Open top menu
Brasil – #¡Él no! ¡Nuestras vidas importan! ¡Derrotar a Bolsonaro y reconstruir la izquierda socialista!

Brasil – #¡Él no! ¡Nuestras vidas importan! ¡Derrotar a Bolsonaro y reconstruir la izquierda socialista!

#¡Él no!

¡Nuestras vidas importan!

¡Derrotar a Bolsonaro y reconstruir la izquierda socialista!

Declaración de la LSR, Brasil*

Brasil que salió de las urnas del 7 de octubre es un país bajo grave riesgo para su futuro y la vida de millones de trabajadores, campesinos, jóvenes, mujeres, negros y negras, indígenas, población LGBT y todos los explotados y oprimidos.

El crecimiento de Jair Bolsonaro y la elección de muchos de sus aliados en el Congreso Nacional y en varios estados representa un fortalecimiento de las fuerzas del atraso, del autoritarismo, de la retirada de derechos y de la barbarie sobre el pueblo brasileño.

Todo ello encubierto por una máscara (torta, es verdad!) De “novedad”, de rechazo al sistema político y de firmeza en el enfrentamiento del caos. ¡Una gran e insustentable farsa!

Pero esa es una batalla que aún no ha terminado y todavía podemos vencer. La corriente LSR, Libertad, Socialismo y Revolución, se coloca íntegramente en la lucha para derrotar a la extrema derecha en las urnas y en las calles.

Se trata ahora de movilizar todas las fuerzas posibles para que Jair Bolsonaro sea derrotado el 28 de octubre.

Esto implica un llamado para el voto, aunque crítico, en Fernando Haddad y también en la movilización del movimiento de los trabajadores y del pueblo oprimido para ganar corazones y mentes contra la amenaza de la extrema derecha.

Esta lucha no terminará en la segunda vuelta, marcará todo el próximo período. Un posicionamiento firme y coherente en ese momento será fundamental para otra tarea fundamental: la reconstrucción de una izquierda socialista de masas en Brasil.

La LSR asume su puesto en esos frentes de batalla!

Lo que representa a Bolsonaro

Bolsonaro es un defensor de la dictadura y de sus métodos represivos, incluyendo la tortura sistemática. Se coloca radicalmente contra cualquier avance en la conquista de derechos de los sectores más oprimidos de la sociedad, como las mujeres, negros y negras y población LGBT.

Sus posicionamientos estimulan de forma deliberada y consciente la violencia contra esa población, agravando aún más un escenario que ya es de barbarie.

Brasil está entre los países más violentos del mundo contra las mujeres y la población LGBT. Hay un verdadero genocidio de la juventud negra en las periferias de las grandes ciudades. Los asesinatos de activistas, principalmente campesinos y vinculados a la defensa del medio ambiente, ya son sistemáticos en Brasil. El bárbaro asesinato de Marielle Franco, concejal del PSOL en Río, y Anderson Gomes, muestran cómo esta barbarie se amplía. Con Bolsonaro, debe crecer aún más.

La política económica y social defendida por Bolsonaro perjudicará profundamente la inmensa mayoría del pueblo brasileño. En cuanto a su posible futuro ministro de hacienda, Paulo Guedes, y su vice, General Mourão, todos en nombre del gran capital, defienden la retirada radical de derechos laborales (como el 13º salario) y la precarización total de las relaciones de trabajo.

Defender una política de ajuste fiscal radical que implicará en el recorte de inversiones sociales afectando profundamente la salud y educación públicas. Esto incluye también la privatización de las estatales y la entrega del patrimonio nacional, como el pre-sal, al capital extranjero.

Se trata de una profundización de la ya terrible y odiada agenda de contrarreformas de Temer, esta vez aprobando la contrarreforma de la previsión y buscando cumplir el congelamiento de gastos por 20 años previsto en la Enmienda Constitucional 95.

Bolsonaro representa la unión de un neoliberalismo radical con una práctica protofascista. Se trata del peor de los mundos posibles para la inmensa mayoría de la población.

Pero no fue ese programa de ataques brutales que fue deliberadamente refrendado por la mayoría de los votantes. La mayoría de los brasileños sigue siendo contra la reforma laboral, la congelación de gastos, las privatizaciones y la contrarreforma de la previsión.

La investigación reciente del Datafolha apunta que, para el 69% de los brasileños, la democracia es la mejor forma de gobierno. Aquellos que creen que la dictadura es mejor en ciertas circunstancias, representan el 12% de la población.

Este programa autoritario, ultraliberal y anti-clase trabajadora necesita ser denunciado con fuerza en todo momento, por todos los medios y de forma incansable. Es preciso profundizar la contradicción entre lo que espera una parte del electorado y lo que propone la extrema derecha.

Confusión en la conciencia y falta de alternativas

Una parte importante del voto en Bolsonaro viene de una elite económica y social que ha aprendido toda su vida a tener odio a los pobres, negros, mujeres, nordestinos y LGBT.

Un odio que es fruto de una estructura social extremadamente desigual, heredera del esclavismo, de una cultura patriarcal y del proceso de (de) formación del capitalismo periférico y dependiente en Brasil. Esas capas sociales elitizadas están más abiertas a una retórica y prácticas protofascistas, principalmente si estamos en un contexto de crisis de las alternativas políticas tradicionales de la burguesía, como es el caso hoy (basta ver el fiasco del PSDB en esas elecciones).

Pero también existe detrás de ese voto en la extrema derecha una manifestación, terriblemente deformada, del cansancio e indignación de una parte de la población, carente de alternativas políticas consecuentes y absolutamente desilusionada con el sistema político y los rumbos del país.

Brasil ha vivido en los últimos años una de las más graves crisis económicas y sociales de su historia. Esto se dio en medio de una profunda crisis política que resultó en un golpe institucional, poniendo en el poder una camarilla corrupta, encabezada por Temer, directamente al servicio del gran capital.

El resultado fue más caos, miseria y violencia y una profunda pérdida de referencias políticas por parte de la mayoría de la población. Bolsonaro crece en ese escenario.

El sistema político instaurado por la Constitución de 1988, con el fin de la dictadura, llegó al agotamiento. Pero, las alternativas más aparentemente disponibles asumieron la forma de una contestación por la derecha. Todo lo demás acabó siendo visto como continuidad del orden y del sistema, incluso el PT.

La extrema derecha supo pegar a ese espíritu de contestación toda una gama de preconceptos, odios y un ideario reaccionario, basado en la denuncia hipócrita de la corrupción y el conservadurismo moral.

Aprender de los errores para poder derrotar a la extrema derecha

Nuestra tarea inmediata y urgente es impedir que Bolsonaro gane las elecciones. Ningún obstáculo puede ser colocado ante esta tarea y toda nuestra energía tiene que volver a eso.

Pero es importante entender que la lucha contra la extrema derecha no terminará el 28 de octubre. Ella continuará por todo el próximo período y para que nuestra victoria sea definitiva es fundamental entender los descaninos del PT y de la izquierda hasta ahora. Esto es condición para superar estos límites. Es condición para la victoria definitiva.

Los gobiernos del PT no rompieron con la esencia de las políticas neoliberales de sus antecesores, pero pudieron aprovecharse de un escenario económico favorable con el auge de las commodities y las condiciones favorables para el crédito, incorporando amplios sectores al mercado de consumo, adopción de medidas sociales enfocadas y limitadas.

Hubo algún alivio y esperanza para millones durante un período. Pero, ninguna transformación estructural en las esferas económica, social o política fue promovida por los gobiernos del PT.

En ese contexto hubo una adaptación profunda del PT al sistema político y sus métodos oscuros de hacerse política. Las alianzas con partidos corruptos de derecha, como el PMDB de Temer, fueron parte de ese proceso. El lodo se extendió por todos los involucrados.

Con el agravamiento de la crisis internacional y de las contradicciones inherentes al capitalismo brasileño, la corta fase de bonanza económica y relativa estabilidad política llegó al fin y ya no puede volver. Terminó de forma trágica esa ilusión en un pacto social en el que todas las clases saldrían ganando. La clase capitalista brasileña rompió ese pacto y exigió un apretón en las políticas neoliberales.

Dilma intentó atender las expectativas de la burguesía en su segundo mandato con Joaquim Levy en el ministerio de la hacienda y la adopción de un duro ajuste fiscal y contrarreformas. Pero eso sólo debilitó al gobierno ante su base social y abrió el camino para el golpe institucional que derribó a Rousseff en 2016.

Reorganización de la izquierda

Las jornadas de luchas de junio de 2013 ya habían dado una evidente señal del agotamiento del sistema político y económico. En aquel momento, el PT era gobierno del país y, junto con todos los demás partidos del orden, chocó con ese movimiento que nació de la defensa de los servicios públicos y de los derechos sociales.

Fue a partir de ese movimiento de masas que vimos nacer o crecer nuevos protagonistas de la lucha política y social, como el Movimiento de los Trabajadores Sin Techo (MTST), que explotó de crecimiento, el movimiento secundario de ocupación de escuelas y otros. Esta fuerza social también se manifestó en la huelga general del 28 de abril de 2017. El crecimiento relativo del PSOL también reflejó ese proceso.

Pero ese proceso de reorganización de la izquierda fue más lento y contradictorio. A pesar de esas expresiones de lucha y alternativas por la izquierda, el PT y el Lulismo mantuvieron su hegemonía en el campo más a la izquierda y, con ello, prevaleció la búsqueda permanente por la conciliación de clases y una solución dentro del orden, marca fundamental del Lulismo.

El precio de eso fueron las derrotas en el movimiento contra el golpe, en la campaña por el Fuera Temer, en la lucha contra la reforma laboral y en la propia prisión de Lula. El PT y las direcciones sindicales y populares ligadas al Lulismo siempre actuaron con el freno de mano tirado.

La experiencia con el terrible gobierno de Temer, el desempleo masivo y el empeoramiento en las condiciones de vida, así como la persecución política que resultó en la prisión de Lula, ayudaron en la recuperación del prestigio del PT entre los sectores más pobres de la población.

La fuerza y ​​el peso del Lulismo restringieron severamente el proceso de reorganización de la izquierda, al menos desde el punto de vista electoral.

Un ejemplo de ello es la contradicción enorme entre la enorme simpatía y el apoyo conquistados por la candidatura de Boulos y Guajajara, de la alianza PSOL / PCB / MTST y otros movimientos sociales, y el porcentaje de votos efectivamente conquistados.

La presión por el voto útil acabó desviando gran parte del voto potencial en el PSOL para las candidaturas del PT e incluso de Ciro Gomes, un candidato burgués de centroizquierda, pero que pareció (equivocadamente) para muchos como una opción alternativa al PT.

Sin embargo, la reorganización a la izquierda sigue. El PSOL aumentó su bancada federal de 6 a 10 diputados y vio crecer mucho sus bancadas en las Asambleas Legislativas. El partido superó la cláusula de barrera recién creada, a diferencia del PCdoB y la Red, por ejemplo. Un destaque importante es el éxito obtenido por las candidaturas mujeres, negros y negras, LGBTs.

La enorme simpatía y apoyo informal dados a Boulos y Guajajara son una acumulación fundamental para que ese proceso siga posteriormente con base en la experiencia concreta y en las luchas que vendrán.

Pero en ese momento, mientras la derecha vivió un proceso de radicalización y reorganización profundos, el campo de izquierda acabó hegemonizado por los mismos sectores tradicionales, con todo el desgaste resultante.

Derrotar a Bolsonaro es posible

Esto no hace imposible la derrota de Bolsonaro en la segunda vuelta. El carácter reaccionario de su candidatura es tan profundo que aún es posible vencerlo. Debemos hacer esto evidente con todas las fuerzas posibles.

Votamos en Haddad en esa segunda vuelta con plena convicción de que es el correcto a hacer en esas circunstancias. Pero nuestro voto en Haddad no contiene ilusiones. Sabemos que seremos oposición de izquierda a un gobierno del PT. La victoria definitiva sólo vendrá cuando podamos promover una renovación radical de la izquierda sobre bases clasistas, anticapitalistas y socialistas.

Es por eso que, para derrotar a Bolsonaro, es fundamental que, junto con el voto en Haddad, se invierte en la organización y movilización popular. Tenemos que prepararnos para las luchas que inevitablemente vendrán, independientemente del resultado electoral.

Con eso, crearemos las bases de una nueva alternativa de izquierda radical y antisistémica. Esta es una tarea fundamental que pasará por la alianza del PSOL con el MTST, el PCB y otros sectores.

La LSR hace un llamado a usted trabajador y trabajadora, mujeres, jóvenes y todos los sectores explotados y oprimidos. No es hora de desaliento o desesperación. Es hora de actuar.

Vamos a tomar las calles ya, organizar comités de lucha, territorios sin miedo, grupos de acción. Vamos a reconquistar espacios perdidos. Vamos a ganar corazones y mentes contra la extrema derecha. ¡Es urgente! Y en ese proceso, vamos a construir las bases para una nueva izquierda socialista de masas en Brasil.

#¡Él no! ¡Nuestras vidas importan!

¡Votar 13 para derrotar a Bolsonaro!

¡Organizar en la base la lucha contra la derecha y en defensa de los derechos!

¡Construir una alternativa de izquierda anticapitalista y socialista!

Comité Ejecutivo de la LSR –  Libertad, Socialismo y Revolución

10 de octubre de 2018

 

(*) LSR corriente del PSOL, es la sección del Comité por una Internacional de Trabajadores en Brasil, 

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: