Con la finalidad que esos registros no fueran mal utilizados en contra de mi general Gordon es que decidí quemarlos. Esto lo realicé en las instalaciones de la casa de campo en La Reina”.

Esa es la brutal revelación que reconoció el coronel (r) Francisco Alejandro Reyes Momberg, ex mano derecha del ex general director de Carabineros Eduardo Gordon, en su declaración ante la Fiscalía por el millonario fraude en Carabineros que ya supera los $26 mil millones.

Según la declaración, publicada hoy en The Clinicel general Gordon manejó una especie de “caja chica” sacada de los gastos reservados de Carabineros en su período como general director de la institución. El Coronel Reyes, en tanto, se desempeñó en la secretaría general y también es investigado por recibir millonarios pagos de parte de cuentas de la policía.

“Los orígenes de estos recursos eran fiscales y provenían de Finanzas. En la administración de los recursos de esa época estaba mi general Iván Whipple y en la Tesorería General estaba de jefe el coronel Riveros (Arnoldo), que es compañero mío. Yo concurría donde el General Whipple, le manifestaba la necesidad de recursos para el General Director. Él me los pasaba en dinero en efectivo o me los reembolsaba a mi cuenta corriente bancaria por el tiempo transcurrido no lo puedo determinar”, aseguró Reyes respecto a las platas que manejaba Gordon.

Además, reconoció que “utilizar los dineros de los gastos reservados salía mucho más económico que por la vía de adquisición normal”. Entre sus labores también estuvo la compra de pasajes para la esposa de Gordon, la compra de un juego de terrazas y un televisor.

“No existía periodicidad en obtención de estos recursos. Cada dos meses o más, estos montos fluctuaban desde $100.000 hasta $5.000.000 o $6.000.000. Estos recursos me los entregaban o reembolsaban. Estos reembolsos los exigía con la sola presentación o exhibición de boletas o documentos que los respaldaban. Esta acción sólo la realizaba con el director de finanzas, mi general Whipple, por lo tanto el único que les podría aseverar esto, es él”, dice Reyes.

Entonces, cuando Gordon fue reemplazado en medio de los cuestionamientos por la muerte del joven Manuel Gutiérrez, quien fuera su mano derecha decidió destruir la documentación.  “Esta acción no correspondía a una formalidad, no era parte de un procedimiento legal, ni nada. A mí me entregaban una cantidad de dinero si se hacía un trabajo, yo hacía firmar un recibo al trabajador y como no era dinero de una cuenta fiscal, no era parte de ningún archivo físico. Respecto a mi experiencia como funcionario público y con la finalidad que esos registros no fueran mal utilizados en contra de mi General Gordon es que decidí quemarlos. Esto lo realicé en las instalaciones de la casa de campo en La Reina”, confesó.