Open top menu
Cataluña: las penas de prisión draconianas de los líderes independentistas provocan protestas y huelgas masivas

Cataluña: las penas de prisión draconianas de los líderes independentistas provocan protestas y huelgas masivas

Tony Saunois

Comité por una Internacional de los Trabajadores.

Tras un juicio de un mes de duración, el Tribunal Supremo del Estado español dictó brutales sentencias de prisión contra nueve líderes del movimiento independentista catalán. En total, se han impuesto penas de prisión de más de 100 años a estos antiguos consejeros del gobierno catalán. Al mismo tiempo, se ha emitido una nueva orden de detención europea contra el ex presidente catalán Carles Puigdemont, que se encuentra en el exilio autoimpuesto, en Bélgica.

Estas sentencias draconianas dictadas por el Tribunal Supremo, junto con la reciente detención de miembros de los Comités de Defensa de la República (CDR), son una declaración de la clase dominante española para tratar de intimidar a los trabajadores y a los jóvenes. Pretenden demostrar que no tolerarán la idea de una Cataluña independiente ni la secesión de ninguna parte del Estado español.

A la luz de este último atentado, es urgente extraer las lecciones de la experiencia de las revueltas revolucionarias que tuvieron lugar en Cataluña en 2017 (ver: https://www.socialistworld.net/2019/10/01/catalonia-two-years-on-from-the-independence-referendum/).

La última ola de represión es un intento de intimidar al movimiento de masas y acorralarlo. Sin embargo, la revolución, en ocasiones, necesita el látigo de la contrarrevolución. Es posible que este último ataque desencadene una nueva ola de agitación y lucha.

Tras el anuncio de estas sentencias por el tribunal, impuestas por el régimen de 1978, heredadas de la época franquista, han estallado protestas y huelgas masivas en toda Cataluña. Cientos de miles de personas salieron a las calles de Barcelona y de otras ciudades. Decenas de miles de personas ocuparon el aeropuerto de El Prat de Barcelona. Se cancelaron al menos 100 vuelos. El metro de Barcelona y otros del sector público emprendieron una huelga no oficial en protesta por las draconianas sentencias.

El ministro de Asuntos Exteriores español, Josep Borrell, también jefe electo de la política exterior de la Unión Europea (UE), parecía silbar en el viento  al declarar que el veredicto podría «servir como un medio para volver a unir a la sociedad profundamente dividida de Cataluña».

La policía catalana, los Mossos y otros llevaron a cabo una brutal represión y ataques contra los manifestantes, especialmente en el aeropuerto de El Prat. Esta represión ha enfurecido aún más al pueblo de Cataluña. Es probable que vuelva a encender los movimientos de masas que habían disminuido tras la derrota del movimiento de 2017.

En lugar de presentar cargos de «rebelión violenta», el Estado los procesó por «sedición», «uso indebido de fondos públicos» y «desobediencia». Sin embargo, la crueldad de las sentencias dictadas contra los nacionalistas pro-capitalistas, que cuando estaban en el gobierno habían introducido medidas de austeridad contra la clase obrera y el pueblo de Cataluña, ilustra la crueldad del Estado español y de la clase capitalista.

Pedro Sánchez, presidente en funciones del PSOE (Partido Socialista Obrero Español), se ha doblegado ante esta presión y ha declarado a traición que su gobierno, «respetaba la decisión del tribunal», que, según él, cumplía todos los requisitos de «debido proceso, transparencia y separación de poderes». Sánchez y el PSOE están decididos a demostrar su fiabilidad a la clase dominante española en el período previo a las elecciones generales previstas para noviembre. Los eslóganes electorales del PSOE «Por el Gobierno» y «Por España» dejan muy clara su posición.

La traición de Podemos

En otro acto de traición al movimiento, Pablo Iglesias, líder radical del partido populista de izquierda Podemos, declaró que «todos deben respetar la ley y aceptar las sentencias». En otras palabras, aceptar los dictados de la Corte Suprema legados de la constitución franquista de 1978! Esto fue una continuación de la posición anterior de Iglesia de mantener la «equidistancia» entre el movimiento independentista y el Estado español durante el movimiento que estalló en 2017 y simplemente instar a que se llegaran a negociaciones y acuerdos entre ambas partes.

Lo que estos líderes de la «izquierda» temen más que nada es el movimiento revolucionario de las masas y la amenaza que esto podría suponer para el capitalismo. Las brutales sentencias dictadas por el Tribunal Supremo no se deben a que teman a los dirigentes nacionalistas catalanes pro-capitalistas. Lo que temen son los potenciales movimientos revolucionarios de la clase obrera, y de todos los oprimidos por el capitalismo, que luchan por la independencia catalana, lo que podría poner en peligro a la clase dominante y a su sistema.    

Si la lucha por una Cataluña Independiente se vincula con la lucha por romper con el capitalismo y establecer una Cataluña Socialista Independiente, sería un ejemplo para la clase obrera en todo el Estado español. Los trabajadores de todo el Estado español podrían unirse a los trabajadores catalanes en una lucha unida contra el capitalismo en todo el Estado español por una alternativa socialista.

La idea de una Unión Europea capitalista «progresista» quedó claramente expuesta durante los acontecimientos revolucionarios que se desarrollaron en 2017. La UE se negó a condenar al gobierno español y su uso de la represión brutal. Esta misma UE ha guardado silencio sobre la cuestión de las violaciones de los «derechos humanos» por parte del Estado español y no ha condenado las viles sentencias anunciadas por el Tribunal Supremo.

El movimiento de masas que ha estallado en protesta contra las sentencias y la lucha de las masas catalanas sin duda despertarán la simpatía y el apoyo de los trabajadores y socialistas de toda Europa. Esto se muestra gráficamente en los recientes mítines por la independencia de Escocia. Las luchas en Cataluña posiblemente darán un cierto impulso a quienes apoyan la independencia de Escocia.

Sin embargo, al igual que sus homólogos de Cataluña, la dirección del Partido Nacional Escocés (SNP) teme el movimiento de masas de trabajadores y jóvenes. En 2017, instaron a la «negociación» y al intento de lograr un acuerdo entre Cataluña y el Gobierno español.

Lo que se necesitaba, sin embargo, era la movilización de masas de la clase obrera y la juventud, en un programa de clase independiente, por los plenos derechos democráticos, y no confiar en los nacionalistas catalanes pro-capitalistas; la política defendida por la dirección del ERC (Izquierda Republicana Catalana) en 2017 y posteriormente.

Nacionalistas escoceses

Nicola Sturgeon, la Primera Ministra de Escocia del SNP, dijo que estaba «horrorizada» por las draconianas sentencias de la corte española, pero también reafirmó su absurda opinión al respecto: «Seguiremos animando a los Gobiernos español y catalán a resolver sus diferencias por medios democráticos mutuamente acordados».

Parece que se le ha pasado por alto que la brutalidad de la maquinaria estatal capitalista española contra el derecho a la autodeterminación hace imposible «medios democráticos mutuamente acordados».

Además, se espera que el Estado español solicite otra Orden de Detención Europea (European Arrest Warrant, EAW) contra la ex ministra catalana de Educación, Clara Ponsati, que vive en Escocia. En 2018, cuando se permitió una orden de detención europea contra Ponsati, Sturgeon dijo en ese momento: «Nuestro sistema de justicia está legalmente obligado a seguir el debido proceso en la determinación de las solicitudes de extradición y los «ministros del gobierno no pueden intervenir».

Con un segundo referéndum sobre la independencia que ya está siendo descartado por el Primer Ministro británico Boris Johnson y los líderes tories, la insistente insistencia del SNP en que la «única vía hacia la independencia es a través del acuerdo del patrón oro» entre los gobiernos de Edimburgo y Londres es desesperadamente inadecuada. Los intereses del capitalismo británico bien podrían significar que se bloqueará un referéndum «legal».

En esas condiciones, la única opción sería llamar a un movimiento de masas por los derechos democráticos, utilizando el poder de la clase obrera. Esto es algo a lo que el SNP pro-capitalista se opone orgánicamente, como sus homólogos de Cataluña.

Es necesario sacar las lecciones del movimiento en Cataluña y de las luchas de la clase obrera y de la juventud en todo el Estado español, y asumir una lucha por:

Una huelga general y la creación de comités de acción elegidos democráticamente en todas las comunidades y lugares de trabajo.

Un partido de la clase obrera en Cataluña, y también en el Estado español, que luchará por romper con el capitalismo.

Liberación de todos los presos políticos y retirada de todos los cargos contra ellos

El derecho de autodeterminación de los catalanes, vascos y de todos los pueblos

Por el fin de los programas de austeridad y recortes; la derogación de todas las leyes antiobreras.

Por una Cataluña socialista independiente, por una lucha unida de la clase obrera contra el capitalismo y por una alternativa socialista en todo el Estado español.


Nota: Para más análisis e información  a nivel nacional como internacional, visita nuestra página  http://socialismorevolucionario.cl/

Etiquetado

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: