Open top menu
Chile – Expertos alertan que la seguridad hídrica está en un momento de alto riesgo

Chile – Expertos alertan que la seguridad hídrica está en un momento de alto riesgo

Reproducido de:  Razón Ambiental, jueves 10 agosto 2017

El cambio climático, el uso en sectores productivos como la agroindustria y la minería y la falta de agua potable en muchos lugares del mundo, están generando una alerta amarilla en cuanto a la equidad en el manejo del agua. Sin embargo, especialistas estiman que aún estamos a tiempo para generar políticas que permitan revertir el problema.

Chile gastó US$43 millones en el primer semestre de 2016 sólo en camiones aljibe para el consumo humano. Esa fue una de las razones de porqué, a principios de este año, el Consejo Nacional de Innovación para el Desarrollo (CNID) le entregó al Gobierno una serie de propuestas para mejorar la resiliencia frente a los desastres naturales y agregar conocimiento a la gestión del agua.

Entre las recomendaciones (en las que participaron más de 200 expertos del sector público y privado) estuvo la creación de un observatorio que consolide la información sobre agua que existe en distintas instituciones del país, la realización de un estudio sobre requerimientos hídricos de distintos cultivos agrícolas del país o la conformación de una la Red Nacional de Investigación en Recursos Hídricos.

Todo esto con el fin de lograr una “seguridad hídrica” no sólo frente a desastres naturales, sino también con respecto a sequías, efectos del cambio climático y otros factores de emergencia.

La UNESCO define la seguridad hídrica como “la capacidad de una población de salvaguardar el acceso a cantidades adecuadas de agua, de calidad aceptable para el mantenimiento de la salud humana y los ecosistemas a nivel de cuencas hidrográficas, y para garantizar una protección eficaz de la vida y la propiedad contra los riesgos relacionados con el agua”.

Levantar información sobre uso de agua es clave al considerar que en los últimos 25 años el país triplicó el consumo en el sector productivo (agroindustria, minería). “El desarrollo tecnológico y la innovación son clave para ayudar al país a resolver dos temas cruciales para su desarrollo futuro: usar de mejor forma el agua y prevenir los enormes costos sociales y económicos que provocan los desastres naturales”, comentó Gonzalo Rivas, presidente del CNID en la entrega del documento.

Según Ulrike Broschek, Líder del equipo coordinador de Escenarios Hídricos, “si se siguen las dinámicas de consumo actual, sumado a factores climáticos que han modificado el comportamiento del ciclo del agua, esta seguridad está en riesgo. Ya hay muchos lugares del mundo que se enfrentan a graves problemas de abastecimiento y calidad del recurso”, comenta.

La situación en el mundo

A pesar que Latinoamérica posee el 31% de los recursos de agua dulce del mundo, un gran número de países en Sudamérica y Centroamérica aún carecen de acceso a agua potable y saneamiento. Actualmente, 100 millones de personas siguen sin tener acceso a cualquier tipo de saneamiento, llegando al 60% en las zonas rurales.

Además, la escasez de agua aumentará en varias regiones, incluyendo los Andes, donde el deshielo de los glaciares tendrá un gran impacto en el suministro de agua.

“Hay una necesidad absoluta de aumentar la seguridad del agua para superar los desafíos provocados por el cambio climático y la influencia humana. Los líderes mundiales son conscientes de que el saneamiento es fundamental para la salud pública, pero debemos actuar ahora para alcanzar el Objetivo Global de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas Nº6 (garantizar el abastecimiento de agua segura y saneamiento para todos y todas, en todas partes, de aquí a 2030)”, comenta Benedito Braga, presidente del Consejo Mundial del Agua (WWC, su sigla en inglés).

El costo total de la inseguridad del agua para la economía mundial se estima en US$500.000 millones anuales. Incluyendo el impacto medioambiental, esta cifra puede llegar al 1% del Producto Interno Bruto (PIB) mundial.

“La seguridad hídrica se alcanza combinando una nueva cultura del agua con tecnología, infraestructura adecuada y una gestión integrada de los recursos hídricos por cuenca”, comenta Broschek, agregando que esto supone una mirada nueva “que incluya la realidad territorial y una política pública enfocada a incentivar la implementación de una mejor gestión tanto por el sector público como por el sector privado”.

Facilitador para financiar proyectos

El Consejo Mundial del Agua (WWC), fundado en 1996, está compuesto por más de 300 organizaciones, con el objetivo de impulsar la disponibilidad de agua potable y ayudar a aumentar su seguridad. Además, es un facilitador clave en la financiación de proyectos de seguridad hídrica y motor del cambio político, reuniendo a cientos de asociaciones, grupos de reflexión, organismos universitarios, gobiernos e instituciones, operadores privados y públicos, proveedores de servicios y expertos del agua de todo el mundo.

Por otro lado, el WWC alienta a los gobiernos y a los ciudadanos a ayudar a aumentar la seguridad del agua en sus países de origen, así como a prestar apoyo a las naciones más necesitadas. Principalmente de África subsahariana y Asia, donde el 32% y el 12,5% de la población respectivamente, no tiene acceso a agua potable.

Fuente: Pulso

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

A %d blogueros les gusta esto: