Según lo relatado a AQUA por el dirigente, hace un tiempo se negó a realizar funciones que, a su juicio, no corresponden a su cargo, como es la elaboración de pan para el personal embarcado. Con documento en mano, presentado también ante la Inspección del Trabajo, dio el no definitivo a realizar dichas tareas, luego de lo cual “comenzó una persecución de carácter laboral” que habría incluido la rebaja de un bono económico que era parte de su sueldo.

El trabajador, para deponer la huelga de carácter indefinida, solicita “que la empresa se preocupe de embarcar suficientes insumos (como es el pan) para la tripulación de los barcos. También que se me devuelva el bono económico que me arrebataron y, en tercer lugar, que se me respeten las condiciones de carácter sindical”.

El pasado viernes, Pedro Cáceres fue desembarcado en la comuna de Quellón (Isla de Chiloé, región de Los Lagos). En los días siguientes fue embarcado nuevamente, manteniendo hasta últimas horas de este lunes 14 de mayo la huelga de hambre sin tener hasta ese momento una respuesta positiva a sus demandas.