas querían tener un plazo mayor porque ellos habían adelantado el escenario en cuanto están también en una situación crítica. Son los que están siendo procesados e investigados

Ha hablado de una crisis sistémica

Hay una crisis sistémica en donde están procesados, investigados o citados a declarar la totalidad de los anteriores presidentes. Fujimori está preso, García está siendo investigado, Toledo está prófugo de la Justicia, Humala está preso y Kuczynski está con un proceso de vacancia y la candidata a la presidencia, Keiko Fujimori, es investigada por lavado de activos y por doble contabilidad. Estamos en una crisis sistémica en donde el Congreso tiene, además, 9% de popularidad y el Poder Judicial un 12% y donde se pretende destituir al Fiscal de la Nación y se acaba de acordar destituir a los miembros del Tribunal de Garantías Constitucionales. Entonces estamos hablando no sólo de una crisis de gobernabilidad, sino de una crisis sistémica y podríamos entrar a una crisis de régimen. Efectivamente se viene una imposición autoritaria con el tema de la vacancia presidencial express que se pretendía hacer en cuatro horas.

¿Hay una propuesta de las fuerzas progresistas ante esta crisis?

En el Perú no hay una posición única pero se quiere avanzar a un proceso constituyente. Nosotros hablamos de la refundación de la República, porque recordemos que el Perú fue uno de los últimos países en independizarse. La independencia del Perú tomó del año 1821 a 1824. Nos aproximamos a las celebraciones de bicentenario de la República. Estamos ante un nuevo Perú que requiere de un proceso constituyente y un proceso fundacional. Este proceso requiere cambiar la Constitución que, recordemos, es la de Fujimori.

PW

Luego de la victoria de Sebastián Piñera en las últimas elecciones presidenciales, el Gobierno saliente de Michelle Bachelet entra en una etapa de cierre, aun cuando varios proyectos y compromisos todavía no se materializan. Uno de ellos, la reforma al sistema de pensiones.

Esta semana, la comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados comenzó a discutir la tramitación del proyecto que eleva en cinco puntos la cotización con cargo al empleador.

Nicolás Eyzaguirre, ministro de Hacienda, estuvo presente en la instancia y reconoció el difícil panorama que enfrentan los proyectos incluidos en la reforma previsional, de cara a su aprobación en lo que queda de gobierno (menos de tres meses).

“No nos ponemos las vendas sobre los ojos, en el sentido de que es virtualmente imposible, habida cuenta del tiempo que queda de legislación, que este proyecto termine su tramitación en el curso del gobierno”, señaló ante los parlamentarios.

NICOLÁS EYZAGUIRRE

A su vez, el secretario de Estado emplazó a los diputados a conducir el proyecto, en caso de que formulen un planteamiento mejor que el ingresado por el Ejecutivo. “Si ustedes descubren una forma de hacerse cargo de las pensiones extremadamente bajas y que sea más progresiva que la que estamos proponiendo, adelante, ustedes tienen el mandato de la ciudadanía”, señaló.

Con estos elementos sobre la mesa, El Ciudadano contactó a Esteban Maturana, uno de los voceros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores No+AFP, para conocer la mirada de la agrupación ante el aparente desistimiento del Gobierno y el panorama que se abre con le llegada de Piñera a La Moneda, por segunda vez.

“El Gobierno perdió el rumbo y toda capacidad de anticipación. También perdió su base de sustentación propia, que le permitió en algún momento ser mayoría en el país y se han dedicado, durante todo su período, a administrar y perfeccionar el modelo heredado de Pinochet, en beneficio de unos pocos”, señaló el dirgente.

Aun cuando reprocha a la administración bacheletista por su falta de iniciativa, recalca que No+AFP rechaza la iniciativa gubernamental. “Teníamos la certeza de que insistir en esta iniciativa de ley en la lógica de la creación de un Fondo de Ahorro Colectivo, con un 5% adicional (de cotización), no es una solución para nada en la línea de lo que nosotros estamos proponiendo, que es el fin de las AFP. El proyecto de ley de Fondo de Ahorro Colectivo lo único que hace es fortalecer el sistema de las AFP. Hace más difícil plantear su eliminación”, explica Maturana.

ESTEBAN MATURANA

El cuadro que se genera, ante la situación expuesta por Eyzaguirre, es el siguiente: por un lado, el Gobierno en retirada pone en duda la concreción de su reforma, la que a su vez es rechazada por No+AFP, pero en marzo asume la administración del país el sector político que creó las cuestionadas administradoras. ¿Cómo observan desde la Coordinadora esta trama?

Según analiza Esteban Maturana, el triunfo de Piñera “genera un escenario político complejo hacia adelante. Piñera tiene un problema, porque no tiene las mayorías necesarias para imponer su voluntad, pero obviamente, va a intentar hacer todos los esfuerzos por lograr avanzar en una dirección de las reformas que el considera pertinente, en materia de salud, educación, pensiones, impositiva, etcétera. Eso va a significar que las organizaciones sindicales tendremos que salir con fuerza para oponernos a los cambios que profundicen el modelo económico neoliberal imperante y para exigir avance en las políticas sociales más relevantes para la ciudadanía”.

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: