Open top menu
EL 8 DE MARZO COMIENZA TODO

EL 8 DE MARZO COMIENZA TODO

En el curso del famoso Congreso de Stuttgart de 1907, Clara Zetkin, representante del ala izquierda del socialismo internacional junto con su amiga rosa Luxemburgo (tuvieron algún disgusto como cuando Rosa se enamoró del hijo de Clara) llevó a cabo por su parte una violenta requisitoria en la comisión para tratar el derecho al voto de las mujeres contra los austromarxistas, a los que acusó de haber interrumpido la propaganda por este derecho.

En otra ocasión, ella escribirá lo siguiente sobre este tema: “La Segunda Internacional toleró que las organizaciones inglesas afiliadas lucharan durante años contra la introducción de un derecho de voto femenino restringido… permitió también que el partido socialdemócrata belga y, más tarde, el austriaco, se negaban a incluir, en las grandes luchas por el derecho del voto, la reivindicación del sufragio universal femenino…que el partido de los socialistas unificados de Francia se contentasen con platónicas propuestas parlamentarias para la introducción del voto de la mujer”. 

Así llegamos al Congreso de Copenhague (1910), donde sería ella la que propuso la puesta en marcha de un “primero de mayo femenino”, que tendría lugar cada ocho marzo en memoria militante de las mártires de la fábrica de algodón Cotton de Nueva York que mientras hacían huelga fueron quemadas vivas en un número de 129 mujeres por responsabilidad directa de su patrón que anteponía el beneficio a unas condiciones mínimas de seguridad.

En los años que preceden al estallido de la Gran Guerra, Clara dedica su mayor esfuerzo a la lucha antimilitarista, así en el Congreso de Basilea (1912) presentó un extenso y apasionado informe sobre la amenaza de guerra y la necesidad consiguiente de que la Internacional respondiera con la huelga general y si era posible con la revolución.

El 8 de marzo trataba de convertirse en algo parecido al 1 de Mayo de todos los trabajadores, algo que consiguió en los años más intensos de la lucha social consciente. Durante décadas fue un día importante, pero lo que parece fuera de toda duda es que desde el próximo 8 de marzo, la fecha cobrará una relevancia y un vigor internacional sin precedentes. Ahora son las mujeres las que toman la palabra que tradicionalmente les habían arrebatado.

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

A %d blogueros les gusta esto: