Open top menu
Chile – Perfil de Pamela Jiles

Chile – Perfil de Pamela Jiles

Hija del ingeniero comunista Juan Jiles Caffarena y la Educadora de Párvulos, Inés Moreno, Pamela Jiles viajó a Cuba cuando tenía apenas un mes, ya que sus padres partieron a ese país a apoyar la revolución de Fidel.

«Mi papá consideró que debía ir a aportar todo lo posible a esa tarea internacionalista en cuanto Fidel entró a La Habana. Allá fue miliciano, alfabetizó a prostitutas y guajiros, entregó su talento profesional como ingeniero, pasó hambre y zozobras junto a los cubanos», ha dicho la periodista, que aprendió a hablar con acento caribeño y dio sus primeros pasos en la isla.

Sus dos abuelos fueron destacados intelectuales, fundadores del Partido Comunista de Chile, gente adinerada que -sin embargo- adhirió a las luchas de la clase trabajadora. Pamela se crió en una familia discutidora, militante, allendista y revolucionaria, en que el compromiso social era esencial. A los cinco años volvió a Chile, estudió en en el Liceo Experimental Manuel de Salas al que caminaba todos los días desde una antigua casona de Ñuñoa, el barrio de su niñez y adolescencia. Nieta regalona de la jurista Elena Caffarena -que consagró el derecho a voto femenino en Chile-, Pamela se formó en un ambiente de rico intercambio intelectual. Pablo Neruda, Salvador Allende, Delia del Carril, José Santos González Verá, Gabriela Mistral, Volodia Teitelboim, entre muchos otros destacados chilenos, poblaron sus vivencias infantiles porque eran amigos cercanos de sus abuelos.

El triunfo de Allende con la Unidad Popular fue un acontecimiento feliz para la familia completa. Y tres años después, el Golpe Militar significó un quiebre dramático en su vida. Sus padres, familiares y conocidos sufrieron los rigores de la persecución política. La propia Pamela aún no cumplía quince años cuando fue apresada y torturada por agentes de la CNI -las fuerzas represivas de Pinochet- que también la detendrán en otras seis oportunidades, en manifestaciones callejeras y actos anti-dictatoriales. En 1975 fue expulsada de su querido Liceo Manuel de Salas, acusada de dirigir un movimiento subversivo. Es apartada de sus amigos y aislada de sus compañeros, a pesar de lo cuál ingresó con excelentes calificaciones a estudiar periodismo en la Pontificia Universidad Católica de Chile. Se transforma en dirigente estudiantil, lidera las crecientes manifestaciones universitarias contra la dictadura y egresa con distinción máxima, especializada en periodismo de televisión.

Su visión del mundo ha estado marcada no sólo por las ideas de su padre, sino también —y muy especialmente— por su abuela, la dirigente social y feminista Elena Caffarena, de quien se considera «su amiga más cercana, su discípula en política y en activismo popular». Jiles es también sobrina segunda del fallecido ex-comandante en jefe del Ejército,Ricardo Izurieta Caffarena.

La periodista en acción

Sus inicios profesionales se remontan a la década de 1980, donde destacó como periodista de trinchera en revistas opositoras a la dictadura de Augusto Pinochet; Solidaridad, Apsi , Análisis y Fortín Mapocho. En esa condición destaca por sus reportajes de denuncia y sus valientes investigaciones sobre las graves violaciones a los derechos humanos que eran acalladas entonces por los medios de comunicación. Junto a un puñado de periodistas, Jiles crea y da forma a Teleanálisis, un canal de televisión alternativo a los oficiales, todos proclives a la dictadura. En el año 1986, el director de revista Análisis la envía a entrevistar al máximo dirigente del MIR en la clandestinidad. Se convierten en pareja y de esa relación nacen sus dos hijos.

Pamela ingresó a trabajar a TVN juntó con el retorno a la democracia, donde adquirió notoriedad mediática por su mezcla de solidez profesional y belleza. Es en el programa de reportajes Informe Especial donde desarrolla sus mayores capacidades como periodista de investigación dura, en temas políticos, la denuncia de los casos más dramáticos de violaciones a los Derechos Humanos, y como corresponsal de guerra. El ser la única mujer del equipo y la más joven de los reporteros del programa le granjea enorme popularidad, como precursora en un género periodístico hasta entonces exclusivamente masculino. Además fue parte de otros programas del canal estatal como Siempre Lunes (1990-1992), Mujeres al Borde de… (1990), Unas y Otras (1992), Contigo en Verano(1997), Cultura Entretenida (1998), Grandes Documentos (1999) y el primer espacio de actualidad política post dictadura de TVN, En Debate (2001-2002), del que fue creadora y conductora.

Una periodista política sin pantalla

Tras su bullada salida de TVN -por diferencias editoriales con una administración de derecha- queda fuera de la televisión abierta.  Los canales no estaban dispuestos a contratar a una periodista que no acepta censuras ni omisiones en los contenidos noticiosos, muchas veces dictadas por los grupos económicos que financian la televisión. Combate la cesantía haciendo artículos en numerosos medios escritos, realizando el programa de radio «Jiles y Jiles», y publicando exitosos libros como «Fantasías Sexuales de Mujeres Chilenas» que se convierte en best-seller.

Pero el público televidente no la olvida y pide su regreso a la pantalla. Es así como la destacada periodista retorna a la televisión en 2004, reconvertida en crítica de espectáculos en el programa Vértigo, de Canal 13. En ese espacio, Jiles creó el término «opinólogo», que es aplicado hoy en Chile a los comentaristas de actualidad.

Luego de ello, emigró a TVO, donde condujo un programa de debate político titulado «Pamela Chile», en el que participan representantes de todas las tendencias. Jiles, abierta simpatizante de la izquierda extra-parlamentaria, participó en la franja electoral de Tomás Hirsch para las elecciones presidenciales de 2005. Entre 2006 y 2008 fue panelista del programa SQP de Chilevisión. Su estilo directo y valiente, inusual cultura y extraño sentido del humor, la convierten en un personaje original e insustituible para el público.

En febrero de 2009, por medio de una columna en el periódico The Clinic, lanzó su precandidatura presidencial bajo el lema «Somos millones los Jiles», generando apoyo entre feministas, grupos de la diversidad sexual y jóvenes de todo Chile. Las nacientes redes sociales hacen trascender mediáticamente esa candidatura más allá de lo esperado. En julio se reunió con el candidato presidencial del Movimiento Amplio Social (MAS), Alejandro Navarro lo que se interpretó como una renuncia su candidatura por parte de Jiles. Poco tiempo después declinaría su precandidatura presidencial, apoyando a Navarro. Fue candidata a diputada por el distrito 45 como independiente en la lista Chile Limpio. Vote Feliz, que cobijó al Movimiento Amplio Social, partido de Navarro. En las urnas obtuvo un 11,76% de las preferencias.

En 2010, vuelve a la televisión como panelista del programa de farándula En portada de UCV Televisión, y en 2012 se integra a Intrusos de La Red. Pero es en el año 2013 cuando Jiles se consagra como controvertida analista política, al integrarse al programa Mentiras Verdaderas de La Red. Allí crea y conduce una pequeña sección llamada «ChileAPruebaDeJiles» en la que denuncia la corrupción, interpela a los gobernantes y pone luz sobre los acontecimientos políticos de la actualidad con su particular estilo. En pocas ediciones, la sección se impone en las preferencias del público, logra el aplauso de la crítica especializada y se vuelve «un pequeño espacio con repercusiones gigantescas», tanto así que las presiones de la Elite lo sacan de pantalla al cumplir un año al aire.

Etiquetado

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: