Open top menu
Compañía que terminó con salmonicultura en Estados Unidos opera en el sur de Chile

Compañía que terminó con salmonicultura en Estados Unidos opera en el sur de Chile

La ONG Greenpeace denunció que los desastres ambientales protagonizados por la empresa en el país del norte, podrían replicarse en a pocos kilómetros de la Laguna San Rafael.  

Rodrigo Fuentes

 DIARIO UNIVERSIDAD DE CHILE.     Lunes 26 de marzo 2018 17:19 hrs. 

La organización ecologista Greenpeace calificó como “una verdadera bomba de tiempo” la operación de la empresa salmonera Cooke Aquaculture en las cercanías de la Laguna San Rafael.

Cooke Aquaculture fue protagonista de una de las decisiones medioambientales más duras de los últimos años en Estados Unidos. A fines de la semana, el gobernador de Washington, Jay Inslee, firmó una resolución que determina el fin de la producción de salmón del Atlántico y de otras especies no nativas a partir del año 2022. Cooke Aquaculture es la única compañía que opera en la zona, el mayor Estado productor de la especie en el país del norte.

Estefanía González, coordinadora de océanos de Greenpeace, indicó que la decisión de la autoridad de los Estados Unidos se basa en los severos impactos medioambientales que ha generado las operaciones de la compañía en las costas de dicho país en las últimas décadas. Informó que el año pasado una serie de falencias en la mantención de sus jaulas terminó con la fuga de más de 260 mil salmones.

“En Chile, la empresa causante del próximo fin de la salmonicultura en Washington opera con 18 concesiones en el fiordo Cupquelán, apenas a 34 kilómetros de la Laguna San Rafael. Nos parece preocupante que una compañía que ha tenido gravísimos problemas relacionados con fugas de salmones y mantención de sus equipos opere en uno de los lugares más hermosos y queridos del país. Es una bomba de tiempo que lo les pasó en Estados Unidos se repita ahora en los alrededores de San Rafael”, señaló

De acuerdo a informes del Comité Nacional pro Defensa de la Fauna y Flora (Codeff), los salmones son especies carnívoras que se alimentan de otros peces para poder sobrevivir. Por ello, las fugas de salmones desde centros de cultivo, son particularmente graves, pues no existen depredadores naturales para controlar la población, y los lobos marinos, que cumplen ese rol, han sido perseguidos y asesinados por los empleados de las empresas salmoneras que ocuparon el hábitat natural de los lobos.

A esto se suma la reglamentación que prohíbe la captura de especies salmonídeas que escapan accidental o intencionalmente desde sus estructuras de cultivo y que causan efectos degradantes e incluso riesgosos para la salud humana de estas especies introducidas artificialmente en los mares del sur de Chile.

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: