Open top menu
Cine – ¿TODAVÍA NO HABÉIS VISTO ‘I AM NOT YOUR NEGRO?

Cine – ¿TODAVÍA NO HABÉIS VISTO ‘I AM NOT YOUR NEGRO?

Pepe Gutierrez-Álvarez

Este impresionante documental de Raoul Peck, autor por cierto de “El joven Marx” Es candidato al Oscar en este género y un documento que penetra sobre el tema racial con un dolor y una lucidez impresionantes. El guión está fundamentado en las palabras dell activista y escritor James Baldwin, autor de Go Tell It on the Mountain y The Fire Next Time. Peck escenifica Remember This House, manuscrito inacabado de Baldwin y su memoriapersonal de Malcolm X, Martin Luther King Jr y Medgar Evers, activista de derechos civiles asesinado por un segregacionista en 1963. Baldwin resurge como un orador e intelectual público demoledoramente elocuente, una figura que merece un lugar propio junto a Edward Said, Frantz Fanon o Gore Vidal y otros que alumbran las tinieblas del mal social extremo.

La narración coloca la acerada narración de las palabras de Baldwin a cargo de Samuel L. Jackson contra un incisivo montaje de filmaciones de las épocas que van de Jim Crow a Ferguson, y una feroz banda sonora (a propósito, se utiliza estupendamente Damn Right I´ve Got the Blues, de Buddy Guy, que nunca había sonado tan airada o tan política). Hay una maravillosa filmación de Baldwin hablando en la Cambridge Union Society y otra del “show” de Dick Cavett, con un anfitrión que parece estar de los nervios, quizás porque estaba a punto de hacer aparecer a un intelectual conservador, buscando un equilibrio, a quien Baldwin haría educadamente trizas. Baldwin lleva a cabo un persuasivo análisis de la traumatizada “fase de espejo” de la cultura por la que pasó la gente negra en la Norteamérica del siglo XX. De niños, aclamaban y se identificaban con los héroes y heroínas blancas de la cultura de Hollywood; luego se miraban al espejo y se daban cuenta de que eran distintos de las estrellas blancas y se parecían más, de hecho, a los malos y los “indios” a los que habían abucheado.

El documental detalla cómo el sonriente James se negó a dejarse enredar en las diferencias de opinión sobre violencia/no violencia entre King y Malcolm X que aprovechaban los comentaristas convencionales, y mantuvo constantemente una crítica propia, aunque tengo la impresión de que la yuxtaposición que hace Peck del tonteo y tarareo melódicos de Doris Day con una víctima de linchamiento es un floreo que se aproxima a la cólera de Baldwin, pero no a su elegancia. Hay una parte sobre la discusión de Baldwin de la dramaturga Lorraine Hansberry, autora de A Raisin in the Sun. Detalles como los referidos al bueno de Sidney Poitier que como Harry Belafonte y otros actores “de color” hiceron su posible por elevaar la conciencia antirracista aunque el Hollywood liberal también les tendió su trampas. Y nosotros caímos muchas veces en ellas.

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

A %d blogueros les gusta esto: