Open top menu
Chile / Valparaíso : LOS INCENDIOS Y LAS CATÁSTROFES SE AGRAVAN, POR LA BÚSQUEDA DELIBERADA DEL CAPITALISMO DE BENEFICIOS

Chile / Valparaíso : LOS INCENDIOS Y LAS CATÁSTROFES SE AGRAVAN, POR LA BÚSQUEDA DELIBERADA DEL CAPITALISMO DE BENEFICIOS

LOS INCENDIOS Y LAS CATÁSTROFES SE AGRAVAN, POR LA BÚSQUEDA DELIBERADA DEL CAPITALISMO DE BENEFICIOS A EXPENSAS DE LA SEGURIDAD DE LOS TRABAJADORES Y EL PUEBLO. NO ES UNA COINCIDENCIA QUE EL NÚMERO DE VÍCTIMAS, ESTÁN CLARAMENTE RELACIONADOS CON EL GRADO DE SU POBREZA.  

Diego Carmoni.

La realidad es que los desastres solo matan y destruyen, sólo si se lo permitimos. A veces son inevitables, pero la cifra de damnificados no lo es. En nuestro país, en un medio donde los terremotos, los maremotos,  los temporales, las inundaciones y los incendios son un hecho de la vida, la naturaleza nos desafía a hacer algo para protegernos a nosotros mismos. Pero desgraciadamente hoy día nuestras vidas y nuestra seguridad, ha sido entregada al capitalismo.

El capitalismo que con la presión inevitable para hacer y ahorrar dinero, y las ambiciones de ganancia de las empresas constructoras de viviendas, para construir de forma rápida, con materiales de mala calidad y métodos de construcción determinados por las fuerzas del mercado, nos  llevan irremediablemente al desastre o a la muerte. No importa qué tan grave fueran los desastres, si las casas y los edificios estuvieran debidamente construidos. Y si hubieran grifos con agua a disposición de los bomberos, la gran mayoría de la gente podría  estar mas segura, pero a los trabajadores y a los más pobres, se les construyen viviendas, escuelas, hospitales, infraestructuras y todo tipo de servicios, cuya norma general es: bajo costo, máxima ganancia. Y los mas pobres, están peor aún, construyendo como pueden en lugares riesgosos y sin servicios mínimos.

En los escombros del incendio, la división entre ricos y pobres, quedó a la vista. Mientras que las viviendas y construcciones precariamente construidas en los distritos de clase trabajadora, se desploman o son arrasadas por los incendios, terremotos o tsunamis, los edificios y las casas de lujo de los barrios ricos resisten sin problemas los desastres. Frente a los desastres, el sistema capitalista y su estado, no utiliza todos los recursos a disposición de la sociedad de una manera lógica y organizada, para proteger y satisfacer las necesidades de los afectados. En cambio, utiliza la especulación, la discriminación y la falta de planificación. Debemos prepararnos para luchar, para que la reconstrucción no se convierta en una nueva oportunidad de especulación, negociados y  corrupción en sociedad con las empresas y su estado, como siempre termina siendo.

El nivel de necesidad expuesta por los incendios de Valparaíso, demuestra que la generosidad humanitaria, por admirable y necesarias, no es una solución a largo plazo.  La emoción no es un sustituto para la política. Cada catástrofe revela en detalle el sufrimiento estructural de los más pobres, que son las víctimas cotidianas de la distribución desigual e injusta de la riqueza del mundo. La cuestión central es ir más lejos que el humanitarismo. Las catástrofes son momentos donde debemos cuestionar el orden capitalista y comenzar a buscar una forma alternativa de sociedad. Siendo la socialista la única alternativa coherente y viable al capitalismo. Si de verdad queremos reducir la destrucción causada por los desastres, debemos buscar soluciones permanentes, incluyendo la lucha por un gobierno de los trabajadores.

Y ahora que se habla de las candidaturas presidenciales, debemos poner de relieve la necesidad de la planificación económica socialista. Los  recursos naturales y los medios de producción,  deben tomarse de las manos de las corporaciones multinacionales, los bancos y la oligarquía nacional, nacionalizándolos bajo el control democrático de los trabajadores. Sólo entonces las necesidades de la inmensa mayoría del país pueden ser satisfechas, y el medio ambiente protegido para las nuevas generaciones futuras de nuestro país.

LA SOCIEDAD DE CLASES Y EL CAPITALISMO SON MAYORITARIAMENTE RESPONSABLES DE LA EXISTENCIA PRECARIA Y PELIGROSA DE LA POBLACIÓN

El capitalismo no toma en cuenta y  no se prepara para controlar los daños causados por los desastres naturales y no naturales. El incendio de Laguna Verde, debe ser visto como una llamada brutal de atención para todos aquellos que quieren cambiar el mundo. Involucrarse en la lucha por una sociedad socialista y una sociedad global verdaderamente internacionalista.

La construcción de un partido y un programa para romper el dominio de las grandes empresas sobre nuestras vidas, no puede ser postergada. El control de la propiedad y del estado, y la utilización de todos los recursos humanos y naturales es la única manera de avanzar. Contra el caos del capitalismo,

ponemos como, la planificación llevada a cabo por comités de los trabajadores y los pobres elegidos democráticamente en todos los niveles de la sociedad. O sea por una sociedad verdaderamente socialista como la única manera de proporcionar la máxima protección a las grandes mayorías, protegiéndolo de todas las formas de desastres y el desarrollo de una sociedad socialista democrática de armonía y cooperación que termine con la pobreza y el hambre para siempre.

– ¡BRIGADAS DE BOMBEROS PROFESIONALES, PAGADOS POR EL ESTADO Y SINDICALIZADOS!

– ¡NACIONALIZACIÓN DE TODAS LAS GRANDES CADENAS DE SUPERMERCADOS, BAJO EL CONTROL DE LOS TRABAJADORES¡

– ¡NACIONALIZACIÓN DE LA INDUSTRIA DE LA CONSTRUCCIÓN¡

– ¡CONTROL DEMOCRÁTICO DE TODA LA AYUDA Y ASISTENCIA DE EMERGENCIA Y DE AYUDA LAS PERSONAS AFECTADAS!

–  LOS PROGRAMAS DE RECONSTRUCCIÓN MASIVA, CONTROLADOS POR COMITÉS ELEGIDOS POR LOS TRABAJADORES, LOS POBLADORES, Y TODOS LOS AFECTADOS POR LA CATÁSTROFE¡

– ¡VIVIENDAS, HOSPITALES, ESCUELAS, CARRETERAS E INFRAESTRUCTURAS, SERVICIOS PÚBLICOS Y RECURSOS VITALES DE BUENA CALIDAD, FINANCIADOS POR EL ESTADO, BAJO EL CONTROL DE LOS USUARIOS¡

– ¡CONDONAR TODAS LAS DEUDAS HABITACIONALES¡

 

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

A %d blogueros les gusta esto: