Open top menu
Brasil – Reforma de la previsión le saca a los más pobres para darle a los más ricos

Brasil – Reforma de la previsión le saca a los más pobres para darle a los más ricos

Esquerda online, editorial, 18-12-2016

http://esquerdaonline.com.br/

Traducción de Ernesto Herrera – Correspondencia de Prensa

La Propuesta de Enmienda Constitucional (PEC) 287 que quiere reformar la previsión tiene un objetivo: impedir o al menos dificultar el acceso a la previsión social de millones de brasileros para garantir el pago de la deuda pública en el mediano plazo. En síntesis, como un Robin Hood al revés. Temer y la burguesía nacional aliada con el capital financiero mundial conspiran para sacarle a los más pobres y dárselo a los más ricos, garantizando una mayor concentración de la riqueza en las manos del 1% parásito.

Las mujeres y los más pobres serán los más afectados

Veamos un ejemplo a partir del ataque que comienza a estipular una edad mínima de 65 años para la jubilación (de hombres y mujeres), con un tiempo mínimo de 25 años de contribución. Hoy el tiempo mínimo de contribución es de 15 años. Esa regla dificulta el acceso a la jubilación principalmente a los trabajadores de bajo ingreso y que pasaron buena parte de su vida en empleos precarios. Al final, la jubilación por edad es el recurso más usado por los trabajadores pobres para acceder a la previsión social: según la Previsión Social, en octubre, 49,9% de los 100,5 mil nuevos beneficiarios previsionales concedidos en el país fueron por edad, es decir, para personas de 65 años y con el mínimo de 15 años de contribución. Y de las das 18,9 millones de jubilaciones pagas en octubre (2016), 53% fueron por edad. Además, hay estados de la federación como Piauí y  Maranhão, donde la expectativa de vida masculina es de 65 años. Esos trabajadores morirán antes de poder jubilarse.

Y la elevación del tiempo mínimo de contribución a 25 años, es un mecanismo preciso de la elite nacional para impedir que una masa enorme de trabajadores no accedan al sistema de jubilaciones ya que la rotatividad del mercado de trabajo brasilero es muy grande: según el sociólogo de la USP (Universidad de San Pablo) Ruy Braga, 44% de la fuerza de trabajo están en la informalidad. No es fácil entonces alcanzar 25 años de contribución en el mercado formal. Las mujeres pobres serán las más afectadas pues en función del machismo son ellas quienes están en los peores puestos de trabajo, con las menores remuneraciones.

Otro ejemplo es la desvinculación del salario mínimo de los beneficios de la Previsión Social, especialmente las jubilaciones. Los beneficiarios de la Ley Orgánica de Asistencia Social y del Beneficio Asistencial de Prestación Continuada (BPC) también serán atacados. Actualmente, el BPC es uno de los programas de distribución del ingreso del país, y tiene un presupuesto de R$ 50 billones, más alto que el presupuesto del Bolsa Familia con R$ 31 billones. El valor pago hoy a las 4,3 millones de personas que tienen acceso al beneficio es igual a un salario mínimo. Pero según el proyecto, esas familias pasarán a recibir un valor inferior al salario mínimo. ¿Puede alguna familia sobrevivir de forma digna con un salario mínimo? ¿Y con menos de un salario mínimo?

Previsión no es deficitaria

Temer y sus agentes hablan en rombo de la previsión. Según los cálculos del Ejecutivo serán 180 billones de déficit en el año 2017. Eso es falso. Porque el gobierno pasó a calcular el monto que se recauda para la Previsión como contribución de trabajadores y empresas, sólo que él no computa toda la obligación, constitucionalmente prevista, en términos de Programa de Integración Social  (PIS), Contribución para Financiamiento de la Seguridad Social Social (COFINS), exonerado de la hoja salarial de las empresas y una serie de fuentes previsionales que no son cmputadas, porque son utilizadas para el pago de la deuda pública. Y eso desde la época del gobierno Fernando Henrique Cardoso, cuando se estableció la DRU (NdT: Desvinculación de Recetas de la Unión, recetas puede traducirse como ingresos), utilizando parte del dinero que iría a la Previsión para pagar la deuda pública. Incluso si el cálculo de Temer fuera correcto, espanta saber que los militares, responsables por 1/3 de ese rombo, R$ 75 billones, quedarán fuera de la reforma.

Reforma de la previsión aumentará el lucro de los banqueros y empeorará la economía

La previsión social es una forma de distribución de ingreso y un instrumento de crecimiento económico, porque es un dinero que sale vía jubilaciones y pensiones y va directo al comercio, servicios y para la circulación. Esto es, todo dinero que es gasto en pensiones y jubilaciones es un dinero que entra en la economía y se transforma, inmediatamente, en tributo para el gobierno. Al impedir el acceso a jubilaciones y pensiones, tendremos menos dinero circulando y, por tanto, moviendo menos a la economía. Será un dinero parado en el banco, en el bolsillo de los agiotistas del sistema financiero.

Los súper-jubilaciones de los privilegiados del judicial, ejecutivo, legislativo y de las fuerzas armadas

Temer y sus cómplices quieren acabar con la jubilación del trabajador, al mismo tiempo que nada hablan de las súper-jubilaciones del judicial, ejecutivo, legislativo y de las fuerzas armadas. El primer escalón de funcionarios públicos puede llegar a una jubilación de 40 mil reales, incluso la pensión en caso de muerte, por ejemplo. O de las hijas de militares que ingresaron en el servicio antes de 2001 y tienen el derecho a pensión vitalicia aún si no se casaron. En el caso de un militar que tenga una hija en 2016, por ejemplo, los padres pueden extenderle ese beneficio hasta el 2091, caso ella viva 75 años (la expectativa de vida media de los brasileros). O de la vergonzosa situación de las jubilaciones parlamentarias: a finales de 2015, había 242 senadores y diputados que consiguieron una robusta jubilación con solamente 8 años de contribución.

La burguesía quiere profundizar la lógica expresada desde el inicio de la crisis económica mundial en 2007/2008: pobres más pobres, ricos más ricos. Será el gran embate de los próximos meses. En las fábricas, en los centros de estudio, en los barrios, este ataque viene causando revuelta. Si fuéramos capaces de preparar un día de huelga general con el PEC 287 y un gran frente único contra Temer, podríamos impedir que acaben con nuestras jubilaciones. Y quien sabe, a partir de ahí, llevar nuestras luchas defensivas hacia otro nivel. ¡Es posible! ¡Lucharemos con todo lo que esté a nuestro alcance para barrer esta reforma!.

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

A %d blogueros les gusta esto: