Open top menu
Estados Unidos tiene a Venezuela en su punto de mira

Estados Unidos tiene a Venezuela en su punto de mira

A medida que aumentan las amenazas estadounidenses, Vijay Prashad examina el contexto actual en Venezuela.

Por Vijay Prashad – Truthdig
23 de enero de 2019 a las 9.25 a.m.

https://venezuelanalysis.com/N4wT

El jueves pasado, el 10 de enero, Nicolás Maduro fue juramentado para su segundo mandato como presidente de Venezuela. “Le digo a la gente”, dijo Maduro, “esta banda presidencial es tuya. El poder de esta faja es tuyo. No pertenece a la oligarquía ni al imperialismo. Pertenece al pueblo soberano de Venezuela “.

Estos dos términos, oligarquía e imperialismo, definen los problemas que enfrenta el nuevo gobierno de Maduro.

Oligarquía
A pesar de los 20 años de gobierno de las fuerzas socialistas, primero lideradas por Hugo Chávez y ahora por Maduro, la oligarquía venezolana permanece intacta. Domina grandes sectores de la economía, posee inmensas cantidades de la riqueza social del país y controla los principales medios de comunicación. Un paseo por el barrio de Altamira, en el este de Caracas, es suficiente para medir la capacidad de recuperación de los ricos, la mayoría de los cuales tienen hogares en España y en Florida también. Pelucones es el nombre que se usa para definirlos: un término con connotaciones aristocráticas. Han resistido todos los intentos del movimiento bolivariano socialista para expandir la democracia política y económica en el país.

Esta oligarquía, a través de sus medios de comunicación, controla la narrativa política y social, definiendo la naturaleza de la crisis de Venezuela en su beneficio. Por esta pequeña porción de la población, todos los problemas serios de Venezuela se atribuyen al movimiento de Maduro. Ninguno de los problemas se encuentra en la puerta de su larga dominación de Venezuela, ni se fijan en Estados Unidos, que ha tratado de sofocar la revolución bolivariana desde 1999.

Imperialismo
Imperialismo es una palabra que rara vez se usa en estos días. Está relegado a las historias del colonialismo en el pasado distante. Hay poca comprensión de la manera sofocante en que las empresas financieras y las empresas multinacionales impulsan su agenda en contra de las aspiraciones de desarrollo de las naciones más pobres. Hay incluso menos comprensión acerca de la actitud muscular de países como Estados Unidos, Canadá y los europeos respecto a los estados que consideran un problema.

Las miradas a la luz fueron firmes en Asia occidental y norte de África, en Irak, Libia, Siria e Irán, pero ahora están enfocadas en América Latina, en Cuba, Nicaragua y Venezuela. Estos países enfrentan sanciones y embargos económicos, amenazas de aniquilación, operaciones encubiertas y guerra. La definición de imperialismo es simple: si no haces lo que te pedimos que hagas, te destruiremos.

La presión sobre Venezuela ha sido intensa. El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha pedido en repetidas ocasiones el derrocamiento del gobierno bolivariano, dirigido por Maduro. Las sanciones se han incrementado. La guerra económica se ha vuelto normal. Las amenazas de una invasión militar están en el aire.

Grupo de Lima
El 4 de enero, el Grupo de Lima de 13 gobiernos latinoamericanos y Canadá dijeron que no reconocerían a Maduro como el presidente de Venezuela. Detrás de ellos se encuentra el Departamento de Estado de EE. UU., Que ha presionado a lo largo del hemisferio por el aislamiento de Venezuela, Cuba y Nicaragua. El Departamento de Estado de EE. UU. Caracterizó la inauguración del nuevo presidente como “la usurpación ilegítima de poder de Maduro”. El lenguaje diplomático se ha disuelto en este tipo de crudeza.

El Grupo de Lima se creó por una razón: derrocar al actual gobierno de Venezuela. No tiene otro propósito. Las sanciones y los retiros diplomáticos forman parte del arsenal del Grupo de Lima. Alentado por la elección de políticos de extrema derecha como el brasileño Jair Bolsonaro y entusiasmado por las fulminaciones de Trump, el Grupo de Lima ha apretado la presión.

Mauricio Macri, de Argentina, fue a Brasilia para reunirse con Bolsonaro, donde condenó la “dictadura” de Maduro, y lo acusó, personalmente, de ser responsable de las dificultades en Venezuela. Este es un lenguaje áspero, una retórica que pone en movimiento un impulso peligroso hacia el cambio de régimen en Venezuela.

La Organización de los Estados Americanos, que celebró una sesión extraordinaria para ayudar a sus miembros a tomar medidas económicas y diplomáticas para la “restauración del orden democrático” en Venezuela, ayudó a las violaciones del Grupo de Lima de la Carta de las Naciones Unidas. Tal vez sea necesario enfatizar que la “restauración del orden democrático” es un eufemismo para el cambio de régimen.

Cuando la embajadora de Estados Unidos en las Naciones Unidas, Nikki Haley, trató de atraer al Consejo de Seguridad de la ONU a ese lenguaje, de dictaduras y cambio de régimen, fue rechazada por los demás miembros. En noviembre de 2017, por ejemplo, Bolivia, China, Egipto y Rusia boicotearon una reunión informal convocada por Haley. Ninguna otra reunión de este tipo ha sido posible. Existe la preocupación de que el gobierno de Trump intente en Venezuela lo que el gobierno de Obama realizó en Honduras o, peor aún, lo que el gobierno de Bush realizó en Irak.

Comienza
A Maduro no le fue permitido prestar juramento en la Asamblea Nacional. Fue bloqueado por Juan Guaidó, líder de la oposición. Por eso Maduro prestó juramento ante el Tribunal Supremo, un procedimiento que está validado por la Constitución.

Sorprendentemente, el jefe de la Organización de los Estados Americanos, el político uruguayo Luis Almagro, envió un tweet que dio la bienvenida a Juan Guaidó como presidente. Guaidó, para su crédito, no había reclamado la presidencia. En cambio, fue un funcionario extranjero de un organismo regional que reemplazó al pueblo venezolano e intentó instalar un nuevo presidente en Caracas.

Más escalofriantes han sido las palabras del Secretario de Estado de los EE.UU. Mike Pompeo y su departamento. Pompeo, en un tweet, escribió: “AHORA es el momento de volver a la democracia en Venezuela”. La palabra “ahora”, en las capitales, sugiere que Pompeo tiene claro que no es necesario que haya procedimientos, solo un golpe de estado. El día después de este tweet, el departamento de Pompeo dijo: “Es hora de comenzar la transición ordenada hacia un nuevo gobierno”. Uno no necesita leer entre líneas para saber que esto es un llamado al cambio de régimen, a un golpe de estado, y que viene de Washington dc

El asesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton, acuñó la frase “troika de tiranía” que incluye a Cuba, Nicaragua y Venezuela. Es claro como el día que Estados Unidos quiere derrocar a los gobiernos en cada uno de estos países, y tal vez también a Bolivia. Estos son portentos peligrosos.

Es posible que las tropas que Trump se retira de Siria no vayan a casa pronto. Es posible que se encuentren desplegados pronto en las playas de Punto Fijo, frente a la resistencia de los chavistas al estilo de Bahía de Cochinos.

Fuente: Truthdig

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: