Open top menu
Estados Unidos: Protesta en Aeropuerto ayuda a bloquear  prohibición para viajar de Trump

Estados Unidos: Protesta en Aeropuerto ayuda a bloquear prohibición para viajar de Trump

Defender a las comunidades de inmigrantes

 

Socialist Alternative,  CIT en EE.UU.

30/01/2017

Una erupción volcánica de protestas masivas en los aeropuertos en los EE.UU. ha ganado una detención  temporal de la prohibición de Donald Trump sobre los refugiados y musulmanes de entrar en el país. Trump ordenó el viernes por la tarde, la prohibición de ingreso  a los EE.UU. a todos los refugiados durante 120 días, salvo a los refugiados de Siria por tiempo indefinido, y el bloqueo de la entrada de personas procedentes de seis países de mayoría musulmana durante 90 días. La prohibición de inmediato causó estragos en todo el mundo.

El Sindicato Americano de Libertades Civiles (ACLU) estima que entre 100 y 200 personas fueron detenidas en los aeropuertos estadounidenses entre el viernes y sábado. Muchos fueron detenidos, y otros tuvieron que devolverse. La mañana del sábado, la ACLU presentó una demanda en nombre de los dos iraquíes detenidos en el aeropuerto internacional JFK de Nueva York. Como se supo, una movilización espontánea de miles de personas de todo Nueva York arrastró a JFK y obstruyó el Terminal 4.

A las 6 pm, la Alianza  Taxi de NY llamó a un paro de una hora de todos los retiros del aeropuerto. Se escribió en Facebook: “Nuestro fuerte sindicato de  19.000 miembros se oponen firmemente a la prohibición musulmana de Donald Trump. Como organización con una integración en gran parte musulmana, una fuerza de trabajo que es casi universalmente inmigrante, y un movimiento obrero que tiene sus raíces en la defensa de los oprimidos, decimos no a esta prohibición inhumana e inconstitucional “.

La protesta en JFK mostró el camino a seguir para el pueblo de los EE.UU. que busca  luchar contra la prohibición. Más de 80.000 personas vieron la transmisión en vivo BuzzFeed por Facebook, y poco después, miles de personas se lanzaron a los aeropuertos de todo el país en defensa de los refugiados detenidos. Miles se manifestaron en los aeropuertos de Chicago, Washington DC, Boston, Newark, Dallas, Los Ángeles, San Francisco, Portland, Seattle, y en otros lugares.

Bajo la presión de las protestas, una audiencia de emergencia fue concedida para el caso de la ACLU en la Corte del  Distrito Federal en Brooklyn. Como se corrió la voz, las protestas se reunieron rápidamente fuera del edificio de la corte, también. Justo antes de las 9:00 pm, la juez Ann Donnelly ordenó la suspensión de la ejecución, el bloqueo de la ulterior aplicación de la prohibición de Trump en viajeros con visas. Mientras tanto, el domingo por la mañana, el jefe de la Casa Blanca Reince Priebus anunció que la administración Trump decidió revertir su decisión de incluir a los titulares de green card  en la prohibición.

La estadía para los portadores de la visa es temporal y la administración Trump, sin duda, apelará. Muchos de los detenidos fueron puestos en libertad el sábado. Pero los informes en el  New York Times  y el Washington Post  sugirieron algunos refugiados todavía estarían detenidos y sus destinos no se puedes decidir hasta nuevas audiencias. La ACLU dijo más tarde que habían recibido “múltiples informes” que los agentes de aduanas estaban ignorando la  orden judicial   y hacían cumplir la prohibición ilegal de Trump, de todos modos.

La lección de estos increíbles acontecimientos son claras: no tenemos que esperar hasta el año 2018 o 2020 para detener a Trump, y que no necesitamos depender de políticos del establishment. Podemos marchar millones y podemos usar el poder social de los inmigrantes, los jóvenes y la clase trabajadora en general, a través de la acción directa de masas para detener la agenda reaccionaria de Trump.

Las acciones de la Alianza de Taxistas de Nueva York, en particular, destaca el potencial del poder colectivo de los inmigrantes y la clase trabajadora en general, cuando  organizada detiene el flujo de los negocios como de costumbre ocurre en las principales acciones y huelgas laborales. La acción de los taxistas recuerda el Día sin Inmigrantes de 2006 cuando el puerto de Los Ángeles quedó completamente detenido por una acción de huelga de masas que ayudó a derrotar la legislación republicana, que en su momento pedía la expulsión de todos los inmigrantes indocumentados.

Necesitamos una discusión amplia en todo el movimiento de resistencia acerca de cómo construir una importante escalada de la protesta, paros y acciones de masas en el lugar de trabajo antes de la próxima audiencia de apelación.

A continuación, publicamos un informe de  Alyssa Pariah y Mark Rafferty , que estaban con miembros de Alternativa Socialista en el aeropuerto JFK.

Reporteros de Socialist Alternative

La atmósfera estaba llena de energía hoy,  ya que multitudes se movilizan  en el área exterior del terminal 4 del aeropuerto JFK, donde hubo informes de que 12 inmigrantes y refugiados fueron detenidos en el interior. A pesar del largo viaje y las tarifas adicionales que se necesitan para llegar al JFK en transporte público, cientos de personas hicieron el viaje desde la ciudad, llegando enojados, determinados y dispuestos a hacer lo necesario para detener las políticas racistas y despreciables de Trump y evitar que sean promulgadas. La multitud hervía de energía, ya que creció a más de 2.000 personas,  y se centró  en demandas políticas para liberar a los detenidos, poner fin a la prohibición, y detener el muro fronterizo. Mientras la multitud repitió cantos como “Déjenlos entrar”; “Dilo fuerte / Dilo  Claro / Los refugiados son bienvenidos aquí”; y “No al muro, A la mierda la supremacía blanca”, los viajeros que salían del aeropuerto se detuvieron para expresar su apoyo. Los manifestantes estallaron en aplausos en la noche, cuando se corrió la voz en torno a que la Alianza de Taxistas de Nueva York estaba parando recolecciones del aeropuerto  en solidaridad. No mucho tiempo después de eso, todos los vehículos se vieron obligados a detenerse, cuando parte del público se esparció por la calzada y bloqueó la carretera durante horas. Lo que estaba claro era que la gente había llegado enormemente motivada por  las protestas de las últimas semanas, y estaban listos para ser más militantes, más incisivos  en sus demandas, y más persistentes que antes.

La protesta afuera ayudó para crear una gran presión pública para complementar los esfuerzos heroicos de los abogados y grupos de ayuda legal dentro del aeropuerto para proteger a los detenidos contra la deportación y presentar desafíos legales a la orden de Trump. La noticia de que un juez bloqueó temporalmente la orden de Trump produjo afuera de alivio y celebración. Pero después del anuncio, la multitud no se dispersó,  en cambio se mantuvo fuerte reiterando sus demandas para una derogación total de la prohibición. A medida que avanzaba la noche, no fue sino hasta alrededor de las 11 de la noche, más de 12 horas después de que había comenzado la protesta, que la acción de la policía y el frío llevó a la mayoría de la gente a volver a casa y descansar para la protesta prevista el domingo en el Battery Park.

Aunque  muchos grupos ayudaron a llamar a la gente, la participación en gran medida espontánea fue impresionante unida, a pesar de no tener un liderazgo visible; al mismo tiempo, la falta de dirección hacía difícil tomar decisiones tales como abordar el problema y cuándo poner fin a la protesta. La existencia de algún órgano de toma de decisiones habría permitido a la gente el discutir y decidir democráticamente si querían continuar con la protesta durante toda la noche.

La gente que vino se merece todo el reconocimiento por la increíble muestra de solidaridad y determinación en presionar a las autoridades y jueces para detener la ejecución de la orden de Trump.

Cumpliéndose sólo una semana en la presidencia de Trump, este es un duro golpe a su legitimidad e impulso. Se demostró que Trump y su agenda pueden ser frenados, y eventualmente detenidos por los movimientos de masas de los trabajadores. En Nueva York, la gente está aprendiendo las lecciones de las últimas semanas, comprenden mejor el poder que tienen cuando salen a la calle y también la necesidad de canalizar ese poder en demandas políticas. Lo de hoy es una indicación, la lucha contra el Trump tiene más impulso y más victorias por delante”.

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

A %d blogueros les gusta esto: